Verde Ecologista, el Partido más corrupto de México

Verde Ecologista, el Partido más corrupto de México

Por: Marcela Valles

El Partido Verde Ecologista de México tiene muchísima semejanza con la frase de Curión, citada por Suetonio en su obra Vidas de los doce Césares, en relación a la promiscua vida sexual del gran Julio César, a quien calificó como “marido de todas las mujeres y mujer de todos los maridos”.

Fundado en 1986 por Jorge González Torres, el partido no alcanza su registro oficial sino hasta 1993, como un pequeño partido marginal, pero con una gran bandera: la lucha ecológica por la preservación del planeta y la lucha contra la corrupción, pero en la práctica no es ecologista y es además el más corrupto de todos los partidos políticos de México que siguen en activo.

Surgido como un partido propiedad de la familia González Torres, tuvo muchas dificultades para posicionarse, pero en el año 2000 se alía con el PAN en la campaña presidencial de Vicente Fox, sólo para deslindarse tres años después porque no se le daban las canonjías que pedía.

Pese a ello, Jorge Emilio González Martínez, apodado “el niño verde”, se convierte en senador plurinominal de 2000 a 2006 y preside el partido a nivel nacional desde el 2001 hasta el 2011.

En el 2003 el PVEM entra en alianza con el PRI y en 2006 apoya la candidatura de Roberto Madrazo a la presidencia de la república.

Se sigue manteniendo como partido nacional, pero con porcentajes de votación muy pequeños, los cuales le permiten algunas diputaciones plurinominales y 2 ó 3 senadurías, también plurinominales.

En febrero de 2004 el ya desaparecido diario El Independiente, de la Ciudad de México, da cuenta de una conferencia de Jorge González Martínez ante estudiantes mexicanos en Londres, donde es cuestionado sobre la incoherente postura del partido en el tema ecológico, a lo que Jorge González respondió: “A mí la ecología es lo que menos me importa, yo represento intereses”.

LOS EXCESOS DEL “NIÑO VERDE”

Dado a los excesos y los lujos, “el niño verde” estuvo involucrado en un grave problema de carácter judicial, cuando en la madrugada del 2 de abril de 2011, una modelo búlgara, de nombre Galina Chankova Chanev, fue violada en medio de una fiesta organizada por Jorge González Martínez en uno de sus departamentos de lujo, en el piso 19 de la Torre Emerald, en Cancún, Quintana Roo, lo que propició, en la versión de su contratante y encargado de la fiesta, que la modelo se lanzara desde el balcón y muriera en el acto.

La fiesta, de acuerdo a las declaraciones emitidas y que han quedado registradas, no era una fiesta más, sino una orgía con modelos internacionales, alcohol, drogas y todo tipo de excesos para el disfrute de políticos y juniors.

Nunca fue comprobado si la modelo, traída exprofeso de Bulgaria, se arrojó o la arrojaron.

El forense de la Procuraduría General de Justicia, PGJ, de Quintana Roo, Alberto Domínguez, en su peritaje estableció que la modelo había sido violada y había opuesto resistencia a sus agresores.

En los días posteriores, las autoridades judiciales realizaron la averiguación y tomaron declaración jurada a testigos claves, donde se estableció claramente que la fiesta había sido organizada por “el niño verde” para agasajar a sus invitados, en la noche previa a la toma de posesión del nuevo gobernador del estado.

Inicialmente negó todo, inclusive la propiedad de los departamentos, pero posteriormente aparecieron evidencias. En ese mismo año de 2011 tuvo que dejar el cargo de dirigente nacional, pero fue protegido por Enrique Peña Nieto, cumpliendo inclusive con el compromiso de hacerlo senador de la república.

Como ya estaba pactado, en 2012 se vuelve a aliar con el PRI y con el Panal, tanto para la elección presidencial como para la negociación de la gubernatura de Chiapas, la primera que logra ganar en su historia, con Manuel Velasco Coello, otro “niño verde”.

“ESPOSA DE TODOS LOS MARIDOS…”

En 2018, por los compromisos con Peña Nieto, el PVEM tiene que apoyar la candidatura de José Antonio Meade a la presidencia de la república, pero obtiene una muy baja votación, de apenas el 1.87% de los sufragios emitidos, lo que asusta a la familia González, pues podía terminarse su principal negocio.

En 2019 entra en negociaciones con Morena y se alía con el nuevo partido gobernante, lo que le permite participar en los comicios del 2021 ya en alianza y sacar un gran beneficio político electoral, ya que obtiene 43 diputaciones federales, 6 senadurías, 156 alcaldías y 43 diputados locales, además de negociar la candidatura al gobierno de San Luis Potosí, donde aparece en alianza con el PT y gana.

Existen fuertes señalamientos de que el nuevo gobierno de San Luis Potosí, que aparece bajo las siglas del PVEM y el PT, tiene nexos con el crimen organizado fr ese estado del país y de la región.

El PVEM, se ha convertido así en uno de los principales aliados de Andrés Manuel López Obrador en la Cámara de Diputados, donde sus 43 votos se han vuelto claves para sacar adelante las votaciones de mayoría simple, aunque no las de mayoría calificada.

Aquella frase de que lo que menos importaba era la ecología sino los intereses se está cumpliendo a cabalidad en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, donde de manera abierta y cínica, el PVEM no sólo ha dejado de lado el tema de la defensa de los problemas ecológicos, sino que está aprobando leyes que van en contra de todos los acuerdos internacionales sobre el cuidado del ambiente y la lucha contra el calentamiento global.

Yendo aún más lejos, se ha convertido en un cabildero para ir en contra de todos los partidos opositores a López Obrador, a cambio de posiciones como la gubernatura de San Luis Potosí, de canonjías directas y a la espera de jugar un papel más relevante en el mediano y largo plazo, si Morena sigue ocupando el poder, pues si lo perdiera, el PVEM iría en alianza con el nuevo vencedor, no importa quién sea ni qué ideología tenga.

Desde el 2009, el Partido Verde Europeo rompió relaciones con el PVEM y pidió su expulsión de la Global Verde, por considerar que el partido mexicano, aunque se ostente como tal no es realmente un partido ecologista.

Greenpeace ha marcado también su postura en relación al PVEM, al no considerarlo como un partido que esté luchando en favor de los problemas ecológicos de México.

Lo que sí ha hecho el PVEM es defender a las dos grandes cadenas televisoras del país: TvAzteca y Televisa, al grado de que la bancada de diputados del PVEM fue denominada como “telebancada” en el proceso de la reforma de comunicaciones y transportes.

El INE ha impuesto muchas y grandes multas al PVEM por contratar personajes de la televisión e “influencers” para promocionar campañas electorales, aún fuera de los tiempos oficiales y pagando cantidades importantes a dichos personajes, las cuales no reporta, lo que no impide que siga contando con el apoyo de las empresas televisoras por las que cabildeó en el periodo de Enrique Peña Nieto.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: