Dos bloques en Morena Coahuila rumbo a 2023

Por: Gerardo Lozano

     Después de la muy polémica elección de los 70 consejeros o congresistas de Morena de Coahuila, donde se dio de todo: acarreo, fraudes, compra de votos, amenazas y hasta conatos de violencia, el pasado 31 de julio, la militancia y las bases del partido oficial quedaron muy lastimadas y, en consecuencia, con fuertes reservas sobre lo que va a suceder con el proceso rumbo a las elecciones de 2023.

     Ya con los 70 congresistas electos, “haya sido como haya sido”, para usar esa frase del cinismo de la política nacional, se llevó a cabo la designación del Comité Ejecutivo Estatal y fue ratificado en el cargo Diego del Bosque, quien tuvo como opositor a Raúl Sosa, con lo cual los precandidatos Luis Fernando Salazar y Armando Guadiana al parecer resultaron beneficiados, mientras que Ricardo Mejía Berdeja resultó perdedor, ya que impulsaba a Raúl Sosa, una gente de la región carbonífera, de donde hay fuertes señalamientos que está saliendo el dinero para la precampaña del subsecretario de seguridad.

     Lo que sí se pudo apreciar en la ratificación de Diego del Bosque, es que la militancia y las bases reales del partido están en contra de la llegada de “chapulines” o arribistas de otros partidos a Morena, en especial del PRI, lo que se ve como un mensaje directo a Ricardo Mejía, quien se ha dedicado a tratar de persuadir a ciertas figuras del priismo para pasarse a Morena, lo cual festeja en las redes sociales.

     Otro asunto que está pesando es que la militancia y las bases están exigiendo que, cualquiera que sea el candidato electo, debe de tener arraigo en Coahuila y en el partido, lo cual en nada beneficia a Ricardo Mejía Berdeja.

      Viendo cómo se están perfilando las cosas, en Morena se ha formado un grupo de expriistas, encabezados por Mejía Berdeja, lo que no es bien visto por los morenistas con arraigo en Coahuila, lo que tendrá que cuidar el dirigente nacional, Mario Delgado, si no desea que se dé el mismo problema que se presentó en Durango, con el grupo de expriistas encabezados por Marina Vitela.

      El consejo estatal de Morena de Coahuila puede elegir un candidato, pero está visto que esto no es determinante en la designación oficial y, desde la dirigencia nacional y desde palacio nacional podía designar a su propio candidato, pero eso puede acarrear una grave división interna del partido, además de que los simpatizantes, quienes son los que finalmente pueden decidir la preferencia del voto, tampoco parecen ver con buenos ojos el acudir a votar por un grupo de expriistas, que, renunciando a su filiación a última hora, quieren subirse al carro de Morena, en lo que es un acto de “chaqueteo” nada edificante y nada honorable.

     De esta forma se perfilan ya dos bloques al interior de Morena en la lucha por la candidatura a gobernador para 2023, pero habrá que ver lo que decide la militancia que, como parece bastante claro, lo que quiere es arraigo y compromiso con las bases del partido y los simpatizantes de parte de quien sea designado.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: