A Zermeño sólo le interesa Zermeño

A Zermeño sólo le interesa Zermeño

Por: Rodrigo Tejeda

Jorge Zermeño Infante ha decidido buscar una diputación federal y retirarse de su cargo en febrero de 2021 en caso de obtenerla, ya que la busca por la vía plurinominal, para evitar ir a una campaña, que le implicaría un gasto económico y la incertidumbre de poder perder en las urnas.

En febrero Zermeño Infante tendrá 72 años de edad y dejaría inconcluso su tercer gobierno municipal, el cual ha transcurrido en la medianía, sin dejar hasta ahora nada para la posteridad y sí una serie de señalamientos sobre el manejo de los recursos municipales y un programa de obras muy pobre, el cual comprende básicamente trabajos de restauración de espacios públicos y del equipamiento urbano, pero ni una sola obra de infraestructura nueva ni tampoco un programa que sea recordable.

Con una actitud de hastío, de apatía hacia el desempeño de su cargo como presidente municipal, obtener una diputación federal plurinominal le permitiría regresar a la Ciudad de México y alejarse, tal vez de manera definitiva, de Torreón.

Zermeño Infante ya ha sido dos veces diputado federal, la segunda por la vía plurinominal; ha sido senador de la república (2000-2005), candidato a gobernador de Coahuila (2005), presidente del Congreso de la Unión (2006), tres veces presidente municipal de Torreón y embajador de México en España (2007-2011).

Lo ha sido todo en una carrera política bendecida por la suerte, más que por la capacidad y el trabajo intenso, pero aun así desea más; en este caso, cerrar su carrera siendo por tercera vez diputado plurinominal.

Ha estado en la nómina gubernamental al menos por 23 años, todos ellos en cargos relevantes, con ingresos de privilegio, pero pese a esto transmite personalmente un halo de insatisfacción, de aburrimiento. Su falta de liderazgo y de trabajo han sido, por citar un ejemplo, un factor importante en que la pandemia del coronavirus esté fuera de control en el municipio de Torreón, con estadísticas que alarman inclusive a nivel nacional.

Llegó a su tercer gobierno ya físicamente desgastado y las cosas se han complicado, especialmente por los recortes presupuestales que ha impuesto el gobierno de la 4T, por una mala relación con el gobernador del estado, ante quien ha asumido una postura de rispidez y, a partir de marzo de 2020 la situación se ha complicado más como consecuencia de la pandemia, que se reflejará también en 2021, tanto en lo sanitario como en lo social y económico.

Su intento de escape está mostrando que no es un hombre público para tiempos difíciles, después de haber gozado canonjías muy grandes en cargos como el de embajador de México en España.

Su salida debilitaría aún más a su partido político, aunque lo beneficie a él, y sería una mala manera de concluir su trayectoria política en Torreón, lo que no parece interesarle mucho, pues Jorge Zermeño siempre ha pensado en primer término en Jorge Zermeño, más que en el servicio público, sin importar la buena o mala imagen que ha logrado crearse a través de los medios de comunicación y del apoyo de ciertos sectores sociales de Torreón, a los que se fue integrando unos años después de su arribo a la ciudad, procedente de la Ciudad de México como un modesto representante de una firma de aceites automotrices.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: