¿Qué pasa entre Leticia Herrera y Marina Vitela?

¿Qué pasa entre Leticia Herrera y Marina Vitela?

Por: Eugenia Rodríguez

Aunque en los medios de comunicación el enfrentamiento ha transcurrido discretamente, la pugna entre Leticia Herrera Ale, exalcaldesa de Gómez Palacio en el periodo 2016-2019, y Marina Vitela Rodríguez, la actual alcaldesa, es virulenta, radical, por momentos se muestra inclusive como una animadversión personal de Marina Vitela en contra de Herrera Ale, a quien acusa por un enorme desfalco de 500 millones de pesos durante su periodo de gobierno, una denuncia que no es aceptada por la Auditoria Superior del Estado de Durango (EASE).

Lo cierto es que la Unidad de Inteligencia Financiera federal sí presentó denuncia formal ante la Fiscalía General de la República en contra de Leticia Herrera Ale, el extesorero municipal Óscar García y tres empresas, a través de las cuales se realizaba supuestamente una triangulación para desviar el Impuesto Sobre la Renta, ISR, correspondiente a la nómina de la administración municipal.

LA UIF bloqueó las cuentas bancarias de Leticia Herrera, lo mismo que del resto de los acusados, lo que fue inicialmente negado por la propia afectada, pero confirmado primero por fuentes federales y posteriormente, el 2 de septiembre, por la propia Marina Vitela.

Debido a la denuncia de la UIF ante la Fiscalía General de la República, Herrera Ale interpuso un amparo y se ha ausentado de los medios de comunicación, dado lo delicado del asunto, aunque la UIF no ha revelado a cuánto asciende el desvió de recursos que se les atribuye, cuyo proceso no ha sido iniciado.

También se desconoce si se ha entablado algún tipo de negociación para buscar un arreglo en torno a los montos denunciados.

Pero mientras la Fiscalía General de la República no ha iniciado el proceso, Marina Vitela Rodríguez se ha lanzado en contra de su antecesora, acusándola de un desvió de hasta 500 millones de pesos, apoyada por por la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso del Estado, la cual preside el morenista César Aguilar Palacios. Morena, el partido al que ahora pertenece Marina Vitela tiene la mayoría (4 de 7) y preside el Congreso del Estado.

Además, los pocos priistas que conforman es Congreso no parecen dispuestos a hacer una defensa de Leticia Herrera, pero los panistas se han mantenido neutrales y el gobernador panista, quien también es un ex priista de larga trayectoria, no tiene la intención de que las acusaciones en contra de Leticia Herrera lleguen a mayores, pero puesto bajo presión se puede colocar sencillamente al margen.

Mientras se lleva a cabo el proceso en el ámbito federal, la Entidad de Auditoria Superior del Estado de Durango (EASE) hizo señalamientos de faltantes a la administración municipal de Gómez Palacio por 47 millones 534 mil 962 pesos, de los cuales sólo 9 millones 968 mil 49 pesos corresponden a la pasada administración y 37 millones 566 mil 913 pesos a la de Marina Vitela, la cual ha cumplido tan solo su primer año de ejercicio en el pasado mes de septiembre.

Esto le ha puesto más fuego a la hoguera del enfrentamiento entre las alcaldesas, que es inclusive anterior al actual periodo de Morena en el poder federal, cuando ambas pertenecían al PRI, pero en camarillas enfrentadas.

EL PASADO PRIISTA Y LA PUGNA

Marina Vitela Rodríguez formaba parte del grupo del exgobernador, Jorge Herrera Caldera, quien mantenía una pugna abierta con la familia Herrera Ale, al grado de que Leticia Herrera lo ha acusado, en repetidas ocasiones, de haber precipitado la muerte de su padre, Carlos Herrera Araluce, patriarca del clan familiar.

La EASE ha recibido la denuncia de Vitela Rodríguez por el supuesto desvío de 500 millones de pesos, pero hasta ahora las ha desestimado; en contraparte, le ha fincado al actual gobierno municipal de Gómez Palacio la aclaración de un poco más de 37 millones de pesos, que tendrán que ser justificados en su destino o restituidos.

Entre las acusaciones que realiza Marina Vitela en contra del gobierno de Leticia Herrera, llama la atención la afirmación de la supuesta contratación de la empresa Asesorías y Consultorías Jurídicas Raval, S.A de C.V, para presuntos servicios de asesoría, por un monto total de más de 143 millones de pesos, los cuales fueron pagados supuestamente en los últimos 58 días de la administración anterior.

Varias de las denuncias hechas por Vitela Rodríguez ante la Fiscalía de Combate Contra la Corrupción son tan altas en sus montos y por conceptos poco sólidos, que difícilmente serán utilizadas por la Unidad de Inteligencia Financiera, como la que se refiere a la simulación de la entrega de 52 mil apoyos sociales por un monto aproximado total de 146 millones de pesos, en el periodo comprendido de 2016 a 2019. Habrá que esperar para ver los términos concretos de la demanda presentada por la UIF ante la FGR y conocer los detalles y los montos de lo que se acusa al gobierno de Leticia Herrera.

Se da por un hecho que no serán obviamente los 500 millones que dan las cuentas del gobierno de Marina Vitela, pero sí debe de haber sorpresas o por lo menos algunos elementos sólidos e importantes, de otra forma se trataría de una vendetta política realizada con las peores intenciones para poner fuera del escenario regional al grupo político priista que controló por muchos años gran parte de la vida política de la Laguna de Durango.

Uno de los cuestionamientos principales es si Marina Vitela está sola en esta pugna contra el clan de los Herrera o hay gente de un nivel más alto que la está apoyando, de otro modo sería una pugna muy dispareja, tomando en cuenta el poder económico de los Herrera, sus relaciones, y el hecho de que Vitela Rodríguez dejará de ser alcaldesa en tan solo dos años y, aunque aspira políticamente a cargos mayores, nada es seguro en política, mucho menos tomando en cuenta que una parte de los propios morenistas no la acepta y se opuso abiertamente a su nominación.

Finalmente, la rijosidad política de la alcaldesa de Gómez Palacio contrasta, y mucho, con los resultados que está dando su gobierno, el cual ha transcurrido casi todo su primer año en medio de la pandemia, lo que no le justifica los pobres resultados, aunque sí le ayuda a distraer a la opinión pública y a los medios de comunicación.

El siguiente propósito de Morena en el estado de Durango es hacerse de la gubernatura en 2022, que hoy está en manos del panismo, y Marina Vitela se considera con la trayectoria y los méritos para aspirar a ese cargo, pero como ha sido siempre, la política del estado de Durango se decide, aun con los morenistas, en la capital, así que Marina Vitela tendría que ejercer una administración muy competente y contar con una red de relaciones políticas muy bien elaborada, pero ninguna de las dos cosas se le da.

Las probabilidades más altas son las de ser una alcaldesa más, con más pena que gloria y aspirar por ahí nuevamente a una diputación federal o, en el mejor de los casos, a una senaduría en el 2024, pero antes pueden pasar muchas cosas impredecibles, como impredecible es todo el escenario estatal y nacional.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: