Una de cada tres personas LGBTIQ+ de entre 13 y 24 años intentaron quitarse la vida en México; ¿qué está pasando?

Una de cada tres personas LGBTIQ+ de entre 13 y 24 años intentaron quitarse la vida en México; ¿qué está pasando?

Agencias/Redacción  

La asociación The Trevor Project advirtió este Día Internacional contra la Lesbofobia, Homofobia, Transfobia y Bifobia, de “datos bastantes alarmantes” en México

La asociación The Trevor Project advirtió el pasado 17 de mayo, Día Internacional contra la Lesbofobia, Homofobia, Transfobia y Bifobia, de “datos bastantes alarmantes” en México, donde una de cada tres personas LGBTQ+ de entre 13 y 24 años intentaron suicidarse el año pasado.

La proporción sube a más de la mitad de esta población al contemplar a todas las personas que reportaron haber “considerado seriamente el suicidio”, expuso en una entrevista con EFE la directora ejecutiva de The Trevor Project México, Edurne Balmori.

“Lo que hay detrás son factores de riesgo que seguimos viviendo en nuestro país, o sea, la discriminación, la homofobia, la violencia, el discurso de odio. Y son justo los factores a los que hay que darles la vuelta, convertir esos factores de riesgo en factores de protección”, indicó la activista.

La organización, que desde hace dos años provee en México de servicios de crisis a personas LGBTQ+ para prevenir suicidios y atender su salud mental, realizó a más de 10.000 participantes la ‘Encuesta Nacional de Salud Mental de Juventudes LGBTQ+ 2024’ con apoyo de la Asociación por las Infancias Transgénero y Yaaj.

Prevalece la violencia pese a los avances legales

La directora de la organización lamentó que, pese a los avances legales, en México prevalezca la discriminación y la violencia, lo que “puede hacer que una persona sea más propensa al suicidio”.

Como ejemplo, citó que más de siete de cada 10 jóvenes LGBTQ+ señaló haber sufrido discriminación en el último año, mientras que el 28 % reportó haber recibido amenazas directas o abusos físicos por su orientación sexual o identidad de género.

“Entonces eso se convierte en un factor de riesgo de una persona, de no vivir en paz en el contexto que tenemos en México”, apuntó.

Entre las personas LGBTQ+ que intentaron suicidarse, el 77 % lo relacionó con su situación familiar y el 60 % con el ambiente escolar.

Del total de la población encuestada, el 14 % indicó que alguna vez se quedó en la calle, huyó o su familia la expulsó de casa.

“Esos datos nos dicen que en los entornos en donde deberíamos encontrar el primer espacio seguro, el primer espacio de apoyo, es donde está haciendo falta”, mencionó Balmori.

La representante de The Trevor Project México destacó que el país “ha dado pasos grandes” a nivel legal, como la legalización del matrimonio igualitario, el reconocimiento a la identidad de género de personas trans en más de 20 estados y, a partir de este año, la prohibición de las llamadas ‘terapias de conversión’.

“Pero, sin duda, siempre hace falta trabajo de estar ahí y asegurarse de que no solamente esté la ley, sino que se aplique luego ya de que esté”, matizó.

UN MENSAJE CONTRA EL ODIO ESTE 17 DE MAY

La activista enfatizó que, este Día contra la LGBTfobia, el mensaje es que los pensamientos suicidas y los problemas de salud mental no van ligados a la identidad ni a la sexualidad de las personas, sino al entorno, por la exclusión, la estigmatización y falta de oportunidades.

También pidió a las personas de la diversidad sexual acercarse a los servicios de crisis que ofrece la asociación, como su página web, chat en línea y su número de WhatsApp, para que se den cuenta “de que la ayuda que necesitan existe”.

“El otro mensaje es que no dejemos de luchar para que esos factores de riesgo, como lo son la discriminación, violencia y discursos de odio, sea algo que eventualmente desaparezca, sea algo que no sigamos teniendo en nuestro país”, remarcó.

“Si convertimos esos factores en protección, en apoyo, en respeto, en escucharnos, en hablar, podemos literalmente salvar vidas”, concluyó. 

OTROS ENFOQUES DEL FENÓMENO LGBT

Revista de Coahuila le pidió a la doctora Ana María Garza González, psicoterapeuta especializada en terapia familiar, graduada por la Universidad de Nuevo León y la UCLA, Universidad de California en Los Ángeles, con 30 años de experiencia en consulta privada e instituciones de asistencia, un análisis de los datos proporcionados por The Trevor Projet, a la luz de un enfoque psicológico clínico.

“Es un hecho que una parte importante de los miembros de la comunidad lésbico, gay y otras gentes con una preferencia no heterosexual, enfrentan lo que dice esta institución: discriminación, homofobia, en algunos casos violencia y lo que se denomina como discurso de odio, pero el intento o la consumación de suicidio es un trastorno de la personalidad sumamente delicado, que tiene antecedentes que deben ser analizados y, en su caso, tratados, porque lo común es que una persona que tiene pensamientos suicidas lo manifieste, inclusive que lo intente, pero solo una parte muy pequeña, afortunadamente, lo consuma”, expone la especialista.

 

-¿De lo que expone The Trevor Project que datos le parecen más relevantes?

– Desde el punto de vista de la psicología los datos más relevantes que mencionan es que el 77% de quienes intentaron suicidarse está relacionado con su entorno familiar y un 60% con su entorno escolar, esto nos está diciendo que el problema principal se da al interior de las familias y es ahí donde debe atenderse, por medio de ayuda, es decir terapia familiar.

 

-¿Hay otro dato relevante desde su punto de vista?

– Si, el índice de intento de suicidio que ellos están reportando en esta comunidad (uno de cada tres) es altísimo, si tomamos como referencia el índice de la población en general, en este caso jóvenes. Cito de memoria, pero el índice en México está entre 7 y 10 casos por cada 100 mil habitantes entre la población de adolescentes y jóvenes, como máximo.

 

– ¿Qué reflejaría este dato?

– Creo que nos está diciendo que en este grupo social hay jóvenes con problemas de carácter psicológico que no están siendo debidamente atendidos. Hablo de una atención personal de cada caso, que debe ser realizada por un especialista y pienso, con todo respeto, que la comunidad LGBT maneja un cierto discurso colectivo, como el que se mencionó de la discriminación, la homofobia, la violencia y el discurso de odio, pero no nos podemos quedar en un discurso, necesitamos analizar que esta pasando de fondo desde el punto del estudio de la personalidad y me parece, también con todo respeto, que esta comunidad, sobre todo quienes hacen de voceros, están muy a la defensiva y muchas veces poco abiertos a enfoques distintos y al estudio profesional del por qué de ciertas preferencias sexuales.

 

– ¿Podría ejemplificar esto último que menciona?

– Sí, una persona que ha optado por una determinada preferencia sexual puede estar enfrentando conflictos muy diversos, como pueden ser de identidad, de depresión, de relación de pareja, de relaciones familiares básicas, de aceptación. Un joven que intenta suicidarse puede estar pasando por una profunda depresión y habría que analizar a qué se debe esta, pues el hecho de tener una preferencia sexual determinada puede ser solo un elemento.

 

– ¿Cuál es su experiencia profesional como terapeuta?

– Cada vez me encuentro con más frecuencia con el caso de adolescentes, hombres y mujeres, que viven un proceso de seducción por alguien de su mismo sexo, que puede ser una amiga o amigo, compañeros de escuela, y deciden entablar una relación que los lleva a la decisión de cambiar su condición heterosexual, pero no son conscientes de todo lo que ello significa; lo hacen dentro de un proceso de enamoramiento, algo romántico, pero no en plena conciencia que es algo que cambiará sus vidas. Por supuesto surge todo un conflicto familiar, sobre todo con los padres, con su familia en general, su círculo de amistades y muchas otras cosas que van a suceder y no lo están contemplando. Ese porcentaje de que el 77% que intenta suicidarse por problemas en el entorno familiar es contundente. No se habla del medio social amplio, sino de la propia familia, que es donde comienzan las cosas, donde estallan y donde se pueden resolver.

 

– ¿Cuál sería su conclusión en torno a la problemática que reporta The Trevor Project?

– Que nos podemos estereotipar en el hecho de que la comunidad LGBT sufre discriminación, un discurso de odio, homofobia o cierta violencia, para no ir más al fondo y analizar que una gran parte de estos jóvenes, por lo que dicen sus propias estadísticas, están enfrentando problemas serios en su personalidad; problemas que tienen que resolver en compañía de sus familias. Alguien que intenta suicidarse está decidiendo terminar con su vida. Hay un muy profundo problema existencial; requiere urgentemente de ayuda profesional.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: