Parras de la Fuente, encarecida por los regiomontanos

Parras de la Fuente, encarecida por los regiomontanos

Por: Eduardo Rodríguez

Si lo comparamos con otros pueblos mágicos, Parras tiene un potencial muy grande, pero la mayoría de los prestadores de servicios se han ido por el lado más fácil, al pretender precios demasiado altos, en relación a lo que ofrece el destino turístico.

Parras de la Fuente es el principal pueblo mágico de Coahuila y, en consecuencia, el que capta la mayor cantidad de turistas, pero en los últimos años sus servicios se han encarecido notoriamente, no obstante que, como destino turístico, tiene muchas limitaciones, aunque en comparación a lo que ofrecía hace 15 o 20 años, tiene mejoras significativas.

Desde los años setentas el principal atractivo turístico de Parras era el Hotel Rincón del Montero, entonces propiedad de la familia Madero, que es un hotel campestre que cuenta con un campo de golf, alberca y otras amenidades.

Hoy Parras tiene una oferta hotelera mucho más amplia, se han abierto varios restaurantes, ofrece algunos paseos limitados y la vitivinícola Casa Madero se ha convertido en un atractivo, no solo de tienda de vinos y visita, sino también de eventos sociales, como bodas.

Casarse en Parras es hoy una moda dentro de cierto medio social de clase media alta y alta, lo que le atrae una considerable clientela, sobre todo en fines de semana.

El problema con Parras es que han crecido más los precios que la variedad y la calidad de los servicios que ofrece.

La mayoría de los mejores hoteles, que están entre las cuatro y la tres estrellas, tienen precios que van de los 1,500 pesos a los 2,800 pesos, más impuestos, el equivalente a un buen hotel en el área metropolitana de Monterrey.

Los restaurantes buenos son muy pocos y los precios de estos están por encima de su nivel, por lo que la oferta es limitada.

Son también muy pocas las buenas tiendas que puedan ofrecer alguna novedad al turista, como pocos son los paseos y atracciones. El único museo con que cuenta la ciudad es demasiado modesto, y no parece haber intención de invertirle dinero por parte del gobierno municipal o del estatal.

Parras cuenta con tres ciudades cercanas: Saltillo, Torreón y Monterrey, lo que es un potencial muy grande, sobre todo la clientela que proviene de Monterrey y su zona metropolitana, pero esta clientela ha motivado el incremento demasiado acelerado de los precios de los servicios, lo que puede dejar fuera a una clientela potencial muy grande de clase media, de las tres ciudades.

Ahora hospedarse en un hotel como el Rincón del Montero, implica ya un costo alto para una familia de, digamos, cuatro miembros, si hace una estancia de dos días en un fin de semana o en un “puente” vacacional, pero el mayor problema es que hay necesidad de hacer reservación con meses de anterioridad.

Si lo comparamos con otros pueblos mágicos, Parras tiene un potencial muy grande, pero la mayoría de los prestadores de servicios se han ido por el lado más fácil, al pretender precios demasiado altos, en relación a lo que ofrece el destino turístico.

Parras requiere de un comercio para el turista, de restaurantes de mucho mayor calidad y buen precio, de más atractivos y paseos, de invertir dinero, sobre todo privado, lo que le permitiría una afluencia turística mucho más grande y, sobre todo, mucho más satisfecha con los precios que paga durante su estancia.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: