Lenin Pérez: el rey del trapecio político

Lenin Pérez: el rey del trapecio político

Por: Álvaro González

Evaristo Pérez Arreola fue uno de los fundadores de lo que hoy es el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, y fue su secretario general desde 1972 hasta 1988, muy largos 16 años. Decía que era comunista, inclusive fue diputado federal por el Partido Comunista Mexicano y, muy probablemente, en sus primeros años de carrera fue realmente un político y sindicalista de izquierda, pero eso se le fue quitando con el tiempo. Funda su propio partido (Unidad Democrática de Coahuila, UDC) y obtiene originalmente cargos locales como candidato del desaparecido PARM, que era un partido acomodaticio que servía a quienes ya no deseaban o no podían presentarse por el PRI y tampoco por el PAN.

Evaristo Pérez, una vez que dejó el sindicato de la UNAM, se hace diputado local en Coahuila en 1989 por el PARM y uno año después, en 1990, se lanza como candidato por el PARM al gobierno municipal de Acuña, su tierra nativa.

A partir de ahí, con toda la experiencia y las relaciones que había creado en la Ciudad de México, construye por medio de la UDC un cacicazgo en Acuña, el cual dirige hasta su muerte en 2002, a los 62 años de edad.

Ahí hubiera terminado su historia, pero, como José López Portillo, Pérez Arreola tenía un orgullo de su nepotismo en su hijo Lenin Pérez Rivera, quien ya tenía para entonces 36 años de edad y quien heredaría el pequeño cacicazgo fronterizo, con un pragmatismo que le convierte en un verdadero trapecista de la política, que, llevando el nombre de Lenin, para rendir culto al personaje histórico del comunismo, se alía con quien haya necesidad para ocupar un cargo tras otro y, particularmente, controlar la presidencia municipal de Acuña, un municipio que vive de la maquila de exportación y que alguna vez tuvo la peculiaridad de vivir del vicio y los muchos negocios de prostitución, así como se escucha.

La UDC es básicamente un partido de la familia Pérez, y los cargos relevantes son para Lenin Pérez Rivera, quien ha sido, hasta en tres ocasiones, presidente municipal de Acuña, dos veces diputado local y, hasta el 2021, diputado federal. Hoy es candidato a gobernador.

Originalmente los Pérez se aliaron con el desaparecido PARM y posteriormente realizaron pequeñas alianzas con algunas organizaciones políticas. En 2018 Lenin se alía con el PAN y se convierte en diputado federal por este partido.

En 2021 se alía con Morena para las elecciones por las presidencias municipales, para evitar que el partido oficial le arrebate su bastión político, pero en 2022 se deslinda de Morena, por considerar que fue tratado con muy pocas consideraciones, lo que se debe entender como canonjías, y se alía, sorpresivamente, con el PVEM.

De esta manera la UDC ha ido de la derecha a la izquierda y al centro, y ahora a ese otro partido familiar e infame que es el Verde Ecologista, que ni es verde, mucho menos ecologista.

Desde su surgimiento, la UDC ha tenido un acercamiento de facto con el PRI, con el cual ha compartido el poder en Ciudad Acuña, sólo que se ha presentado como un partido independiente, pero siempre ha negociado en los pasillos del palacio del gobierno estatal.

EN BUSCA DE LAS DIPUTACIONES

Lenin Pérez sabe que no tiene ninguna posibilidad de alcanzar la gubernatura, que está demasiado lejos de ello, pero sus expectativas eran las de obtener un tercer lugar, al darse la alianza del PAN con el PRI y, en el caso de Morena, la división interna, lo que le da la posibilidad de buscar atraer un parte, aunque sea modesta, de los inconformes con la candidatura de Armando Guadiana o, en su momento, según se preveía, de Ricardo Mejía Berdeja.

Con lo que no contaba Lenin Pérez era con la candidatura precisamente de Mejía Berdeja por el PT, lo que lo puede colocar en un distante cuarto lugar.

Actualmente el PRI, por sí solo, tiene las 16 diputaciones locales de mayoría relativa; Morena 4 diputaciones plurinominales; el PAN 3, de las cuales un diputado se ha pasado a Morena; la UDC tiene una sola diputación plurinominal y el PVEM también tiene una diputación plurinominal.

De mantenerse en la cuarta posición electoral, la alianza UDC-PVEM podría alcanzar de 2 a 3 diputaciones locales, una proporción que podría ser parecida a la que tenía el PAN, y Morena seguiría teniendo entre 4 y 5 diputaciones locales. Esto si las tendencias electorales que se registraron al final de las precampañas se mantienen como hasta ahora.

Tanto la UDC-PVEM como el PT le están sustrayendo un importante porcentaje de preferencias a Morena, en especial el PT, que no estaba contemplado en la contienda. Ambos se han convertido en votos de distracción, pues en el escenario original se contemplaba que la contienda fuera un encuentro cerrado entre el PRI-PAN-PRD y Morena, lo que todo indica que no sucederá.

La alianza PRI-PAN-PRD muestra una tendencia de crecimiento, hasta ubicarse muy cerca del 50% de las preferencias, en tanto que Morena se ha caído hasta un 30%, pero faltan aún las campañas, que sólo durarán un poco menos de dos meses, tiempo en el cual es muy difícil que ciertas tendencias se reviertan.

¿Qué oferta política tiene la UDC para mantener por más de 20 años su pequeño cacicazgo? No hay en apariencia nada en especial, como no sea la habilidad de manejar cierto clientelismo a base de dádivas, y un discurso de oposición moderado, con cierto toque de regionalismo, lo que es posible en Coahuila debido a lo extenso del estado y la separación que existe entre sus diferentes regiones.

Ciudad Acuña es la población de tamaño medio más remota y aislada de Coahuila, por razones geográficas naturales, de hecho vive más de cara hacia Texas que hacia Coahuila. Ese aislamiento ha ayudado mucho a la familia Pérez para mantener su patrimonio político particular, desde la fundación de la UDC por Evaristo Pérez Arreola, pero lo ha tenido que compartir, alternativamente, con el PRI, en muchas ocasiones mezclándose.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: