Alerta por consumo de ‘cristal’ en La Laguna

Alerta por consumo de ‘cristal’ en La Laguna

Por: Álvaro González

Es una droga devastadora que puede acabar con una persona adicta en tan solo algunos meses.  Su consumo se ha disparado en la región lagunera, de 1.8% en 2015 a 37% en 2018. La mayor parte quienes la consumen son jóvenes.

El “cristal” es una droga de diseño, una metanfetamina elaborada a partir del acetato de pseudoefredina, una sustancia que anteriormente se utilizaba en algunos medicamentos antigripales a bajas concentraciones.

La alerta se prendió en marzo de 2007, cuando las autoridades federales confiscaron la impresionante cantidad de 207 millones de dólares en una lujosa residencia de la colonia Las Lomas en la ciudad de México, propiedad de Zhenli Ye Gon, un mexicano de origen chino radicado en México que se dedicaba a la producción y comercialización de sustancias químicas base para la producción de metanfetaminas.

Hasta ahora la incautación de los 207 millones de dólares en efectivo es la más grande que se ha realizado en la historia criminal del país.

En sus declaraciones, ante una corte norteamericana, Zhenli Ye Gon, que se volvió famoso en los medios por su frase “coopelas o cuello”, reconoció haber traficado al menos 20 toneladas de materiales químicos destinadas al narcotráfico, pero tanto las autoridades federales mexicanas como la DEA consideran que el cálculo es muy pequeño para las cantidades de dinero que manejaba Ye Gon, a quien le fueron detectadas tan solo en Las Vegas apuestas hasta por 125 millones de dólares, entre el despilfarro y el lavado de dinero en favor de políticos mexicanos.

Ese caso debió ser el foco rojo de que el mercado de la drogas de diseño a base de metanfetaminas, entre las cuales el “cristal” es la más importante, estaba en una agresiva expansión tanto hacia el mercado norteamericano como hacia el mercado mexicano, que ha estado en un constante crecimiento desde la década pasada, pero en los últimos tres años su comportamiento puede considerarse como alarmante.

UNA DROGA DEVASTADORA

Rafael Mora Garza, director de los Centros de Integración Juvenil en Torreón, comenta que hasta el año 2015 apenas un 1.8% de las personas con problemas de adicción que acudían a los centros estaba consumiendo “cristal”, como la droga de mayor impacto, pero en 2016 esta proporción da un brinco inesperado hasta un 16% y sigue subiendo.

La alarma se enciende en 2018, pues los medidores en septiembre indicaron que el porcentaje se ha incrementado hasta un 37% y podría cerrar el año en un 40% o más. Nunca una droga había experimentado un crecimiento tan agresivo en el periodo que tienen funcionando los Centros de Integración Juvenil en Torreón, que atienden un promedio de 800 personas al año, 600 de los cuales son gente nueva y 200 a las que tienen un tratamiento y un seguimiento anterior a 2018.

¿Pero por qué es tan delicado el consumo del “cristal? Rafael Mora lo expone:

“Esta droga acelera las funciones del Sistema Nervioso Central, el adicto se comporta muy activo, sin cansancio, sin dormir, “a madres” como dicen ellos mismos. Se pierde el hambre y pueden durar hasta 3 o 4 días sin poder dormir, por lo mismo comienzan a registrar, en cosa de tres meses o cuatro meses, una disminución muy notoria de peso; llegan aquí flacos, flacos, muy deteriorados físicamente.

“Uno de los aspectos más graves es que el adicto al cristal desarrolla un instinto muy agresivo, muy violento y esto incluye el aspecto sexual, porque se pierde el control al alterarse la función cerebral, por lo que se vuelven personas muy violentas contra todos, incluyendo la propia familia.

Según Rafael Mora, esta variante de la metanfetamina resulta sumamente más adictiva que otras drogas como la cocaína o la heroína. “En esta droga la escalada de la cantidad y frecuencia de la dosis se da de forma muy rápida, lo que los puede llevar a ser personas muy violentas si no tienen recursos para comprar la droga; pero a diferencia de un ratero o delincuente común, que utiliza un arma para amagar o intimidar, el adicto al cristal pierde toda noción de control y puede cometer actos de violencia muy irracionales, por ejemplo asaltar a una persona mayor y golpearla o atacar a una mujer sin amagarla para quitarle su bolsa”.

“El instinto sexual se exacerba, pero sin un control del comportamiento social, por lo que es muy fácil que caigan en el abuso sexual o en la violación.” En contraste con la marihuana, Mora explica que esta droga sintética “sí está relacionada de manera directa con la violencia y con los delitos del orden sexual, lo que explica muchos actos delictivos que se cometen”.

Al preguntarle cuál es la causa de que el consumo de “cristal” esté teniendo en la laguna un incremento tan súbito, Rafael Mora responde:

“No lo sabemos exactamente, pero por la experiencia de quienes acuden a los centros en busca de ayuda, todo indica que las organizaciones dedicadas al narcotráfico están promoviendo su venta y su distribución es más agresiva, por medio de la red de “puchadores” que controlan. Además no es una droga muy cara; por ejemplo es más barata que la cocaína o que la heroína y engancha casi de inmediato a sus consumidores.

Finalmente, Rafael Mora comenta que a diferencia de drogas como la mariguana o la cocaína, con las cuales el consumidor puede más o menos disfrazar uno o hasta dos años su adicción, en el caso del “cristal” se vuelve evidente su consumo en no más de tres o cuatro meses debido al trastorno del comportamiento que genera y los estragos que le provoca a la salud de la persona, lo que se vuelve inocultable ante su familia.

Este tipo de adicción requiere de una atención pronta por parte de alguna persona calificada profesionalmente.

Como en casi todo en lo relacionado con el mercado negro de las drogas, las autoridades policiacas y en general las instituciones públicas encargadas de la seguridad y la atención social no están haciendo nada respecto este cambio de tendencias de las adicciones, donde están irrumpiendo drogas más duras y peligrosas como el “cristal” que, hoy, es la droga de moda en la región lagunera, con todas las consecuencias que ello tendrá para cientos y hasta miles de jóvenes.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: