El gabinetazo de AMLO, cada vez más mediocre

El gabinetazo de AMLO, cada vez más mediocre

Por: Rodrigo Tejeda

El gobierno de AMLO está a casi un año de terminar y cerrará, todo indica, con uno de los gabinetes más mediocres que se tengan registrados en la historia reciente del país, donde ha vuelto una realidad su idea de que sus ministros deben tener un 10% de capacidad y un 90% de lealtad. Quería un equipo de “floreros”, y ya lo logró, con los últimos cambios que ha realizado.

Todos estos últimos secretarios de Estado, o más bien secretarias, vienen, como todo su equipo de confianza, de burócratas que han estado trabajando en el gobierno de la Ciudad de México, desde el periodo en que él estuvo al frente del mismo.

En este caso se trata de mujeres que han estado brincando de un gobierno capitalino a otro, ocupando los cargos que les dan, y que les vienen muy a modo para estar bien ubicadas en la nómina, siguiendo muchas veces trayectorias que no tienen sentido, ni lógica de trabajo.

Para demostrarlo pongamos el ejemplo de tres de los cargos más estratégicos del gabinete; secretarías que son especialmente delicadas en su desempeño y cuya ineficiencia, que se ha acentuado, tendrá consecuencias nefastas para el país.

Podemos comenzar con el caso de Rosa Icela Rodríguez Velázquez, la primera mujer que ocupa la Secretaría de Seguridad, cuando el gobierno de AMLO se perfila ya como el sexenio más violento en la historia moderna de México, dicho esto con las cifras oficiales que emite el propio gobierno federal.

Rosa Icela Rodríguez se graduó como comunicadora y trabajó por un largo periodo en varios medios de comunicación haciendo trabajo de reportera, en el cual no destacó de manera notoria, o, mejor dicho, no destacó de ninguna manera.

Como el periodismo no le daba lo que buscaba y era una gente de izquierda, o eso le convenía manejar, se coloca en el gobierno de la Ciudad de México, de 2006 a 2009, con Marcelo Ebrard, como coordinadora general de Gobierno y Seguridad Pública, aunque desconocía la materia, pero la nómina manda.

No termina el periodo, pero reaparece en 2012 con Miguel Ángel Mancera como encargada de Desarrollo Social, donde dura hasta 2015. En el siguiente sexenio regresa para ocupar el cargo de Secretaria de Gobierno, en el 2018, ya con Claudia Sheinbaum.

En julio de 2020, con el cambio de Secretario de Seguridad es llamada para ocupar uno de los cargos públicos más delicados que hay en el país. Su experiencia en seguridad se limitaba a supervisar comités ciudadanos en algunos sectores de la Ciudad de México.

Como ya se dijo, estudió para periodista y no tiene ninguna formación en áreas de seguridad, ni experiencia, ni relaciones, ni el carácter, pero está en el cargo.

Su perfil es el deseado por el presidente, 10% de capacidad y un 90% de lealtad, sólo que en este caso se trata de la seguridad del país y los malos resultados son críticos. Pero Rosa Icela Rodríguez no será cambiada y el mando de facto lo tendrá el titular de la SEDENA, general Luis Crescencio Sandoval.

 FLAMANTE SECRETARIA DE EDUCACIÓN

Leticia Ramírez Amaya es, sin mayor duda, la secretaria de Educación Pública con el perfil más bajo en toda la historia de la SEP, un perfil pulidísimamente mediocre.

Se graduó como maestra y trabajó en educación básica en una colonia de la Ciudad de México por cerca de 12 años, pero encontró que el gis y el pizarrón hacían daño o no daban para vivir decorosamente, o lo que haya sido. Para el año 2000, después de haber alternado su trabajo de maestra con el de militante de algunos movimientos de izquierda maoísta, se incorpora al gobierno de AMLO en la Ciudad de México como encargada de Atención Ciudadana, cargo que ocupa por largos 12 años, abarcando también el periodo de Marcelo Ebrard.

Como vivir fuera de la nómina es vivir en el error y ella se ocupa como activista en el movimiento político de AMLO, le buscan un trabajo comodísimo en el gobierno de Miguel Ángel Mancera, que ocupa desde el 2012 hasta el 2018, nada menos que como asesora de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México.

Al triunfo de AMLO, se coloca como directora de Atención Ciudadana de la Presidencia de la República, cargo que ocupa hasta el 2022, lo que significa que al menos tenía 22 años sin tomar el gis ni tener contacto alguno con el sector educativo, salvo el haber logrado la edad de jubilación para alcanzar una cotización excelente.

De forma sorpresiva, después de la renuncia de Delfina Gómez al frente de la SEP para postularse como gobernadora del Estado de México, AMLO anuncia el nombramiento de Leticia Ramírez Amaya como nueva secretaria de Educación Pública, lo que causó desconcierto en todo el medio educativo del país, pero, en general, se guardó un gran silencio.

El balance del sistema educativo oficial es desastroso en el actual gobierno, en parte por las consecuencias de la pandemia de Covid-19, pero en buena medida por las malas políticas que se han estado aplicando y el deficiente nivel de los diferentes políticos del oficialismo que han dirigido la Secretaría, lo cual empeora, de manera crítica, con este último cambio.

Para el próximo ciclo escolar se tiene programado el realizar algunas reformas en los planes y contenidos de estudios del sector básico, los cuales han comenzado a tener muy fuertes críticas por parte de los expertos, pero ese es ya un tema adicional a toda la problemática que ya existe en el sector.

UNA JUVENIL SECRETARIA DE GOBERNACIÓN

Luisa María Alcalde Luján es una abogada de 35 años, titulada con honores de la UNAM y con una maestría en también en Derecho por la Universidad de California en Berkeley. Es hija de un conocido abogado laborista y de Bertha Luján Uranga, quien fuera Contralora del gobierno de la Ciudad de México en el periodo de AMLO (de 2000 a 2006), donde estableció una estrecha relación con el hombre de Tabasco.

Luisa María Alcaide comenzó a trabajar desde muy joven en el movimiento de López Obrador, en el sector juvenil como activista y organizadora, inclusive en algún momento hizo anuncios publicitarios para Morena como imagen del partido.

Con apenas 31 años fue nombrada en 2018 como la secretaria de Trabajo y Previsión Social más joven en la historia de esta dependencia, con el único plus de que podía, como de hecho sucedió, ser asesorada por su padre. De 2012 a 2018, siendo diputada federal mediante Movimiento Ciudadano, había sido secretaria en la comisión de Trabajo y Prevención Social sin tener ninguna experiencia política de tipo formal. 

AMLO le atribuye el mérito de haber incrementado los salarios mínimos, como un gran logro, aunque la decisión no haya sido suya.

Ahora, de forma también sorpresiva, ha sido designada como nueva titular de la Secretaría de Gobernación, convirtiéndose en la segunda mujer en ocupar el cargo y también la más joven. Ante la salida de Adán Augusto López, el cargo fue ocupado interinamente apenas tres días por Alejandro Encinas, un experimentado y maduro político que tenía el perfil adecuado, tomando en cuenta que el secretario de Gobernación es el negociador político del gabinete y, en caso del fallecimiento del presidente, es quien lo sustituye de manera provisional.

El problema es que Alejandro Encinas es un hombre de criterios propios, no es el 10/90 que va a estar en el gabinete de “florero”, algo que sí hará Luisa María Alcalde, quien no puede dar paso sin que le sea indicado personalmente por el propio AMLO.

El gabinete, ya con un nivel de talento muy bajo, se empobrece mucho más con los nuevos nombramientos. La mayoría de los cargos más estratégicos están en manos de gente de muy bajo perfil, sin una carrera propia, sin méritos profesionales suficientes y con una capacidad operativa muy limitada.

Todos los principales cuadros del actual gobierno federal han ido saliendo de los gobiernos actuales o anteriores de la Ciudad de México, es decir, son integrantes del medio político cercano a AMLO que le han mostrado “fidelidad”, lo cual es muy relativo, pues más bien se trata de funcionarios de segunda que se han apegado a los gobiernos capitalinos como una forma de vida, lo que se traduce como no soltar la nómina, que siempre ha sido sagrada entre los políticos mexicanos.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: