Breaking

Los ‘golpeadores’ de la 4T

Análisis Político y Social / Slider / 9 mayo, 2022

Por: Rodrigo Tejeda

Epigmenio Ibarra hace tres décadas ejerció el periodismo, principalmente como corresponsal de guerra y después hizo algunos trabajos de otra naturaleza, para convertirse luego en productor de televisión y medio audiovisuales, con un buen éxito, a través de una empresa denominada Argos Comunicación, en sociedad con Carlos Payán.

En el año 2000 le dio trabajo a una joven periodista poblana llamada Beatriz Gutiérrez Müller, que, con el correr de los años y a partir de 2006, se convertiría en pareja de Andrés Manuel López Obrador, después de que este concluyera su periodo como regente de la Ciudad de México.

Hasta ahí, Epigmenio Ibarra era un simpatizante de López Obrador, pero en ninguna forma un fanático; está demasiado curtido a sus 70 años para caer en la ingenuidad del fanatismo. Sin embargo, a partir de que López Obrador llega al poder, Ibarra se convierte en uno de sus “golpeadores” preferidos, a través de las redes sociales y algunos sistemas de noticias, aunque no represente a nadie sino a sí mismo, no tenga cargo de ninguna naturaleza e inclusive es muy probable que ni tan siquiera sea formalmente miembro de Morena.

Es, eso sí, el productor audiovisual del presidente de la república, es un amigo íntimo de la familia López-Gutiérrez y es también uno de los principales asesores en asuntos de imagen y de medios de López Obrador, pero principalmente es uno de los “golpeadores” oficiales, contra todo aquel que emita algún tipo de crítica en contra de AMLO o de su gobierno.

Arrogante, por momentos rayando en la petulancia y en una actitud de agresividad, es un sujeto mal intencionado, pues la tarea de “golpeador” la cobra bastante bien a través de ser un privilegiado en la prestación de servicios de imagen a la presidencia, pero además ha recibido de Bancomext un crédito de 150 millones de pesos para expandir su empresa y convertirla en una de las principales productoras de medios audiovisuales del país.

Lo mismo ataca a periodistas que a políticos de oposición, funcionarios gubernamentales “condenados” por López Obrador y hasta a las autoridades electorales.

Todo ello conviene a sus intereses. La oficina de comunicación de la presidencia se encarga de lo demás: difundir ampliamente sus ataques, como si fuera una autoridad o un personaje con algún tipo de investidura moral o cosa semejante.

FERNÁNDEZ NOROÑA, “EL VIEJO PORRO”

El señor del mitote, el más vulgar de la pandilla; la lengua más suelta de la izquierda populista y el porro de mil protestas, a quien los años (62) parecen haber comenzado a mermar su beligerancia, pero aún le alcanza para ofender a todo aquel se oponga o critique al actual gobierno federal.

Todo eso, mezclado con misoginia, vulgaridad y cinismo son parte de los rasgos de Gerardo Fernández Noroña, un veterano de la izquierda mexicana que está en el escenario de las protestas, los plantones y en general cualquier mitote político, primero del PRD y ahora de Morena.

Alto, corpulento, siempre ha sido un porro, pero a medida que han pasado los años se ha convertido ya más en un porro verbal, vociferante.

Para darle tribuna, y también para darle de comer, lo hacen una y otra vez diputado (está en su tercer periodo) o bien le ponen en la nómina del partido al cual sirve.

Su principal función se ha reducido a insultar, pues sus excesos verbales le han ido restando cada vez más credibilidad y presencia, pero ahí sigue en las redes sociales, donde inclusive Twitter lo ha llegado a bloquear por el mal uso de las mismas.

FÉLIX SALGADO, “EL TORO” DE UTILERÍA

Pintoresco, vulgar y fanfarrón, características que parecen indispensables en el oficio, Félix Salgado Macedonio (65 años), es el tercero de los golpeadores impresentables de la 4T, compañero de andanzas de López Obrador desde sus años juveniles.

Este político, nacido en Querendas, Pungarabato, Guerrero, tiene un oscuro historial político y personal, que se vuelve siniestro al haber sido acusado formalmente por varias mujeres de abuso sexual y violación, lo que está judicialmente sustentado.

Diputado federal, hasta tres veces candidato a gobernador de Guerrero, presidente municipal de Acapulco, e inclusive senador de la república, es uno de los protegidos de AMLO, quien se propuso hacerlo gobernador de Guerrero, pero el INE se lo impidió debido a las irregularidades cometidas en su precampaña, lo que no impidió que impusiera como gobernadora a su hija Evelyn Salgado Pineda.

El personaje es una colección de aberraciones, que van desde ser detenido orinando en la vía pública en la Ciudad de México, en estado de ebriedad, hasta ser acusado de cuestiones tan delicadas como el haber entregado al crimen organizado la plaza del puerto de Acapulco, durante los tres años que estuvo al frente del gobierno local.

Como los otros dos, es un golpeador verbal de todo aquel que se considera un “enemigo” del actual gobierno, pero llega a extremos grotescos y a excesos, como el último: convertirse en el principal promotor de la reelección de López Obrador, después de transcurrida la llamada consulta de revocación de mandato.

Abiertamente y con absoluto desparpajo ha propuesto que AMLO debe ser reelecto como presidente.

Es un habitual visitante de Palacio Nacional y tiene acceso directo al presidente de la república, por encima inclusive de algunos ministros y funcionarios de primer nivel del gabinete.

MARIO DELGADO, EL PRESIDENTE DE MORENA

La cuarteta la completa Mario Delgado, un político mucho más joven (49 años), pero con un delicado historial de corrupción y el propósito evidente de hacerse de una carrera política, utilizando su posición, para lo cual ha de agradar al líder supremo hasta la ignominia y como un aplicado muñeco de ventrílocuo, para lo cual tiene una enorme competencia.

Gente de Marcelo Ebrard, de quien fue tesorero en su periodo de gobierno en la Ciudad de México, está estrechamente relacionado al fraude de la Línea 12 del Metro, la “Línea Dorada”, por un desfalco calculado en 12 mil millones de pesos.

En el lugar de un discurso moderno de izquierdas y de un verdadero liderazgo moral y político, Mario Delgado se ha convertido en un golpeador más de la 4T. Mientras el partido que dirige es un caos estructural, él nada ventajosamente en ese río revuelto y explota la imagen de López Obrador, al mismo tiempo se sigue fielmente las órdenes que surgen del palacio nacional.

Comentarios de Facebook

Etiquetas: , , , , , , , , , ,



Redacción




Previous Post

Ricardo Mejía Berdeja; las mutaciones del 'bebesaurio'

Next Post

La inflación en México supera el 7.2 %





You might also like


More Story

Ricardo Mejía Berdeja; las mutaciones del 'bebesaurio'

Por: Eduardo Rodríguez Se educó en el viejo priísmo coahuilense y fue diputado local a los 26 años. Al no conseguir...

9 May, 2022