Máynez, un voto inútil y un engaño de Morena

Máynez, un voto inútil y un engaño de Morena

Por: Eugenia Rodríguez

La estrategia de vender a Movimiento Ciudadano como el partido de la gente joven y la “nueva política” es un engaño más de Morena; una estrategia para distraer el voto opositor en su contra, sobre todo de sectores juveniles y ciudadanos desencantados del PRI y el PAN, que potencialmente pueden votar en contra del partido oficial.

Detrás del juvenil color anaranjado “fosfo” y de Jorge Álvarez Máynez, un candidato a la presidencia de apenas 38 años de edad, está un viejo político mezquino y corrupto de 73 años: Dante Delgado Rannauro, con una muy larga carrera dentro del PRI, que le llevó inclusive a gobernador interino de Veracruz por 4 años, por la decisión de Carlos Salinas de Gortari.

En Dante Delgado el calificativo de corrupto no es ninguna apreciación subjetiva, pues, siendo priista fue procesado penalmente en 1994 por el desvío de 450 millones de pesos, de aquellos, por lo que tuvo que pasar un año y tres meses en la cárcel de Pacho Viejo, Coatepec, Veracruz.

A su salida de prisión, resentido con el priismo que no encubrió sus trapacerías, funda en 1977 el partido Convergencia Democrática, que posteriormente pasa a ser Movimiento Ciudadano al inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Es, literalmente, el propietario de este partido, y ser propietario de un partido político en México es un gran negocio, como lo es el Partido Verde Ecologista de México. Usa anteojos de un juvenil color naranja, zapatos deportivos y chaquetas también deportivas del mismo color, pero realmente es un político viejo, con todos los vicios heredados del pasado. Lo de juvenil es tan falso como lo de “nueva política”.

Sencillamente aceptó un pacto con Andrés Manuel López Obrador para montar una campaña presidencial de distracción, de esquirol, para golpear a los partidos opositores.

MÁYNEZ, CANDIDATO POR ACCIDENTE

Jorge Álvarez Máynez si es joven, con apenas 38 años de edad, e iba originalmente a coordinar la campaña de Samuel García, gobernador de Nuevo León, como candidato a la presidencia, pero al verse impedido éste para ser candidato, Dante Delgado y Samuel García acordaron que fuera Máynez el candidato, sobre todo después de que Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, se opusiera abiertamente a que se designara un candidato externo.

Máynez es graduado por el ITESO y tiene maestrías por el Tecnológico de Monterrey, pero el trabajo le produce alergia, por lo que se decidió por la política para no cansar el cuerpo. Es, como se dice en el argot político, “un grillo”; y “un grillo” con rasgos de una gran pragmatismo y cinismo.

Se metió siendo un muchacho al PRD, donde lo hicieron dos veces regidor por su natal Zacatecas y por Guadalupe. Luego se pasó al PANAL, el partido propiedad de Elba Esther Gordillo, pero encontró que no había cargo público para evitar el ponerse a trabajar y entones decide pasarse al PRI, un partido al que critica hoy severamente, lo mismo que al PAN. Pero fue en el PRI donde propiamente despega su carrera política, pues lo hacen diputado local, todavía en Zacatecas.

Cuando termina la diputación por el PRI, en 2013, apenas a los 28 años, considera que le conviene más pasarse a Movimiento Ciudadano, donde lo han hecho dos veces diputado federal, lo que le ha librado en definitiva del trabajo.

El candidato de la “nueva política” ha estado pues en cuatro partidos diferentes, comenzó en su natal Zacatecas, pero encontró que es peligroso vivir en un partido gobernado por la delincuencia y por Morena, así que se pasó a Aguascalientes, donde radica actualmente. Un estado gobernado por el panismo donde se vive mucho más seguro.

Está casado, en segundo matrimonio, con Shara Aguilar Flaschka, hija de Rubén Aguilar, quien fue vocero del expresidente Vicente Fox, un personaje al que ataca cada que tiene la oportunidad. Él es pragmático, no hay problema.

Dante Delgado y Jorge Álvarez Máynez saben perfectamente que su función dentro de la contienda electoral es quitarle votos a la oposición, lo que les será ampliamente recompensado política y económicamente, pero están trabajando intensamente, sobre todo en las redes sociales, que es territorio de gente joven, para sumar la mayor cantidad posible de votantes.

Votar por Movimiento Ciudadano y Máynez es, en términos objetivos, votar por una oposición de ficción que jamás llegará al poder, porque ese no es su propósito. Su campaña es un engaño diseñado desde palacio nacional. Así de retorcida puede ser la política.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: