¿Qué pasó con la nómina de la UAdeC?

¿Qué pasó con la nómina de la UAdeC?

Por: Rodrigo Trejo

Es bien conocido que la UAdeC atraviesa por una situación económica de emergencia, debido a todos los recortes de que fue objeto por parte del gobierno federal y a la composición que tiene actualmente la estructura financiera de la institución.

Hace dos años, el rector de la UAdeC, Salvador Hernández Vélez, dio a conocer a los medios de prensa la existencia de graves anomalías en la muy extensa nómina de la universidad, como la existencia de dobles plazas por parte de cientos de maestros, que se desempeñan, al mismo tiempo, como funcionarios de tiempo completo en diversas instituciones del sector público, lo que causaba un serio daño al patrimonio universitario.

También dio a conocer el que funcionarios de la propia universidad tenían plazas de tiempo completo como docentes, en diversas escuelas y facultades, pero se desempeñan como funcionarios de tiempo completo, lo cual es técnicamente imposible y sin embargo, estaba sucediendo.

Es bien conocido que la UAdeC atraviesa por una situación económica de emergencia, debido a todos los recortes de que fue objeto por parte del gobierno federal y a la composición que tiene actualmente la estructura financiera de la institución.

El periodo rectoral concluye y no hay un conocimiento público de lo que sucedió con la nómina universitaria. Se desconoce públicamente si se realizó una limpieza a fondo de todas las anomalías que habían sido señaladas, pues hasta donde se informó, había inclusive magistrados del Tribunal Superior del Estado que se encontraban entre quienes tenían doble plaza, aun cuando los magistrados gozan de los sueldos más altos dentro del sector público estatal.

Además del problema del daño económico de la doble plaza de tiempo completo, quienes la tienen están acumulando derechos de jubilación, en lo que es otro de los renglones más deficitarios del presupuesto universitario.

Económicamente la UAdeC ya no aguanta más déficit presupuestal, pues inclusive ha perdido la capacidad de pagar sus propios aguinaldos a la muy extensa nómina de empleados, trabajadores y docentes, para lo cual tiene que recibir subsidio del gobierno estatal, que pasa a su vez por una situación económica muy complicada, debido a la forma en que ha sido tratado Coahuila por el actual gobierno federal.

Quien quiera que sea el nuevo rector de la UAdeC, debe ser alguien con un conocimiento financiero profundo de lo que pasa hoy en la universidad, pero además debe existir una propuesta de reingeniería de la institución, para ajustar su presupuesto real al gasto que se genera, lo que implica una serie de medidas muy drásticas.

Muchas de estas medidas no son populares, o inclusive son potencialmente problemáticas, pero la situación financiera, como hoy está planteada, es ya insostenible.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: