Breaking

Olvidamos que somos desierto

Editorial / Opinión / Opinión Principal / 5 abril, 2022

EDITORIAL ABRIL 2022

Cuando se viaja desde la Comarca Lagunera por tierra a cualquier destino lo primero que te resulta impresionante es que estamos en medio del desierto; que si no fuera por el padre Nazas, no habría vida humana posible o esta sería de mera sobrevivencia para unos cuantos habitantes viviendo en condiciones precarias.

Hemos perdido la capacidad de asombro, cuando la colonización de la región se dio hace apenas poco más de un siglo, y ya estamos terminando con reservas de agua subterráneas que duraron en formarse millones de años.

Resulta increíble que, siendo habitantes del desierto, no tengamos la más indispensable cultura del uso del agua, ni en la producción agropecuaria, que es devastadora, ni en el uso para consumo humano.

Es increíble que los organismos municipales operadores de agua potable desperdicien el 52% del agua que extraen, por ineficiencia de las redes de conducción, pero también es increíble que más de la mitad de la población no pague el servicio de agua potable, cuando es el servicio más indispensable que recibe.

La corrupción de estos organismos administradores del agua es un pecado mayor, que debería de ser castigado severamente y, sin embargo, se ha vuelto crónico por décadas.

Los grandes agricultores han hecho lo que han querido con el uso del agua y son, sin justificación alguna, los principales responsables del agotamiento por sobreexplotación de los mantos acuíferos, conscientes de que, en el peor de los casos, ahí está el padre Nazas para seguirlo explotando.

El nuevo proyecto de Agua Saludable para La Laguna es el símbolo del fracaso en la administración de las reservas de agua de la región y, también, es el símbolo de la inexistencia de una cultura del agua entre la población, donde deberían existir, por encima de todo, la conciencia y la responsabilidad de saberse habitantes del desierto.

Ese eslogan pretencioso de que “vencimos al desierto” es tal vez la más grande mentira que se ha dicho. Al desierto no se le vence; se aprende a vivir responsablemente en él.

Comentarios de Facebook

Etiquetas: ,



Redacción




Previous Post

La UAdeC da a conocer graves anomalías en nóminas, pensiones y hospitales

Next Post

El inframundo hospitalario del IMSS (segunda parte)





You might also like


More Story

La UAdeC da a conocer graves anomalías en nóminas, pensiones y hospitales

Por: La Redacción/ Agencias Ante el colapso de sus finanzas y los análisis financieros que hacen prever problemas sumamente...

5 April, 2022