Vergonzoso espectáculo con la planta de Tesla

Vergonzoso espectáculo con la planta de Tesla

Por: Álvaro González

Lo que ha sucedido con el manoseo político de la instalación de la planta de automóviles de la empresa Tesla en Nuevo León ha sido un espectáculo vergonzoso, propio de una república bananera y no de un país como México, la economía 17 del mundo, aún con toda la incompetencia de la clase política y la mediocridad de una parte de su clase empresarial.

Solo una gran ignorancia o una gran irresponsabilidad explican el espectáculo que ha dado el actual gobierno federal y su vergonzante coro de acólitos.

Las cosas de origen eran, como deben ser en estos casos, muy claras y con una lógica de negocios que no es ningún misterio para entenderla perfectamente.

La empresa Tesla decidió instalar una nueva mega planta para la producción de automóviles eléctricos, para lo cual puso a trabajar a su equipo de expertos en desarrollo de nuevos proyectos, cuyo primer paso consiste en el diseño completo, lo que define todos los requerimientos que necesita una planta de tales características y, enseguida, realizar una labor de búsqueda de las mejores alternativas para su instalación, lo que debió de llevarles al menos un año, todo el 2022.

Una vez que evaluaron todas las alternativas, se determinó que la mejor opción era el municipio de Santa Catarina, en la zona metropolitana de Monterrey, lo cual fue aprobado por Elon Musk, el propietario de la empresa y considerado, en la lista de Forbes, como el hombre más rico del mundo.

El siguiente pasó fue contactar al gobierno de Nuevo León y al gobierno federal para realizar la negociación y convenir todo lo que en esos casos procede, como terrenos, suministro de energía, conectividad, cuestiones fiscales, etc.

Hasta ahí toda iba bien y de forma normal, porque, además, aunque la de Tesla es una giga-planta, México es uno de los principales fabricantes de automóviles en el mundo, con varios complejos automotrices enormes operando desde hace décadas en el país, lo mismo de inversión estadunidense que europea o japonesa. No somos nuevos en esto en ningún sentido y tenemos experiencia sobrada.

El manoseo y el ridículo comenzó cuando a nuestro señor presidente, Andrés Manuel López Obrador, secundado por el servilismo del ministro de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard, se le ocurrió que la planta no debería estar en la zona metropolitana de Monterrey sino en Tula, Hidalgo, cerca del nuevo y fantasmal aeropuerto Felipe Ángeles, AIFA.

Y el propio AMLO anunció en su conferencia mañanera, como si fuera una más de sus diarias ocurrencias, que no iba a haber permiso para que la planta se instalara en Nuevo León, porque ahí ya no hay agua, así que no iba a haber permisos, lo que era tajante, definitivo.

Con todo y que es un muchacho, el gobernador de Nuevo León, Samuel García, tenía ya información privilegiada sobre la instalación de la planta, y el asunto del uso de agua tratada, que es relativamente muy poca, ya estaba resuelto, pero la postura del presidente se volvió sumamente incómoda y podía generar problemas con Elon Musk.

EL RIDÍCULO COLECTIVO

Las declaraciones de AMLO echaron de inmediato a andar toda la corte del servilismo que, penosamente, concentra el morenismo. En cosa de días ya se estaba hablando de que Tesla se debería instalar en un estado sureño, con mucha agua. Surgió también un grupo de gobernadores, incluidos el de Michoacán y hasta el de Oaxaca, que ofrecían su estado para la instalación, todos ellos con una ignorancia pasmosa sobre la industria automotriz.

AMLO volvió a declarar que él se entrevistaría personalmente con Elon Musk para tratar lo de la instalación de Tesla, y Marcelo Ebrard haciéndole el coro y alentando la desmesura.

Y finalmente habló con Elon Musk. No se requiere ser un vidente para imaginar a López Obrador en su penosa conferencia privada, tratando de convencer al empresario más poderoso del mundo, para que instalara la planta donde a él se le ocurría.

Debieron de requerirse muy pocos minutos para que el empresario lo escuchara y enseguida le explicara por qué quería la planta en Santa Catarina y no le interesaba ningún otro lugar. Las explicaciones debieron ser lo suficientemente claras y contundentes para que AMLO se quedara sin argumentos y pasara a recular, a través de la intermediación de un Marcelo Ebrard que debió pasar un momento por lo menos bochornoso, pero como AMLO no sabe ni lo más mínimo de inglés, Ebrard podía ser amable y emprender la retirada.

Y al día siguiente, pues con la pena; que la planta siempre sí se instalaría en Santa Catarina, con todo y el ridículo presidencial, pero como los testaferros desconocen la mesura, entonces había que decir que la llegada de Tesla “era un gran logro del señor presidente”, como dijo Claudia Sheinbaum, la precandidata presidencial predilecta, quien no se agacha más porque lo que sigue es el piso.

Elon Musk
Elon Musk Opens Tesla’s Chinese Plant As Era Of Real Competition Begins
Elon Musk, chief executive officer of Tesla Inc, at the Axel Springer Award 2020. Photographer: Liesa Johannssen-Koppitz/Bloomberg

Elon Musk dio el siguiente paso: hacer la presentación de la nueva inversión de Tesla en México, para lo cual se organizó un evento especial en Austin, Texas, al cual fue invitado especialmente el gobernador de Nuevo León, Samuel García, quien fue gustoso, pero ya el tema de Tesla se había vuelto algo saturante, exagerado, en todos los medios de comunicación, como suele pasar con cada tema que se pone de moda y se manosea de semejante manera.

Para quienes realmente conocen del asunto, que es todo el sector automotriz, incluyendo las grandes plantas y toda la red de empresas que giran en torno a estas, Tesla es una muy buena noticia, que generará, además de miles de empleos directos e indirectos, una oportunidad de negocios muy importante, que implicará la ampliación de algunas plantas ya instaladas de suministro de autopartes y la apertura de algunas nuevas, lo que abarca principalmente al estado de Nuevo León, al sureste de Coahuila y, si se ponen a trabajar con diligencia en ello, le salpicará también a la región lagunera, pero en una proporción menor.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: