Un tren de montaje al pasado

Por: Enrique Sada Sandoval 

La simulación de “inaugurar” algo que ya existía gracias a la obra de una gran figura histórica del país que tanto le hace sombra al presidente López, como Porfirio Díaz, sólo puede explicarse desde la ignorancia dolosa con que ha acompañado cada uno de sus actos.

En el año de 1898 la Secretaría de Comunicaciones publicaba las bases del traspaso del Ferrocarril Nacional de Tehuantepec para la construcción y conservación de los Puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos así como para el mejoramiento de las instalaciones de éstos en busca del mejor medio comercial de transporte interoceánico que, conectando el Golfo de México con el Océano Pacífico, rivalizara con el recién inaugurado Canal de Panamá en aquel entonces.

Para el 23 de enero de 1907, el presidente Porfirio Díaz inauguró el puerto y el ferrocarril, abriendo las puertas de la Estación de tren en Salina Cruz, Oaxaca. En dicha ceremonia puso los primeros sellos fiscales al primer cargamento del buque de vapor Arizonian, como símbolo de la apertura del tráfico comercial en el Istmo de Tehuantepec.

Las primeras cargas que lo atravesaron fueron 11,500 toneladas de azúcar de Hawái y con destino a Filadelfia, que venía en el Arizonian y que embarcaron en Salina Cruz, junto con 7,000 toneladas de mercancías trasladadas en el barco de vapor Lewis Lucckenbach que arribó en Coatzacoalcos desde Nueva York con nueva dirección interoceánica a los puertos de San Francisco, California; Seattle y Honolulu.

A manera de broma, es justo esto lo que el presidente ha pretendido vender a los medios-ignorantes en su mayoría-como si se tratara de algo nuevo, único y revolucionario; con maquinarias de diésel del siglo pasado, seguido por los viejos vagones habituales que realizan este mismo recorrido comercial que se hace ininterrumpidamente desde hace más de 116 años.

Como podremos ver, la simulación de “inaugurar” algo que ya existía gracias a la obra de una gran figura histórica del país que tanto le hace sombra al presidente López, como Porfirio Díaz, sólo puede explicarse desde la ignorancia dolosa con que ha acompañado cada uno de sus actos.

Lo mismo sucede con el Tren Maya, otro embuste preexistente que como proyecto de la iniciativa privada cuyas operaciones se suspendieron hace una década por incosteable. Anunciado incluso en la portada de la edición de Octubre del 2004 de la revista Playboy México junto a la despampanante Margarita Gralia como modelo, en las páginas 78 y 79 este negocio que se vendía como el Expreso Maya ofrecía justamente lo mismo que ahora pretende vender López como “innovador”, incluyendo vagón restaurante y bar, eso sí, con cocina regional e internacional de primera calidad en el menú y vagones con acabados interiores de madera fina. La diferencia en este caso es que este último refrito se realizó entre protestas públicas de repudio de los campesinos engañados por el presidente y Fonatur-como lo muestra en video una pasajera-con tramos inconclusos, sin conexión con otras estaciones faltantes y con fachadas de utilería simulando cadenas de restaurantes y negocios; algo que no pasó desapercibido para la opinión pública.

Sin embargo, no hay que olvidar que los señores feudales de la “Revolución triunfante” hicieron lo mismo que hoy se critica a López. Obregón y Calles se convirtieron en grandes terratenientes agricultores en sus terruños, Cárdenas-violando la Constitución que prohibía latifundios de más de 150 hectáreas por persona-inició la costumbre de los prestanombres como nuevo acto de corrupción para adueñarse de las mejores costas de Michoacán y Guerrero, Alemán se hizo dueño virtual del puerto de Acapulco y Echeverría inició un propio y nuevo emporio turístico-comercial en las desoladas playas de Cancún.

No obstante, la diferencia es que todos estos actos no fueron a costa del presupuesto del país y terminaron siendo fuentes de empleo tanto como detonantes de desarrollo económico nacional-regional a diferencia de estos negocios del actual presidente que sólo lo benefician a él y a sus familiares-conectando con su rancho, con el hotel de su prima Felipa y con las hectáreas de Nico, su chofer, como nuevos terratenientes-y que como “elefantes blancos” solo han sangrado al erario a costa de la Salud Pública, la Seguridad, la destrucción de patrimonio arqueológico y de la selva, en perjuicio de todos los mexicanos.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: