Tránsito Municipal de Torreón: ahora contra los motociclistas

Tránsito Municipal de Torreón: ahora contra los motociclistas

Por: Eugenia Rodríguez

Lunes 14 de diciembre, seis y media de la tarde. Frente al campo militar de Torreón, sobre la carretera a Saltillo, un operativo compuesto por varios agentes de tránsito en motocicletas y algunos automóviles realiza dos tareas a la vez: la primera, detener a todo el número posible de motociclistas que pasen por el lugar para “revisarlos” y, segunda, detener a todo vehículo que, a criterio de los agentes, vaya a exceso de velocidad, para “revisarlo” y, aunque todo esté en orden, ponerle una multa.

El operativo ha rendido frutos. Cerca de tres motociclistas de tránsito, que tienen detenidos a dos muchachos con sus respectivas motocicletas de modelos económicos, se puede ver un camión grúa, cuya plataforma está repleta de motocicletas que fueron quitadas a sus dueños porque no llevaban consigo la tarjeta de circulación, la licencia para manejar, placas en el vehículo o tampoco tenían un seguro de responsabilidad de daños contra terceros.

Apenas entrando al cargo, el nuevo titular de tránsito y vialidad del municipio, Alejandro Gutiérrez Zamudio, ha lanzado a todos sus agentes en lo que es una cacería de motociclistas, a los cuales se les ha prohibido, de entrada, circular por los carriles centrales del periférico, pero además bajo la consigna de que hay que poner orden, en lo cual es secundado por el presidente del Consejo Consultivo de Vialidad del municipio, Pedro García Aranda.

Ya propuestos a poner orden y eliminar el caos “que heredaron de gobiernos anteriores”, argumento que es una calca sobadísima de las “mañaneras” de AMLO, el cuerpo de tránsito la está cargando con todo en contra de los miles de motociclistas que circulan por la ciudad, la mayoría de ellos en modelos de motocicletas económicos con los cuales realizan su trabajo diario.

De inmediato han comenzado los abusos y el decomiso físico de vehículos, con todas las multas y los trámites burocráticos de por medio.

Esto ha motivado el enojo de los clubes de motociclistas de la ciudad, quienes, como una protesta a la agresividad de la Dirección de Tránsito, se unificaron y realizaron una rodada por el periférico, que terminó en una manifestación de 700 motociclistas en la Plaza Mayor, frente a la presidencia municipal. La manifestación fue el domingo 13 de diciembre, pero al día siguiente los operativos siguieron igual o más agresivos que en los días anteriores, con lo cual el gobierno municipal está mostrando nuevamente que no le interesa en lo absoluto la opinión ciudadana.

Si hubiera buena voluntad y el propósito de no perjudicar a ciudadanos para los cuales la motocicleta es su instrumento de un modesto trabajo, o la única forma de trasladarse, dado el pésimo y costoso servicio de transporte público que tenemos, la Dirección de Tránsito debió lanzar primero una campaña de concientización en el uso de la motocicleta, además de dar un plazo razonable de regularización para después pasar a los operativos que está realizando.

No existe consideración hacia el ciudadano ni sensibilidad social, bajo la supuesta consigna de “poner orden”. Obtener una licencia de manejo, sacar placas y comprar un seguro de daños contra terceros no es algo que cueste tres pesos ni se pueda hacer en un día. Solamente el seguro de daños contra terceros tiene un costo anual que fluctúa de los 3 mil a los 5 mil pesos, pero hay una situación muy importante: si dicho seguro ampara gastos médicos contra los posibles afectados, el costo se eleva muy notoriamente.

Era obligada primero una campaña de concientización y un periodo de tolerancia para la regularización, pero el gobierno de Jorge Zermeño Infante sigue mostrando, en tránsito y en otras áreas, una gran falta de sensibilidad social.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: