Paseo Capital, un error del gobierno de José María Fraustro

Paseo Capital, un error del gobierno de José María Fraustro

Por: Marcela Valles

Con las obras realizadas por el gobierno municipal, se pone una barrera absurda entre la plaza de armas y la zona verde más importante de toda la zona céntrica de la ciudad.

Los vecinos, quienes son los más importantes en este caso; especialistas en arquitectura; en urbanismo e inclusive el titular en Saltillo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, coinciden en que las obras del proyecto denominado “Paseo Capital”, están mal hechas y mal planeadas, en lo que parece un fracaso para el gobierno capitalino de José María Fraustro Siller.

Los vecinos, entre otros aspectos, se quejan de los materiales empleados en los pisos rústicos, los cuales consideran que no son los adecuados y además están mal hechos; los comerciantes se quejan de la pésima planeación de las obras, ya que les perjudican; dan ejemplos como el haber cerrado la vuelta a la calle Victoria viniendo de la Allende, por espacio de una sola cuadra, así como el cierre de la Juárez en dos tramos, lo que “ahorca” aún más la ya de por sí la complicada vialidad en la zona.

Por su parte, los especialistas en arquitectura consideran que el diseño tiene aspectos fallidos, dando solo como un ejemplo los módulos de ornamentación y jardinería colocados en la calle Juárez, entre Hidalgo y Allende, los cuales, por sus características, no armonizan con el entorno colonial, lo mismo que lo desafortunado de las bancas aisladas que se colocaron en la calle Victoria, que no van acompañadas de ningún tipo de arbolado o vegetación, pero en cambio perjudican seriamente la vialidad al impedir el acceso a la calle Victoria, considerada comercialmente como la más importante y emblemática del Centro Histórico, la cual es además el acceso más directo a la Alameda Zaragoza.

Con las obras realizadas por el gobierno municipal, se pone una barrera absurda entre la plaza de armas y la zona verde más importante de toda la zona céntrica de la ciudad.

El gobierno de Fraustro Siller ha tratado de acallar las críticas en los medios, pero los vecinos del Centro Histórico están realmente molestos, al considerar que, en lugar de mejorar, la obras han empeorado su entorno, pues el proyecto no fue realizado tomando en cuenta a los habitantes de esta parte de la ciudad, que está ya habitada solo en un 60% de sus fincas, debido precisamente a algunos inconvenientes que enfrenta, como la vialidad y el difícil acceso, entre otros.

Pese a que el proyecto costó al menos 40 millones de pesos, el propio José Antonio Lazcano, Director de Desarrollo Urbano de Saltillo, fue increpado en el Séptimo Simposio de Arquitectura por una estudiante de la especialidad, quien lo exhibió y lo puso en una situación sumamente incómoda.

El cuestionamiento de entrada es por qué un ingeniero en metalurgia industrial ocupa el cargo de Director de Desarrollo Urbano de Saltillo, pero enseguida se derivó hacia los cuestionamientos sobre el proyecto. Ante la falta de argumentos, Lazcano tuvo que reconocer que había “áreas de oportunidad”, como le denominan ahora algunos funcionarios federales morenistas a los errores, y si había necesidad de hacer modificaciones éstas se realizarían.

Posteriormente, en un evento de debate en torno al Centro Histórico, empresarios y especialistas coincidieron en que las obras pudieron ser mejor planeadas y mejor diseñadas, para cumplir con el propósito. En este evento participaron personas como Sergio Castillo, empresario y activista; José Aguilar, titular del INAH en Saltillo; José Ruíz Fernández, urbanista y catedrático de la UANE y José Luis Rodríguez, especialista en el sector inmobiliario con 30 años de experiencia, entre otros.

A casi dos meses de que se inauguraron las obras, como algo emblemático del gobierno de José María Fraustro Siller, el municipio no ha fijado postura en torno a la postura de los vecinos del Centro Histórico, ni de la crítica de los especialistas.

Resulta evidente que José Antonio Lazcano no socializó la obra antes de planificarla, y menos antes de realizarla, todo parece haber transcurrido en su escritorio y en el de Fraustro Siller, lo que es muy delicado, más teniendo como antecedente lo difícil que ha sido la experiencia del llamado Paseo Morelos en Torreón, una obra mucho más grande y mucho más bien hecha, para las características del Centro Histórico de Torreón, que es completamente distinto al de Saltillo.

Sería algo muy delicado que el proyecto haya surgido de la intención de gastar el presupuesto de lo que se recauda para el propósito, con el cargo que se hace a los contribuyentes cada año.

Fraustro Siller está cerrando ya su segundo año de gobierno y con ello comenzará la evaluación de lo que ha sido su gobierno, pues el año próximo es electoral y estará a votación quien ocupe la presidencia municipal por el próximo periodo.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: