Abuso en el impuesto Predial

Por: Álvaro González

Durante una década, el gobierno municipal de Torreón ha estado abusando de los contribuyentes en el cobro del impuesto predial, pero esto se ha acentuado en los últimos dos años, en que supuestamente se maneja un incremento moderado en el impuesto, pero los valores catastrales se han incrementado hasta igualarlos con los valores reales de las propiedades, lo que tiene como consecuencia un incremento del 100% en el monto del impuesto si se hace una comparación de 2010 al 2020.

Parte de este incremento desproporcionado, que no corresponde a los índices de inflación, se debe también a una serie de conceptos de cobro que se han ido agregando a lo que es propiamente el impuesto predial, especialmente los cobros por limpieza y pavimento, entre otro listado cada vez más grande de añadidos.

El impuesto predial es el ingreso propio más importante de los gobiernos municipales y también es una base de referencia para la entrega de participaciones federales, lo cual es muy discutible, porque, al igual que con los estados, no se toma en cuenta la economía y la productividad de cada municipio.

Además del impuesto básico del predial, el ciudadano paga por todo y muchos cobros se duplican, pero el servicio que se cobra no se da o se presta de un modo deficiente.

Los conceptos que se han ido agregando son cada vez más: centro histórico, protección civil, DIF, señalamientos viales, bomberos (este concepto se cobra dos veces en la misma cuenta), más las multas y recargos que se acumulan si una persona no puede pagar su impuesto en un año y lo hace al siguiente; recargos y multas que son muy onerosos, si se toma en cuenta el monto del impuesto original.

De un año a otro la multa por no pagar el predial alcanza un 30% del total del pago, pero en el caso del llamado “derecho de limpieza”, la multa es del ¡90%! Del monto total a pagar, lo que resulta totalmente desproporcionado.

Mientras los ciudadanos tienen que hacer un desembolso cada vez más grande gracias a los incrementos injustificados al Predial, la nómina del gobierno municipal engorda y engorda, con parientes, amigos y miembros del partido, y ese dinero poco o nada se ve remunerado en servicios públicos y obra.

UN ABUSO INJUSTIFICABLE

Habrá que ir a los números para entenderlo mejor.

Una vivienda de tipo medio, que en 2010 tenía un valor catastral de 827 mil pesos, hoy tiene un valor catastral de un millón 298 mil pesos.

El impuesto inicial es de 2,929 pesos para este año de 2020. Esa misma propiedad pagaba en 2010 la cantidad de 1,792 pesos, pero ahora en el 2020 hay que agregar al pago original 392 pesos por concepto del “centro histórico” y 56 pesos por cada uno de los conceptos de protección civil, DIF municipal, señalamientos viales y bomberos, además debe pagar 1,128 pesos por “derecho de limpieza”, otros 25 pesos por bomberos y 1,054 pesos por concepto de pavimento.

Hoy esa vivienda media debe pagar 5 mil 727 pesos, cuando en 2010 sólo pagaba 1,792 pesos más 17 pesos por “aportación voluntaria” a bomberos (así se manejaba: voluntaria).

Si se dejaran aparte los cobros por pavimento y limpieza, el pago sólo del impuesto predial para esa vivienda es de 3,545 pesos, lo que representa un incremento real de un ¡100% en números cerrados!

En el caso del cobro añadido del pavimento, que es de 1,054 pesos, hay que hacer la siguiente observación: la calle donde se ubica la vivienda de referencia no había sido recarpeteada desde hace por lo menos 16 años, fecha en que fue edificada, pero pueden ser más porque los colonos han perdido la noción de cuándo había sido la última vez.

La tarifa de limpieza se cobra en 1,128 pesos más otros 25 de bomberos, pero este servicio se limita a recoger las bolsas conteniendo la basura tres veces por semana, no incluye el barrido de calles ni otro tipo de servicios.

Los comerciantes del llamado “centro histórico” han exigido al gobierno municipal la explicación de en que se ha gastado el presupuesto de lo recaudado en los últimos dos años, pero el presidente municipal, Jorge Zermeño Infante, afirma que “no lo ven porque no quieren” y hace referencia a algunas obras de drenaje en una colonia del poniente y a otras obras de remozamiento, pero no especifica y mucho menos se presenta un informe de cómo es que se gasta este impuesto.

¿Quién autorizó al gobierno municipal a que le cobrara a cada vivienda de tipo medio 392 pesos anuales para destinarlos a no se sabe qué en el centro histórico? ¿Legalmente tiene fundamento agregar este cobro involuntario al impuesto predial o cobrar dos veces por el concepto de bomberos?

Cada año los bomberos se dedican a levantar entre los comerciantes y empresas un “donativo de fin de año”, que por cierto no es poca cantidad la que se recaba, pero obligatoriamente cada vivienda tiene que pagar por este servicio, que por cierto puede ser muy deficiente en caso de un siniestro mayor, debido a lo precario del equipo con que se cuenta.

¿Quién y cómo se autorizó que al impuesto básico del predial se anexaran todos esos cobros que lo incrementan en cerca de un 50% al menos?

Mientras los ciudadanos tienen que hacer un desembolso cada vez más grande, la nómina del gobierno municipal engorda y engorda, con parientes, amigos y miembros del partido que gane en cada elección y se encarame a la administración municipal.

¿Qué hace el cabildo, que se supone fue electo para cuidar por los intereses ciudadanos y que hacen los diputados locales, que fueron electos con el mismo propósito?

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: