María Luisa Ybarra no es la fundadora de Torreón

María Luisa Ybarra no es la fundadora de Torreón

Por: La redacción

El actual cabildo municipal de Torreón le ha colocado el nombre de María Luisa Ybarra Goribar a la plaza de la colonia Las Margaritas, afirmando que esta mujer es nada menos que la fundadora de Torreón, en la opinión del historiador local Carlos Castañón Cuadros, pero, al menos en este caso, el historiador, quien ya está entrado en su etapa de madurez y se esperaría de él un mayor rigor académico, está emitiendo una opinión muy personal que no se apega a los archivos históricos disponibles.

Es muy encomiable que Carlos Castañón Cuadros, en colaboración con Adriana Vargas, hayan publicado el libro Grandiosas, en el cual rescatan el trabajo muy meritorio, y poco reconocido, de varias mujeres en la cultura y la sociedad de Torreón y La Laguna, incluyendo a personajes como María Luisa Ybarra Goribar, pero el buen propósito no los dispensa de apegarse a los hechos históricos y poner a un lado las simpatías y las preferencias ideológicas.

Se disculpa inclusive que dicho libro haya sido autopublicado, como otros, aprovechando la posición que en su momento tenía Carlos Castañón como director del Archivo Municipal de Torreón, cargo que le concedió Jorge Zermeño por su aportación editorial de apoyo al panismo y, en particular, al propio Jorge Zermeño, quien hizo un deplorable papel en su última gestión como alcalde.

María Luisa Ybarra Goribar, heredera de parte de la Hacienda de San Lorenzo, en Parras, se casó con un migrante español pobretón pero muy ambicioso, llamado Leonardo Zuloaga, quien se dedicó a administrar la herencia de su esposa con un espíritu de expansión, lo que le llevó a construir un importante latifundio que abarcaba, entre otras enormes extensiones, lo que hoy es La Laguna de Coahuila.

Fue él quien construye el llamado rancho de El Torreón y comienza a explotar sus tierras, aprovechando las aguas del río Nazas. Su esposa, María Luisa, se dedicaba a quehacer familiares y sociales.

Pese a sus orígenes modestos, o tal vez por lo mismo, Leonardo Zuloaga generó, por su ambición, conflictos sociales con los campesinos y rancheros de la región, en especial en lo que hoy es Matamoros, quienes se enfrentaron al latifundista que manejaba sus propiedades en la región desde la Hacienda de Hornos, en la región de lo que hoy es Viesca.

Leonardo Zuloaga apoyó la invasión francesa a México (1862-1867), como muchos otros latifundistas y conservadores, pero él muere en plena guerra, en 1865. Al triunfo de la república, el presidente Benito Juárez le confisca todos los bienes a la familia Zuloaga-Ybarra, por considerarlos traidores a la patria.

La viuda, María Luisa Ibarra se dedicó por varios años a pedir clemencia al presidente, alegando que estaba en la indigencia y plagada de deudas. Tuvo un excelente abogado y la mayoría de sus bienes le fueron devueltos, aunque tuvo que hacer algunas concesiones a los campesinos y rancheros rebeldes que habían apoyado a la república.

Ya en pleno porfiriato, le pidieron a María Luisa Ybarra que donara los terrenos para el paso de las vías del ferrocarril y su estación, en 1883, lo que debió hacer con muchísimo gusto, pues ello beneficiaba de gran manera a sus propiedades agrícolas, pero además era una petición del gobierno de don Porfirio Díaz, a quien le rendían pleitesía todos los hacendados y latifundistas.

En la opinión de Carlos Castañón esta ventajosa donación convierte a María Luisa Ibarra en la fundadora de Torreón, cuando el rancho de El Torreón tenía ya más de 30 años de haber sido fundado por el fallecido y poco edificante esposo, Leonardo Zuloaga.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: