¿Qué proyecta la imagen de los candidatos a gobernador?

¿Qué proyecta la imagen de los candidatos a gobernador?

Por: Gerardo Lozano

En términos de imagen pública; de mercadotecnia político-electoral, los candidatos a la gubernatura de Coahuila proyectan una imagen completamente distinta, que provoca en los ciudadanos desde reacciones de simpatía y aceptación hasta el franco rechazo, aunque, vistas a través de la opinión recabada entre los electores, los cuatro tienen fortalezas y debilidades; lo importante es en que medida se da esta proporción y, lo más importante, de que manera son interpretadas.

Habrá que considerar que la apreciación de un candidato es difícilmente objetiva, analítica, lo que se da solo en un porcentaje menor de los ciudadanos. Lo común es que la apreciación sea lo que podríamos llamar un “golpe de imagen”, una impresión que esta en buena parte condicionada por la filiación partidista que se tenga, pero además por las corrientes de opinión que se van formando a través de años y de experiencias personales.

Sin embargo, restando a la clientela dura, radical, que está casada con un determinado partido o una ideología que traslada a la imagen del candidato, la mayoría de los electores tiene una apreciación más flexible, pero esta suele ser mucho más sencilla de lo esperado.

La imagen del candidato está también relacionada a unas pocas frases, positivas y negativas, no a un largo y complicado discurso. Se trata solo de un máximo de cinco frases, pero el promedio es de tan solo tres.

Revista de Coahuila realizó un cuestionario de opinión de imagen sobre los cuatro candidatos a la gubernatura, a través de su portal digital, y estos son los resultados más significativos, partiendo de una muestra de mil lectores; 50.3% de ellos mujeres y 49.7% hombres, con una edad abierta a partir de los 18 años de edad, todos ellos con credencial de elector.

MANOLO JIMENEZ, PRI-PAN-PRD

La imagen de Manolo Jiménez es definida por los entrevistados como la de “un candidato joven”, “está joven pero creo que puede hacer bien las cosas”, “se ve bien intencionado”. Al solicitar razones que les parecen importantes de lo que propone en su publicidad y en sus actos de proselitismo, en la parte positiva se menciona las palabras “seguridad”, “estabilidad”, “empleo” y “mejorar la vida”.

En la parte negativa, que representa el 35% de las opiniones emitidas, los entrevistados mencionan: “es del PRI y es más de lo mismo”, “no lo conozco, es gente de Saltillo”. A estas frases de asocian las de “yo prefiero conservar lo que ya nos esta dando el señor presidente”, “se ve un chavo medio cherry, como que no es raza”.

De los cuatro candidatos es el más identificado por los entrevistados: un 90% ha visto e identifica su imagen

FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

ARMANDO GUADIANA, MORENA

La imagen de Armando Guadiana es definida por los entrevistados como “el señor ya está grande para andar en política”, “es el candidato del presidente, pero mejor hubieran puesto al que estaba primero”, “se me hace chistoso el señor, como de la gente de antes”. Al mencionar razones importantes relacionadas con su publicidad y discurso, se hacen las siguientes referencias: “yo creo que nos garantiza que sigan los programas de ayuda”, “Pues ya lo pusieron a él, hay que apoyarlo”, “dicen que tiene mucho dinero y ya no necesita robar”.

En la parte negativa, que representa un 45%, los entrevistados se refieren a él como “el candidato que nos impusieron”, “Yo simpatizo con el partido del presidente, pero creo que va a ganar el PRI”, “Ya está demasiado viejo”.

Es el segundo candidato más identificado por los entrevistado: un 80% ha visto su imagen y lo identifica.

RICARDO MEJIA BERDEJA, PT

La imagen de Ricardo Mejía Berdeja es definida por los entrevistados como “es un candidato que habla a lo pelón”, “Mejor lo hubieran dejado a él como candidato”, “Creo que es una gente que esta muy enojada”, “No me gusta como habla, como que se traba”. Al hacer referencia de razones o ideas importantes relacionadas con su publicidad y discurso, los entrevistados menciona que “es una gente enérgica”, “habla fuerte”, “me gusta como le echa a los del PRI”.

En la parte negativa, que representa 54% de los entrevistados, estos manifiestas que “es una gente muy agresiva”, “no me gusta, como que trae una vibra pesada”, “él ya no es de aquí, está desarraigado”, “puede traer el problema de la inseguridad”.

Mejía Berdeja tiene una identificación del 65% considerando al total de la muestra de entrevistados, quienes han visto su imagen o han escuchado hablar de él.

LENIN PEREZ, UDC-PVEM

La imagen de Lenin Pérez es definida por los entrevistados como “un señor que no conozco”, “no puedo darle su opinión porque nunca lo había visto”, “entiendo que es gente allá del norte, no se decirle”. Al pedir razones o ideas importantes proyectadas en su publicidad, se mencionó: “no recuerdo bien lo que dice, lo confundo con los otros señores de Morena”, “creo que habla de la corrupción”, “como que no habla de cosas de aquí”.

Lenin Pérez es el candidato menos identificado, solo un 5% de los entrevistados dice haber visto su publicidad y recordarla, el resto no identifica inclusive su imagen.

LA LUCHA SECCIONAL A SECCIONAL

La mercadotecnia político-electoral es muy importante, en lo referente a la imagen de los candidatos y las preferencias de los electores, pero las estructuras territoriales e institucionales de los partidos juegan un papel determinante, especialmente dentro del medio de clase media baja y popular, que conforman la mayoría. Es donde, sector a sector, se “amarra” el voto con un proselitismo directo de los liderazgos de colonias y ejidos; donde se deciden las dádivas, los programas y los condicionamientos: si no votas se te quitan los beneficios.

En ese escenario de piso, la alianza PRI-PAN-PRD y Morena libran una contienda muy fuerte, mientras que los otros partidos tienen muy pocas posibilidades.

Al nivel de la clase media, que es también extensa, sí importa más la mercadotecnia político-electoral, porque el voto es mucho más libre y razonado, no tanto como debiera, pero sí lo es más.

El proceso ya va a la mitad y la parte de las campañas solo durarán dos meses, pero debido al periodo de semana santa y semana de pascua, que son vacacionales, el tiempo se reduce a menos de dos meses, así que modificar una tendencia si ya está muy definida es muy difícil, al menos que alguien cometa un gran error y el contrario lo capitalice con gran provecho, pero esto también es muy improbable que se dé.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: