El pop es femenino (Parte 1)

El pop es femenino (Parte 1)

Por: Daniel Herrera

No es nuevo, los grupos femeninos siempre han funcionado en la música pop. Lo que me parece interesante es que sean ellas quienes, en este momento, parecen definir con mucha claridad hacia dónde debe moverse el género. 

De pronto el pop pertenece a las mujeres. No es que sea algo nuevo. Claro, las caras conocidas son casi las mismas. La muy galardonada por el Grammy Taylor Swift, un tsunami del mercado que arrasa con todo. 

Luego están las siguientes mujeres del pop en escala descendente según la escalera de la fama. Algo que no sirve para hablar de calidad musical. 

Por ahí aparece Billie Eilish, también muy famosa y premiada, menos apabulladora y con una fama moderada frente a la Swift. Tiene el récord de ser la primera estrella pop nacida después del 2000 en llegar a ser conocida en muchos lugares. Su primer álbum es lo que se esperaría de una adolescente que escribe canciones. Ahora, mucho más madura, abandonó la oscuridad y hace música más luminosa. 

Luego, Olivia Rodrigo. Una de mis favoritas, debo decir. Olivia parece que se alimentó del rock que escuchaban sus padres. También tiene una vena romántica que no me entusiasma tanto. En realidad, lo que me agrada de ella es que no le teme al ruido, a las guitarras distorsionadas y a los sonidos poco armoniosos. Eso sí, su voz siempre sobresale y jamás jugará en las ligas de rock. Siempre estará en ese cómodo lugar del pop rock. Pero no queremos ruido y furia todo el tiempo. El pop cumple con una característica armónica necesaria en el mundo actual: alimentación musical rápida, nada de complicaciones y mucha diversión.

Buceando en el mundo del pop femenil me encontré a dos bandas que me han dejado entusiasmado porque todavía existen canciones sencillas, pero inteligentes. Por un lado, las canadienses The Beaches, ya algo veteranas en este mundo y las inglesas Last Dinner Party, novatas y festejadas por el mundo del rock a pesar de que son más pop. 

Si seguimos buceando en el pop anglo, van a aparecer las muy girly Boygenius y luego las más alternativas Wet Leg. 

Se puede ir más a fondo y hallar a Girl Ray o a La Luz o Eruca Sativa o a Band-Maid. En distintos idiomas, los grupos de mujeres que combinan otros géneros con el pop o que tienen un sentir pop parecen poblar el streaming más allá de los Emmys y otro tipo de premios.

No es nuevo, los grupos femeninos siempre han funcionado en la música pop. Lo que me parece interesante es que sean ellas quienes, en este momento, parecen definir con mucha claridad hacia dónde debe moverse el género. 

Pienso que existen algunas coincidencias en sus formas de hacer arte.  Lo encuentro en las letras. En ellas encuentro las preocupaciones del mundo femenino, cierta obsesión con el desamor y mucho desprecio hacia los hombres que formaron parte de la vida en el pasado. 

No hay aquí tanto deseo amoroso y sí mucho deseo de venganza. Claro, también hay canciones de amor y sexo, pero pienso que son las menos. Los temas dependen del género, aunque todas terminan tocando pop. Con pop me refiero al sentido de vender su música de forma masiva, con estructuras armónicas reconocibles y configuradas como cualquier escucha espera por adelantado, y con sonidos amables a pesar de las guitarras distorsionadas o los acordes menores. 

Las diferencias son aquellas que nos permiten distinguir quién está cantando y tocando. Lo que me llama la atención es que, al contrario de muchos grupos masculinos, cada uno de los ejemplos que voy a dejar aquí tienen un sello particular y es sencillo diferenciar su sonido.

Como es imposible abarcar a todas las mujeres donde podría arrancar con Miley Cyrus y terminar con The Warning, he decidido enfocarme en seis grupos y solistas.

The Beaches es una banda conformada por dos hermanas y dos amigas. Hacen pop desde hace más de 10 años y para ser canadienses suenan muy californianas. Se han mantenido en el camino del rock gracias a la tenacidad que da la juventud. Por otro lado, el sonido que tienen es fresco, rítmico y amable. Se decantan por un pop bubble gum. El andamiaje de sus canciones es racional y perfectamente medido. Saben agradar y sus melodías se agarran a la mente por días. Es pop rock de alta calidad. Un producto que va más allá de la comida rápida. Hay música sencilla que sigue funcionando y funcionando aunque pase el tiempo. Esa es la diferencia de The Beaches con otras propuestas que desaparecen en la maraña musical diaria. 

A diferencia de The Beaches, las chicas de The Last Dinner Party tienen una intención distinta cuando hacen su música. Su pop es mucho más elaborado. Si The Beaches por momentos recuerda a B-52’s, The Last Dinner Party cita como influencias a Bowie, pero también hay mucho art-rock, Kate Bush y Roxy Music. Su sonido es muchísimo más complejo, pero en realidad no proviene de habilidades extraordinarias de sus integrantes. No estamos ante un grupo de virtuosas en donde cada una hace solos donde le dan vuelta a la luna y regresan a tierra. Es mucho más interesante que este grupo de jóvenes mujeres saben crear atmósferas y sentidos musicales donde el todo es mucho más importante que las individualidades. Quizá por eso casi no se mueven en el escenario y dejan el peso del show a su extraordinaria cantante, ella sí, una virtuosa bien definida. Afirman que son un grupo donde la mitad de sus integrantes son introvertidas. No lo parece porque sus vestuarios, sus letras y su música se entrelazan creando algo así como personajes elegantes y decadentes en cada una de ellas. En este momento son el grupo más famoso de Reino Unido. Espero que sigan haciendo lo que han estado haciendo. Su álbum debut es una pequeña joya del rockpop actual. 

Continuará el próximo mes…

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: