Si gana Morena, ¿habría problemas de seguridad?

Si gana Morena, ¿habría problemas de seguridad?

Buena parte del modelo de seguridad de Coahuila gira en torno al mando único y a la coordinación, entre el Gobierno del Estado, los gobiernos municipales, la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina.

Parece un lugar común el afirmar que si Morena gana la presidencia municipal de Torreón habría problemas de seguridad ¿Tiene algún fundamento plantear algo así o se trata de un mero recurso electoral?

La realidad parece indicar que la afirmación si tiene algunos fundamentos sólidos que deben ser considerados, partiendo del modelo de seguridad que tiene implementado hoy Coahuila.

Si Morena se hiciera de la presidencia municipal de Torreón, estaría controlando el gobierno de la ciudad que es, de facto, el eje sobre el cual gira toda la región lagunera, por más que esto no les guste escucharlo a los municipios de la parte de Durango.

Buena parte del modelo de seguridad de Coahuila gira en torno al mando único y a la coordinación, entre el Gobierno del Estado, los gobiernos municipales, la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina. 

Lo segundo es que en Coahuila no se aplica la política federal de “abrazos, no balazos”. Cuando hay necesidad sí se aplica la fuerza pública, y de manera enérgica.

Otro elemento es que un gobierno como el de Torreón tiene un centro de inteligencia equipado, en base al cual opera la policía municipal y presta todo el apoyo requerido al mando único.

Con un presidente municipal de Morena sucederían tres cosas básicamente:

-Se desarticularía, en la práctica, la coordinación a nivel regional y estatal.

-Se comenzaría a aplicar la política de “abrazos, no balazos” para estar a tono con el nuevo gobierno federal.

-Hay indicios, bien fundados, que a las campañas de Morena está entrando dinero negro, y esos son favores que se tienen que pagar al momento de ejercer un gobierno, como lo demuestra el caso del actual gobierno federal.

Hay que recordar que Torreón fue el municipio de Coahuila que más sufrió en el periodo negro de Humberto Moreira y Jorge Torres como interino. Llegamos a alcanzar niveles de barbarie demencial, pues Torreón, como centro regional y por su ubicación geográfica, es una plaza sumamente pretendida por el crimen organizado, quien, durante los últimos dos gobiernos estatales, no ha dejado de buscarla. Si Torreón se aislara como gobierno los riesgos de infiltración aumentarían.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: