Torreón: la fiesta desata la pandemia

Torreón: la fiesta desata la pandemia

Por: Marcela Valles

Hace dos ediciones, comentábamos que el principal riesgo del COVID-19 en México no era la letalidad del virus sino el nivel de educación que tenemos.

El pronóstico, hasta ya bien entrado el mes de abril, fue que Monclova era el problema principal, mientras que en Torreón y la Laguna en general el comportamiento de la pandemia sería moderado, pero hoy, a finales de junio, Torreón es el principal foco de la pandemia, con casi dos veces más infecciones que Monclova.

Saltillo, con 200 mil habitantes más que Torreón (datos censales del INEGI) tiene menos de la mitad de infectados.

Aun con el pobre papel que ha desempeñado el alcalde Jorge Zermeño Infante, los índices eran moderados, pero vino el día del niño el 30 de abril y luego el 10 de mayo, que en México no es un festejo sino una religión.

Desatendiendo las recomendaciones de las autoridades, hubo fiesta y, a partir de estas dos fechas, el número de contagios, y en consecuencia de enfermos, se disparó.

A la fiesta y la falta de atención de las medidas sanitarias, al 23 de junio Torreón sumaba ya 845 casos, con 39 decesos, mientras que Monclova tiene un registro de 498 casos, la mayoría ya recuperados y Saltillo, aún con un rebrote a finales de junio, sólo registraba 368 casos.

San Pedro, donde el primer brote masivo se dio por la irresponsabilidad de las autoridades militares, sumaba ya 322 casos, algo preocupante para el tamaño de la población, en tanto Francisco I. Madero, que se había manteniendo casi libre de la pandemia, a esta fecha tenía 171 casos y Matamoros, con un menor crecimiento, 62.

El problema es que en la etapa más crítica de Torreón y de la laguna en general, el 21 de junio, día del padre, volvió a darse fiesta y mitote. Habrá que ver cómo se refleja en el número de contagios a finales de junio y principios de julio.

Con la postura del gobierno federal, que manda mensajes contradictorios y está manejando las estadísticas con criterios políticos, lo que le ha quitado casi toda credibilidad, desde mediados de junio la población volvió a salir a la calle, sin respetar, la mayoría, las medidas recomendadas de sana distancia, cubrebocas, higiene y evitar las concentraciones y lugares concurridos.

De haberse respetado el confinamiento y las medidas sanitarias de manera real por lo menos hasta el 15 de junio, hoy tendríamos muy probablemente la mitad de casos de contagio y también la mitad de fallecimientos.

Desgraciadamente el pronóstico se cumplió: la educación es el principal problema ante la pandemia.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: