El lenguaje violento de la 4T

El lenguaje violento de la 4T

EDITORIAL MARZO 2023

El lenguaje presidencial se torna cada vez más incontinente y agresivo, lo que llega a la violencia verbal y, como ya está comprobado, de la violencia verbal a la física hay solo un paso muy pequeño.

AMLO montó en furia cuando su candidata a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, no solo fue rechazada sino también exhibida como una persona corrupta, y en su lugar fue elegida la ministra Norma Lucía Piña Hernández. A partir de ahí su lenguaje en contra del poder judicial se ha tornado violento, con descalificaciones que llegan al insulto, cuanto se trata de un poder paralelo al ejecutivo y al judicial.

Como resultado de ese lenguaje, en la última manifestación a la que convocó AMLO, sus seguidores llevaron hasta el Zócalo de la Ciudad de México una piñata con la imagen de la ministra presidente de la SCJN y le prendieron fuego, gritando injurias y amenazas.

A pregunta de dos senadores norteamericanos, el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, aceptó que en México hay territorios que están siendo controlados por el narcotráfico y no por el Estado mexicano, pero además se han emitido observaciones en torno a la violación de los derechos humanos en México, por sus altísimas tasas de homicidios, feminicidios, secuestros e impunidad.

La respuesta de AMLO, en lugar de buscar un lenguaje y una vía diplomática para argumentar a su favor o dar su versión oficial, fue nuevamente el uso de un lenguaje agresivo, de descalificación, cuando ya anteriormente se había dirigido con insultos, e, inusitadamente, inclusive con amenazas en contra del Partido Republicano, lo que nos puede meter en problemas diplomáticos que no le van a ser nada agradables a este gobierno.

De entrada el gobierno estadunidense le ha respondiendo que en materia de derechos humanos, EEUU “no esconde la basura debajo de la alfombra”, como lo está haciendo el gobierno mexicano.

En medio de este lenguaje tan agresivo vino la contradicción, para no perder la atónica del lopezobradorismo: AMLO defendió públicamente a Donald Trump, el sátrapa expresidente ultra derechista que desea volver a la Casa Blanca.

Cuando se ha perdido la proporción y el cuidado del lenguaje, es explicable que cada vez se vayan cometiendo más excesos, y esos excesos lleven a la radicalización y a la violencia de los seguidores más radicales, llevando al extremo la polarización.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: