Azucena Uresti y el asedio al medio periodístico

Azucena Uresti y el asedio al medio periodístico

REDACCIÓN 

Por su trabajo en Azucena a las 10, la conductora recibió amenazas directas de uno de los principales capos del país y estaba sujeta a fuerte presión, la que sobrellevaba con bastante valentía.

Sorpresivamente, la periodista Azucena Uresti se despidió de su programa televisivo Azucena a las 10, el noticiero estelar del Grupo Milenio, que gozaba de una de las audiencias más grandes del país, el cual, con un estilo muy directo y de denuncia, abordaba como principal temática los problemas de seguridad a nivel nacional, exhibiendo casi todos los días la ineptitud de los gobiernos frente al crimen, pero de manera especial al gobierno de Andrés Manuel López Obrador e, indirectamente, a la Guardia Nacional y al ejército.

Por su trabajo en Azucena a las 10, la conductora recibió amenazas directas de uno de los principales capos del país y estaba sujeta a fuerte presión, la que sobrellevaba con bastante valentía. Era, sin duda, la periodista más incómoda en materia de inseguridad para el actual gobierno federal, por lo cual al momento de su renuncia todos voltearon a ver hacia palacio nacional.

De forma casi inmediata, y sin que nadie se lo pidiera o hubiera comentado públicamente algo al respecto, el presidente dio toda una explicación de que él no tenía nada que ver en el asunto; que ya no era como antes y no se coartaba la libertad de expresión, además pidió que Azucena Uresti aclarara públicamente que él no tenía nada que ver con la salida de la periodista.

Ya se sabe lo que dice el dicho sobre las explicaciones no pedidas.

Azucena se tomó sus días, pero en un mensaje por X (antes Twitter) dejó en claro que ninguno de sus nuevos proyectos o de los trabajos que realiza interfería con su conducción del programa televisivo de Azucena a las 10, además de hacer referencia al asedio que enfrentan los periodistas y los medios de comunicación, en los tiempos difíciles que vivimos, que son, dijo, de definiciones.

Con lo dicho le contestó al presidente, y no se requiere ninguna elucubración para deducir que su salida del noticiero estelar de Milenio se debió a presiones externas, todas las cuales vienen, como es bien conocido desde el inicio del sexenio, de palacio nacional.

La campaña electoral por la presidencia ha entrado en su fase decisiva y hay que apretar más a los medios de comunicación que tienen espacios de denuncia, especialmente de un tema que está cobrando fuerza, como es el fracaso del actual gobierno en materia de seguridad.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: