El escenario de fin de sexenio o la gran decepción de la 4T

El escenario de fin de sexenio o la gran decepción de la 4T

Por: Rodrigo Tejeda

Claudia Sheinbaum, la candidata presidencial de Morena, maneja un discurso triunfalista y ofrece un gobierno de continuidad, subordinado a los deseos de Andrés Manuel López Obrador, a lo que llama “el segundo piso de la gran transformación”.

Aun siendo AMLO un consumado artista de la mentira, vendiendo a su gobierno como una extraordinaria transformación del país, que Claudia Sheinbaum se encargará de concluir, una evaluación objetiva del escenario de fin de sexenio puede anticipar que, de ganar, la candidata de Morena se enfrentará a una herencia que habrá que cuestionarse si podría manejarla.

De entrada, recibirá unas finanzas públicas deficitarias, con un sobregasto que en 2024 será de 1.9 billones de pesos, lo que obligaría a subir los impuestos, con una reforma hacendaria, o a bajar los gastos gubernamentales; a olvidarse de obras suntuarias, además de improductivas.

En el sexenio de AMLO la deuda gubernamental ha pasado de 10 billones a 16 billones de pesos, que es manejable para el tamaño de la economía del país, pero no puede seguirla aumentando, después de que el gobierno de la 4T se ha gastado 6 billones de pesos, la mayor parte de los cuales no están justificados.

Pemex pasará al próximo sexenio como la petrolera más endeudada del mundo, con un pasivo de 110 mil millones de dólares, y un atraso de pago a proveedores cuyo monto ha sido ocultado hasta ahora.

Las obras insignia de el AIFA, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, se verán ya expuestas en toda su improductividad, dispendio de recursos y un gasto gubernamental inútil.

Se heredará una militarización del país como no se había visto nunca en el sistema político mexicano ¿Podría Claudia Sheinbaum controlar a un ejército empoderado y toda la red de dependencias y empresas que le han sido entregadas? Esto sabiendo que la seguridad de todo el país está, de facto, en manos del ejército y la marina.

La peor herencia que se recibirá será un problema de inseguridad grave a nivel nacional, con el empoderamiento y la infiltración de las organizaciones del crimen en todo el territorio nacional. Seguir con la actual política de omisión parece un suicidio ¿Cómo enfrentar este problema sin un gran costo político?

Los llamados “programas del bienestar”, que son la base del control político y clientelar, en el que se basará la campaña presidencial de Morena, no solo han llegado a su límite de gasto presupuestal, sino que lo han rebasado, pero por la inercia del envejecimiento de la población este gasto se incrementará año con año ¿Cómo controlar el gasto y al mismo tiempo seguir manteniendo estos programas?

El sistema de salud pública está metido en un barranco, pese a que se le ha estado inyectando cada vez más dinero ¿Qué se va hacer con los 30 millones de mexicanos que no tienen acceso a ningún servicio público de salud?

El sistema educativo también está en problemas, primero por la baja inversión, los rezagos históricos, y enseguida por la ineficiencia del actual gobierno.

Esto es sólo parte de la herencia del gobierno de AMLO. 2024 será el final de la fiesta, y eso le tocará a una mujer que dice, por lo menos mientras llega al poder, que llevará la “transformación” a su siguiente etapa ¿La siguiente etapa será pagar la fiesta que se ha dado el caudillo de la 4T?

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: