Coahuila: extraño reparto político después de la elección del 4 de junio

Coahuila: extraño reparto político después de la elección del 4 de junio

Por: Gerardo Lozano

Como resultado de la elección del 4 de junio pasado, ha surgido en Coahuila un muy extraño reparto de posiciones políticas que no coincide con las proporciones de los votos obtenidos por cada uno de los partidos políticos, donde inclusive dos de ellos no alcanzaron ni el registro oficial (PRD y PVEM) o, bien, se desplomaron de una forma escandalosa, como es el caso del PAN.

El PAN, que cayó hasta la cuarta posición y, en números ya oficiales del IEC, obtuvo apenas el 6.06% de los votos totales (81,526), se lleva nada menos que 5 diputaciones de mayoría relativa por su alianza con el PRI, pero además reclamará posiciones en el nuevo gabinete estatal que entrará en funciones este diciembre, debido precisamente a su coalición con el PRI. Es, en resumen, el mejor “negocio” político del que se tenga conocimiento. Si hubiera ido por su cuenta, no gana más que una diputación plurinominal; así de drástico.

El PRD hizo otro gran “negocio” político al aliarse con el PRI, pues apenas obtuvo el 2.16% de la votación total (29,054), lo que no le permite alcanzar el registro oficial y en consecuencia no tendrá prerrogativas; sin embargo, se lleva 2 diputaciones de mayoría relativa, inclusive más que otros tres partidos.

El PRI, que en 2020 se llevó las 16 diputaciones de mayoría relativa, en esta ocasión sólo se lleva 9, más 2 diputaciones plurinominales, en total 5 menos que en 2020 (cuando obtuvo el 46.40% de la votación total: 624,024), pero entró en alianza bajo un escenario desconocido, en el cual se suponía que Morena no se rompería internamente ni dividiría su voto.

Morena, el nuevo partido oficial, va a tener que pagar una cuota política importante a favor del PAN y el PRD. Aunque se desplomó de manera dramática, al obtener únicamente el 21.39% de la votación total (287,660), ha logrado obtener 4 diputaciones plurinominales, las mismas que tiene en la actual legislatura, pero sus prerrogativas estarán lejos de lo que esperaba.

El PT ha sido todo un caso. Salió de la nada para ubicarse en la tercera posición, logrando el 13.30% de la votación total (178,888), pero sólo ha obtenido una diputación plurinominal, cuando se esperaba que obtuviera al menos 2, dado que tiene más de la mitad de los votos que obtuvo Morena, lo cual parece un asunto de simple matemática.

Lo singular es que Morena está inconforme y desea una diputación plurinominal más para acomodar al junior incómodo, Antonio Attolini Murra, quien ha sido desplazado para cumplir la cuota de género, lo cual parece un criterio bastante correcto por parte del IEC.

El PVEM, el gran comodín de la política nacional, obtuvo tan solo el 2.64% de la votación total (35,460), lo que le deja fuera del registro oficial y sin prerrogativas. Inexplicablemente ha alcanzado una diputación plurinominal, cuando no ha ganado nada absolutamente. En la actual legislatura tiene precisamente una diputación local, pero se da el lujo de tener oficina de asesoría.

La UDC, que no pudo ganar ni en su feudo de Acuña, donde fue arrasado por el PRI, obtuvo apenas el 3.15% de la votación total (42,355), justo lo mínimo para seguir manteniendo su registro y sus prerrogativas, pero le ha tocado una diputación plurinominal, la misma que tiene en la actual legislatura. 

Para las elecciones de 2024 el posicionamiento de los partidos podría cambiar, pero será en la elección presidencial.

Se prevé que el PT y el PVEM puedan ir nuevamente en coalición con Morena, mientras que se mantiene la coalición PRI-PAN-PRD, la cual tiene dificultades a nivel nacional para poder llegar a un consenso y postular a un candidato en común.

La UDC podría quedarse aislada, como un pequeño partido regional en el norte del estado, pues no parece tener atractivo para nadie como aliada para una elección presidencial. 

Una de las grandes incógnitas es lo que puede hacer el PAN para tratar de recuperar una parte del espacio perdido, después de haber ligado su suerte al PRI. Con los muy pocos votos que ha obtenido, sus prerrogativas serán también muy bajas, por lo que dispondrá de muy pocos recursos económicos, pero ésa no es la peor de sus escaseces: ¿qué discurso y propuesta puede realizar como partido político independiente?

Coahuila es, sin duda, un estado que se ha convertido políticamente en una excepción, en todo un caso a nivel nacional, que tiene, entre otras peculiaridades, el antecedente de que aquí fue donde Morena tuvo su primera fractura interna de importancia, lo que le costó la gubernatura y una derrota apabullante. 

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: