Alejandro Irarragorri, un mercader del futbol

Alejandro Irarragorri, un mercader del futbol

Por: Gerardo Lozano

Como todos los deportes profesionales, el futbol es un espectáculo de paga y, en consecuencia, un negocio, pero un negocio que debe respetar al futbol como tal y además debe garantizar el espectáculo, dos cosas que son inseparables. Ya enseguida viene el negocio, que es como cualquier otro, en el cual se busca la máxima ganancia.

Como empresario, Alejandro Irarragorri incursionó en el futbol mexicano como aparente dueño del club Santos Laguna en 2013, hace 10 años. Apareció como un rostro nuevo, desconocido, que ofrecía darle al futbol y al equipo Santos un concepto deportivo nuevo, pero al correr de esta década, y especialmente de 2019 a la fecha, su percepción se ha transformado en la de un multi propietario de equipos muy controvertido.

En la opinión de algunos pocos, pero muy calificados, analistas de futbol, Irarragorri le está haciendo mucho daño a la Liga MX, el máximo circuito del futbol profesional mexicano y sólo un empresario importante, Arturo Elías Ayub, le ha realizado públicamente algunos señalamientos fuertes.

Elías Ayub, yerno de poderoso empresario Carlos Slim, ha señalado que Alejandro Irarragorri fue quien cabildeó la eliminación del descenso, para evitar que el Atlas, un equipo que adquirió en 2019, se fuera a la liga de ascenso y de esta forma garantizar su negocio.

También ha señalado que el aparente dueño del Santos Laguna, quien se ha movido hábilmente entre la junta de propietarios de los equipos de la liga MX, también ha cabildeado otra serie de medidas muy negativas, como la de introducir una segunda liguilla preliminar, en la cual participan 12 de los 18 equipos de la liga, lo que parece absurdo y no tiene otro propósito que hacer negocio.

Además de esto, se ha apoyado que las plantillas de los equipos se puedan conformar en su mayoría de jugadores extranjeros y naturalizados, también extranjeros, y el acceso a la selección mexicana de jugadores sin nacionalidad mexicana de origen, lo mismo que la preferencia de entrenadores extranjeros sobre los mexicanos.

Elías Ayub manifiesta también que cobrar por un partido aburridísimo de futbol es algo así como un fraude, y es muy posible que tenga toda la razón.

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE ALEJANDRO IRARRAGORRI?

Apareciendo como propietario y presidente del Grupo Orlegui, Alejandro Irarragorri es el propietario de tres clubes profesionales de futbol: dos mexicanos y uno español, el Santos Laguna, el Atlas y el Real Sporting de Gijón, con lo cual sería el empresario con un mayor número de equipos, lo que implica una capacidad económica inusual.

Irarragorri era todavía en 2012 Vicepresidente Deportivo del Grupo Modelo, la principal empresa cervecera mexicana que fue vendida en 2013. En otros términos, Irarragorri era un ejecutivo de la firma y era subordinado de Carlos Fernández González, presidente y director general de la cervecera, fundada en las primeras décadas del siglo pasado por una familia de migrantes españoles que tenían una gran afición por el futbol.

Irarragorri no era empresario ni estaba registrado como poseedor de un capital ya no digamos muy grande, sino siquiera mediano.

En octubre de 2012, Grupo Modelo decide vender el 50% de la propiedad que conservaba a la empresa cervecera más grande del mundo, Anheuser-Busch In Ber, en 20 mil 100 millones de dólares, los que quedaron repartidos entre las familias propietaria del grupo Modelo, una de las cuales es precisamente la de Carlos Fernández González y su esposa, Lucrecia Aramburuzabala Larregui, hermana de María Asunción, Mariasun, de los mismos apellidos, considerada como la mujer más rica de México.

En esa compraventa surgió un imprevisto, o digamos que una situación de negocios: al emporio Anheuser-Busch In Ber no le interesaba la adquisición de los equipos de futbol Santos Laguna, ni el Toluca; tampoco los estadios y las instalaciones deportivas, por lo que llegaron a una negociación y Carlos Fernández González se quedó con el Santos Laguna y el TSM, y la familia heredera de don Nemecio Díez con el Toluca.

Aquí es donde aparece la creación del Grupo Orlegui, con Alejandro Irarragorri al frente para encargarse del manejo del equipo Santos Laguna y, al mismo tiempo, de algunos otros negocios deportivos y uno agropecuario, en el cual sí es muy posible que Irarragorri tenga una participación sustancial como inversionista, aunque todo se maneja con absoluto hermetismo.

Desde el principio, el compromiso de Alejandro Irarragorri fue convertir al Santos Laguna en un negocio rentable y a ello se ha dedicado desde hace ya diez años. En este tiempo se deshicieron del equipo de la entonces liga de ascenso, Tampico Madero Futbol Club, precisamente porque no era un proyecto rentable y tampoco prometía serlo.

En 2019 el antiguo equipo Atlas (106 años de trayectoria), que era propiedad de Ricardo Salinas (TvAzteca), se pone en oferta, pues en ese momento no era costeable, aunque tenía mucho potencial comercial.

Se da una fuerte puja entre Arturo Elías Ayub y Carlos Fernández González. Finalmente, Carlos Fernández lo adquiere por 37.84 millones de dólares y se suma al Grupo Orlegui, bajo el manejo de Alejandro Irarragorri, quien da la sorpresa de convertirlo en bicampeón, cuando tenía más de 60 años sin ganar un título, con lo cual el precio del equipo se disparó.

Apenas cuatro años después, en junio de 2022, Carlos Fernández, quien radica en España y ya muy poco en México, compra de oportunidad otro equipo histórico, éste español, el Real Sporting de Gijón. Este equipo estaba valuado en 40 millones de euros y forma parte de lo que se puede llamar la segunda división del futbol profesional de España.

El equipo quedó también como parte del Grupo Orlegui. Tan solo por estos dos últimos equipos se desembolsó la nada modesta cifra de 1,756 millones de pesos, al tipo de cambio del dólar y el euro al momento de las operaciones, lo que son palabras mayores.

¿POR QUÉ CARLOS FERNÁNDEZ Y ESPAÑA?

Tras la venta del Grupo Modelo y la distribución del enorme capital entre las familias propietarias, todas ellas de ascendencia española, por lo menos la familia Fernández-Aramburuzabala decidió transferir gran parte de su fortuna a España, lo que convirtió a Carlos Fernández en el inversionista de origen mexicano más relevante en el mercado bursátil español.

El expresidente de Grupo Modelo pasó a formar parte de las sociedades Amrest Holdings (53.37%), y a tener participaciones significativas en Banco Santander, Prisa e Inmobiliaria Colonial. Su valor de mercado, considerando estas cuatro sociedades, es de 2,071 millones de euros, una fortuna, pero él tiene otras importantes inversiones empresariales y su esposa, por separado, es también una importante empresaria. La familia radica en España, de ahí lo del Real Sporting de Gijón.

¿Por qué invierte tanto dinero en futbol, un negocio que muchos consideran poco rentable? Las razones parecen ser tres: porque puede, porque le gusta el futbol y porque tiene a Alejandro Irarragorri como un eficaz operador, por lo menos en la liga MX de México, donde se ha vuelto un protagonista, al grado de ser quien cabildeó para colocar al argentino Diego Cocca como nuevo entrenador de la selección mexicana.

Sus encontronazos con Arturo Elías Ayub no son gratuitos. Primero tuvieron una disputa por el manejo de los derechos de transmisión del futbol, por los cuales pujaba América Móvil, pero se resolvieron finalmente como convino a los intereses de Alejandro Irarragorri y los dueños de equipos que opinaron igual que él. Después fue lo de la puja por el equipo tapatío Atlas de Guadalajara.

Los desmedidos propósitos mercantiles de Alejandro Irarragorri lo han metido ya en un serio problema al enfrentar en Estados Unidos una demanda millonaria por parte de Fox Sport, propiedad del poderoso consorcio Disney, la cual a la fecha sigue sin resolverse.

Así, Irarragorri llegó al futbol profesional para hacer negocios, pero en ese afán, los amantes del buen futbol y quienes piden un buen espectáculo, consideran que es uno de los propietarios que le están haciendo mucho daño a este deporte profesional en México. La polémica está ahí y no puede pasarse por alto.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: