La oferta educativa: insuficiente y aberrante

La oferta educativa: insuficiente y aberrante

Por: Eugenia Rodríguez

En el primer cuatrimestre de 2023, 40 de cada 100 empresas mexicanas tenían dificultades para encontrar personal, lo que es mayor al primer cuatrimestre de 2022, cuando la dificultad la tenían 27 de cada 100 empresas, lo cual era, y es, el principal problema de los empleadores, de acuerdo a la información proporcionada por la coordinadora de Mercado Laboral y Comercio Exterior de la IMCO, Ana Bertha Gutiérrez.

Esta información es el resultado de una encuesta realizada a nivel nacional y coincide con las declaraciones del presidente nacional de Coparmex, José Medina Mora, quien ha afirmado que actualmente existen en México entre 1.2 y 1.6 millones de puestos vacantes.

El 87% de las empresas participantes en esta última encuesta manifestó tener problemas para encontrar al personal que está tratando de contratar para ocupar cargos vacantes que requieren de una calificación, que va desde lo administrativo a lo técnico, especialmente en el sector de la industria de la transformación y en empresas con uso extensivo de tecnologías.

Esta situación es una aberración del sistema educativo mexicano, que no está vinculado en buena medida a las necesidades reales de la sociedad, en este caso específico del mercado de trabajo y las transformaciones y necesidades que este está demandando.

Si no se pueden cubrir las necesidades de la demanda laboral de hoy, habrá que imaginar cómo está la perspectiva a mediano y largo plazo, lo que es muy grave si se parte del fenómeno llamado de la reubicación de empresas a nivel internacional (o nearshoring), que es una oportunidad histórica que tiene México, pero, por incapacidad e ineptitud, puede sólo aprovechar una parte muy chica de este importantísimo proceso.

Tenemos universidades públicas con facultades de leyes que tienen poblaciones de más de mil alumnos, lo que implica que anualmente cada una lanza al mercado laboral hasta más de 200 abogados, en un mercado donde esta profesión ya está completamente saturada; pero, lo aberrante es que se desea aumentar aún más la matrícula.

Un caso todavía peor es el de las facultades de contabilidad y administración, con poblaciones por encima de los dos mil alumnos, en un mercado también completamente saturado.

Hay carreras, como la de Ciencias de la Comunicación, que se ofrecen en la región lagunera hasta en seis universidades diferentes, entre públicas y privadas, cuando el mercado laboral para esa carrera es sumamente limitado en la región, pero además la formación que se ofrece es de baja calidad, con lo cual las cosas empeoran.

Se habla de atraer nuevas empresas, la mayoría de ella de alta tecnología, pero el problema es que el sistema educativo, tanto oficial como privado, no está egresando graduados en especialidades técnicas de vanguardia, mucho menos ingenierías, porque esas son mucho más exigentes desde el punto de vista académico y, en consecuencia, docente.

Hay toda una problemática, que va desde salarios miserables a los docentes, para un nivel de licenciatura y bachillerato, hasta un irresponsable mercantilismo, donde poner una “universidad” es un negocio que presenta una oferta educativa irresponsable, en todo sentido.

Y nadie quiere jalar de esa cobija porque destaparía un mundo de incoherencias, fraudes y trapacerías. Un mundo que tiene mucho de ficción y, en consecuencia, es ajeno a la realidad social.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: