Central Camionera de Torreón, servicio obsoleto y de tercera

Central Camionera de Torreón, servicio obsoleto y de tercera

Por: Lauro Domínguez

¿A alguna autoridad le interesa?

La ciudad de Torreón ha tenido un crecimiento importante en los últimos treinta años, rebasando el medio millón de habitantes, lo que ha traído consigo industrias, centros comerciales, escuelas y demás cadenas transnacionales que han encontrado un punto importante en la ciudad.

Por este crecimiento, los ciudadanos demandan y requieren de mejores servicios, desde los básicos, hasta servicios de comunicación y transportación, pero la oferta no está a la altura de las necesidades.

Uno de los servicios que más dolores de cabeza ocasionan a los torreonenses es al momento de abordar un camión de pasajeros para trasladarse fuera de la ciudad, no por la calidad o el estado de las unidades, sino por las condiciones en las que se encuentra la Central Camionera de Torreón.

Inaugurada el 22 de septiembre de 1988, por el entonces Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, la Central Camionera de Torreón parece haberse quedado estancada y no haber progresado ni avanzado en el tiempo, como sí lo hizo la ciudad.

Hoy, después de 30 años de inaugurada, la Central Camionera presenta grandes deficiencias en el servicio y la atención brindada al cliente durante su instancia en el lugar al momento de esperar abordar un autobús o esperar la llegada de algún familiar, pues se encuentran en una central que no ofrece ningún lugar para tomar un café, disfrutar de una charla o incluso un sitio dónde descansar de buena manera.

Locales comerciales en completa soledad y decadencia, asientos de espera incómodos, pésimo audio y nula información sobre qué autobús sale o llega a la Central Camionera, lo que sin duda complica de gran manera la estancia en el lugar.

En palabras de los usuarios, la estancia es incómoda y aburrida, manifestando que otras centrales de autobuses a nivel nacional son de primer nivel, facilitando su viaje, cosa que aquí no existe.

“En esta central no existe una pantalla que te guíe; llegas y no sabes si el camión ya viene en camino, si ya está aquí o incluso si viene a buena hora o retrasado, eso sin duda alguna molesta porque es una auténtica locura, y durante tu estancia en la central todo es peor, ya que las salas de espera son completamente incómodas. Si quieres echarte unas papas, una galleta, una comida o un café, todo te cuesta casi el doble y además con un pésimo servicio y atención”, manifestó Manuel Morales, quien por negocios viaja una vez a la semana a Monterrey y asegura que estas condiciones no han cambiado en mucho tiempo.

Dentro de las varias problemáticas que se presentan al interior de la Central Camionera de Torreón, la ciudadanía argumenta que también existen al exterior, desde el llegar a dejar a algún familiar, amigo o conocido, hasta el encontrar estacionamiento, ya que con el que cuenta la central camionera es caro, lejano, incómodo y prácticamente nadie lo usa, prefiriendo cruzar la avenida Juárez.

“Realmente es molesto, tienes que arrastrar tus maletas desde los lugares de estacionamiento, es incómodo y si vienes a dejar a alguien es aún peor ya que entre los taxis de la central y el tránsito para ascender o descender, se forma un increíble cuello de botella que hace casi imposible la circulación, es algo de deberían de trabajar en reabrir los carriles que tienen cerrados con postes, ya que agilizaría el paso, pero recuerdo eso tiene ya mucho tiempo y sin sentido alguno”.

Revista de Coahuila intentó en varias ocasiones entrevistarse con el director de la Central de Autobuses, sin embargo sólo encontramos varias negativas por parte de la administración.

Taxis sin control

Por si faltara algo y dentro de todo el cúmulo de problemas que se cuentan en la central, existe otro que molesta a los ciudadanos: una la línea de taxis que no usa en ningún momento taxímetro y manejan unas tarifas desiguales, que rondan desde los 40 pesos hasta los 180 pesos partiendo como base, permitiendo que si así lo desean, los conductores puedan cobrar más, lo que ha propiciado un gran número de quejas por parte de quienes han utilizado el servicio.

Hablando con gente de Autotransporte en la ciudad de Torreón, las tarifas que manejan están reguladas por el mismo municipio, ya que ellos son quienes autorizan los parámetros que se pueden emplear para el servicio de transporte.

“Es un servicio deficiente, unidades viejas, sin clima, con choferes que no tienen presencia alguna y sobre todo no te garantizan una gran o absoluta seguridad en tu viaje y todavía salen con sus tarifas tan exageradas a pesar de las distancias, lo que convierte en mala la experiencia de estar en la central de autobuses, ya que no se te brinda seguridad alguna para llegar a tu destino”, comentó Rosa García, ciudadana que en un par de ocasiones ha sido víctima de los abusos y el mal servicio brindado en la central.

Una central en auténtico abandono, que no ofrece variedad alguna para esperar o abordar tu autobús, asientos incómodos, estacionamiento alejado de las principales entradas, mala calidad del audio de perifoneo para saber que autobús está por llegar o por salir, mala distribución del tránsito a las afueras de la central, tarifas tan desiguales y falta de seguridad por parte del servicio de taxis, vuelven de la Central Camionera un lugar que quedó atrapado en el tiempo, un lugar complicado y que para los ciudadanos representa una de las peores experiencias, ya que el tiempo pasa lento mientras esperas, pero pasó muy rápido para el edificio, que se volvió obsoleto. Un servicio de tercera, cuando todas las líneas cobran como de “primera” o “de lujo”, lo que no explica el por qué no se invierte en las instalaciones.

El transporte en autobuses “plus” o “ejecutivos”, cuesta apenas un poco menos de lo que cobran algunas líneas aéreas por los mismos recorridos.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: