Zermeño premia la complicidad de Pedro Luis Bernal

Zermeño premia la complicidad de Pedro Luis Bernal

Por: Eugenia Rodríguez

Pedro Luis Bernal abusó de su puesto en contra de la ciudadanía y sus derechos, cayó en hechos ilícitos, fue encarcelado con al menos dos cargos, fue corrupto y, sin embargo, ha sido premiado por Jorge Zermeño Infante, designándolo como auxiliar jurídico de la Secretaría del Ayuntamiento, con un sueldo de 41 mil 558 pesos mensuales.

Dicho cargo no tiene definidas funciones específicas y el sueldo no está dentro del tabulador del gobierno municipal, pero eso no le interesa a Zermeño Infante, quien está protegiendo a alguien a quien había dado una consigna muy específica: utilizar la Dirección de Tránsito y Vialidad de Torreón para recaudar anualmente un promedio de 54 millones de pesos, sin importar el daño al patrimonio de los ciudadanos y el costo político de ello.

Eso es, de la forma en que se le quiera ver, complicidad y corrupción por parte del alcalde panista, que ahora está meditando si se va como diputado federal o busca reelegirse nuevamente como presidente municipal, según convenga a sus intereses y a los de sus hijos y amigos.

Aun cuando estaba bajo proceso judicial y tuvo que ser removido del cargo, después de que la Fiscalía General del Estado decidió parar los abusos y violencia en contra de los ciudadanos, Pedro Luis Bernal nunca dejó de estar en la nómina y, como no hay cargo donde lo puedan poner sin que provoque controversia, le han convertido en uno más de los muchos “aviadores” que cobran en la nómina municipal excelentes sueldos.

Bernal Espinoza ya no tendrá que interpretar el papel que más le gusta: un rufián con poder para hacer trapacerías; sólo se tendrá que presentar a cobrar cada quincena su sueldo, por un cargo que le han inventado.

Cuestionado sobre el asunto, Zermeño Infante contestó a los reporteros como suele hacerlo cada vez que se incomoda, lo que en él es lo habitual, arrogante y de malos modos, pues no puede ahondar en el tema porque sencillamente no hay una explicación creíble.

Lo mismo ha hecho con otros funcionarios que se vuelven un problema de imagen ante la opinión pública, como Antonio Loera, a quien quitó como Director General de Servicios Administrativos del gobierno municipal, donde se ganó el mote de “vicealcalde” por el poder que desplegaba para tomar todo tipo de decisiones.

Antonio Loera pasó a la Dirección de Mantenimiento Urbano, donde sigue haciendo lo mismo que ya hacía: el manejo directo de una gran parte del presupuesto municipal en beneficio de Zermeño Infante y de algunos de los íntimos de éste, alejado de los reflectores de la prensa, lo que le permite asignar todo tipo de contratos y obras a su antojo y de forma directa, cuando en teoría depende del Director de Obras Públicas, Tomás Galván, quien es el florero más grande que decora la mesa del despacho de Jorge Zermeño Infante.

En el caso de la Dirección de Tránsito y Vialidad se ha designado a Alejandro Gutiérrez Zamudio, quien apenas asentado ya en el cargo está mostrando que tiene la misma consigna de parte de Jorge Zermeño: recaudar, y para ello hay un poco de más de 100 formas de hacerlo.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: