‘El Canelo’: ¿ídolo o mercadotecnia?

‘El Canelo’: ¿ídolo o mercadotecnia?

Por: Sergio Luis Rosas

México ha sido cuna de grandes boxeadores que fueron Campeones del Mundo en diferentes divisiones, los cuales se convirtieron en grande ídolos de los mexicanos, entre ellos Kid Azteca, “El Chango’’ Casanova, Raúl “Ratón’’ Macías, Ricardo “Pajarito’’ Moreno, José Becerra, Vicente “El Zurdo’’ Saldívar, Rubén “El Púas’’ Olivares, ¨Chucho’’ Castillo, Lupe Pintor, Salvador Sánchez, José “Pipino’’ Cuevas, Julio César Chávez y, un mexicano por adopción, José “El Mantequilla’’ Nápoles, entre otros.

Estas grandes leyendas del boxeo mexicano surgieron del barrio, fueron campeones del mundo, ganaron grandes fortunas, actuaron en películas, pero sobre todo movilizaron grandes masas. Algunos de ellos terminaron en la pobreza, como Ricardo “El Pajarito’’ Moreno, quien fue rescatado en su natal Chalchihuites, Zacatecas, en extrema pobreza para llevarlo a internar al Hospital de Salud Mental Dr. Miguel Valle Bueno de la ciudad de Durango, en donde falleció el 24 de junio de 2008.

Otro caso fue el del tapatío José Becerra, primer mexicano Campeón Mundial de Peso Gallo, quien alcanzó la fama al vencer al argelino Alphonse Halimi. Cuando se vino a menos económicamente radicó en Torreón, a principios de los años setentas, para instalar un modesto negocio de tortas ahogadas por la calle Ramos Arizpe, entre avenidas Juárez y Morelos, a un costado de la iglesia de Guadalupe, pero sin mucha fortuna, pues al poco tiempo regresó a su natal Guadalajara.

El perfil de esos boxeadores se identificaba con la población por ser unos auténticos guerreros del ring y salir adelante en la vida sin tener una preparación. Su única opción para abandonar la pobreza era el boxeo. Cuando lo lograron, algunos de ellos no supieron aprovechar lo que ganaron y terminaron en condiciones adversas. Hay una frase entre deportistas: “no me digas cuánto ganaste, dime mejor cuánto ahorraste’’.

Se cuenta que en octubre de 1987, cuando Carlos Salinas de Gortari fue designado candidato a la presidencia y el país estaba devastado por las devaluaciones constantes y el terremoto de septiembre de 1985, su madre le aconsejó que sumara a la campaña presidencial a Julio César Chávez, campeón del mundo en ese momento e ídolo del pueblo mexicano, quien podía ayudarle a sumar votos para sus aspiraciones presidenciales.

Un caso que pudiera ser la excepción es el del tapatío Saúl “El Canelo’’ Álvarez, considerado por algunos especialistas en la materia como un boxeador limitado.

De acuerdo a lo manifestado por Rodrigo Latorre en su columna del 8 de mayo de 2017 en Merca 20, “Saúl surge como boxeador en 2005 por la necesidad que tenía Televisa de tener una figura del boxeo, cuando en TV Azteca surgió un año antes Julio César Chávez junior. Se buscaba darle fuerza a los famosos Sábados de Box y ofrecer el evento a patrocinadores interesados en relacionarse con este deporte”.

Fue así -agregó-, como “El Canelo’’ Álvarez se convirtió en el peleador estrella, impulsado por Televisa Deportes, y como historia rosa complementaria se negoció el romance con la conductora lagunera Marisol González, lo que sin duda impulsó su carrera y dio notoriedad a Saúl, quien durante años enfrentó rivales de nivel medio y fue cosechando triunfos, pero cuando se enfrentó a Floyd Mayweather fue derrotado.

Sostiene Rodrigo Latorre que “El Canelo’’ Álvarez no es el prototipo del boxeador mexicano que salió del barrio. Por su tez blanca, pecas y cabello pelirrojo parece más un irlandés que un oriundo del municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, próximo a Guadalajara, nacido en una familia de clase media trabajadora y amante del deporte. Con el paso del tiempo se ha convertido en un gran vehículo de mercadotecnia para sus promotores y patrocinadores. Saúl es hoy en día una gran herramienta de marketing.

Para continuar con el tema, Revista de Coahuila entrevistó a Héctor López Villalpando, gomezpalatino ligado al box desde hace cincuenta años, quien siguió de cerca a los legendarios entrenadores José Sacramento Díaz y “Mundo’’ Reyes, ambos ya fallecidos, en el Gimnasio Municipal de Gómez Palacio en la preparación de boxeadores de la talla de Vicente Mijares, Sigfrido Rodríguez y José Refugio “El Cuate’’ Rojas, los tres primeros laguneros en disputar un campeonato mundial.

RdeC: ¿Qué tanto está influyendo la mercadotecnia en el box actual?

HLV: Está influyendo bastante, a tal grado que han querido convertir en ídolo a “El Canelo’’, sólo que no lo han podido lograr porque no tiene la calidad de peleadores de la talla de Raúl “Ratón’’ Macías, Rubén “El Púas’’ Olivares, Chucho Castillo, Juan Manuel “El Dinamita’’ Márquez, Salvador Sánchez, Julio César Chávez, Carlos Zárate, Ricardo “Finito’’ López y Alfonso Zamora, entre otros.

“La televisión ha querido imponer a “El Canelo’’ Álvarez, pero éste no ha podido conquistarla, simplemente al kazajo Gennady Golovkin no fue capaz de vencerlo en forma contundente, ni al croata Dimitry Bivol, quien lo derrotó por amplio margen”, recordó.

“Saúl Álvarez para congraciarse ante la afición mexicana necesita un triunfo contundente ante un peleador de gran nivel competitivo, como el croata Dimitry Bivol, sin olvidar que a Julio César Chávez lo fortalecieron los triunfos ante el ex olímpico norteamericano Meldrick Taylor, los puertorriqueños Edwin “El Chapo’’ Rosario y Héctor “Macho’’ Camacho.

RdeC: ¿Qué diferencia hay entre el box de hoy en día con el box auténtico de antaño, en el cual se brindaba un gran espectáculo?

HLV: En mi opinión personal el boxeador de antes tenía “hambre de triunfo’’, tenían más necesidad y eran muy valientes. El boxeo era una opción para salir de la pobreza, en la que muchos de ellos crecieron, por ejemplo José “Toluco’’ López, Luis Villanueva Páramo, “Kid Azteca’’ y Rodolfo “Chango’’ Casanova, tres auténticos ídolos del boxeo mexicano.

Considera que el boxeador actual está más enfocado en atender las necesidades de las televisoras, pues hay la enorme facilidad de encabezar una función, aunque no se tenga la calidad de los boxeadores de antaño.

RdeC: ¿Cómo era el boxeo de los años cincuenta, sesenta y setentas, por citar un ejemplo?

HLV: En esas décadas era el boxeo que paralizaba la atención de toda la afición mexicana, pues el gusto por el futbol en nuestro país apareció a partir del Mundial de México 70, por lo tanto en aquellos años el público se entregó a peleadores como Rubén “El Púas’’ Olivares, en aquella épica contienda de agosto de 1969, cuando enfrentó al australiano Lionel Rose y se coronó campeón del mundo por primera vez; las memorables peleas de Vicente “El Zurdo’’ Saldívar, Chucho Castillo, los cubanos Ultiminio Ramos y José “Mantequilla’’ Nápoles, transmitidas en blanco y negro.

“La memorable pelea del tapatío José Becerra contra el argelino Alphonse Halimi el 8 de julio de 1959 en Los Ángeles Sports Arena, ante 15 mil espectadores, quienes quedaron maravillados cuando a mitad del octavo episodio Becerra atrapó a Halimi contra las cuerdas y lo derribó con un devastador gancho de izquierda en la mandíbula. Cuando logró levantarse se encontró con una serie de golpes que lo derribaron nuevamente y le dieron la corona al también llamado Joe Becerra’’, citó de memoria.

Añadió que la división reina del boxeo es el Peso Gallo, en la cual México ha tenido grandes exponentes. Además de los ya mencionados, podemos citar a Rafael Herrera, Rodolfo Martínez, Romeo “El Lacandón’’ Anaya, Carlos “El Cañas’’ Zárate, Alfonso Zamora y Lupe Pintor, peleadores de una enorme calidad, en una época que jamás ha sido igualada en el boxeo mexicano.

“Como dato complementario está lo escrito por Don Pablo Machuca Macías (1907-1988) en su ensayo sobre la fundación de Gómez Palacio: ‘Por esos días -20 de octubre de 1952- llegó a la Comarca un joven llamado José Becerra, venía de su natal Guadalajara y hacía sus pininos en el box, ayudado por el aficionado Jorge Trigo, quien lo entrenó como era debido y bien aleccionado Becerra se presentó con éxito en la Arena Olímpico Laguna; continuó obteniendo triunfos y, seguro de sí mismo, se fue en busca de nuevos horizontes llegando con el tiempo a conquistar la corona de los Gallos’.”

Consignó también: “Años más tarde, llegaría el entonces desconocido Rubén Olivares, enviado por su apoderado Cuyo Hernández, para que se fogueara con los buenos peleadores laguneros que comenzaban a sobresalir en la Arena Olímpico Laguna, y en esa forma, Olivares tuvo su primer pleito profesional importante, después de sostener otras peleas; siempre triunfando arrancó su interesante y accidentada carrera”.

RdeC: En el caso de Saúl “El Canelo’’ Álvarez, ¿cómo ha influido la mercadotecnia?

HLV: Ha influido bastante, lo que sucede es que las marcas comerciales saben que “El Canelo’’ es el único elemento con que cuenta el boxeo mexicano para promover sus marcas y productos, apoyados por las cadenas de televisión, principalmente las de Estados Unidos con la modalidad de Pago por Evento que en años anteriores no existía.

“El espectáculo del boxeo era sólo cubierto por televisión abierta, era un tiempo en que toda la afición del boxeo seguía sábado tras sábado de manera puntual las extraordinarias narraciones de don Antonio Andere y Jorge ‘Sony’ Alarcón”, recordó.

RdeC: ¿Cuál es tu opinión de la última pelea de “El Canelo’’ contra Gennady Golovkin, tomando en cuenta que ambos salieron abucheados?

HLV: Pienso que sinceramente “El Canelo’’ Álvarez decepcionó a la afición mexicana, tomando en cuenta la diferencia de edades; se suponía que Saúl superaría con enorme facilidad a Golovkin, ya que su retiro está próximo.

“Creo que ‘El Canelo’ quedó a deber, aun cuando los jueces le dieron el triunfo; ése es el motivo por el cual la afición mexicana al boxeo no termina por aceptarlo como un auténtico ídolo”, puntualizó el entrevistado.

RdeC: En el caso de Yuliahn “La Cobrita’’ Luna, ¿podría estar jugando la mercadotecnia en su contra?

HLV: Tal vez su victoria contundente sobre Mariana “La Barbie’’ Juárez lesionó los intereses de algunas personas y se cree que deliberadamente ha estado congelada bastante tiempo. Ha dejado de tener continuidad en sus combates, lo cual ha repercutido en el aspecto económico.

Entrevistada al respecto, Yuliahn “La Cobrita’’ Luna, reconoció que el año de 2021 fue el más duro, tal vez por la pandemia del Covid-19. Estuvo un año sin defender su título, pero afortunadamente en este 2022 ha tenido dos defensas de su cinturón, el tres de abril contra Mayeli Flores y el 17 de junio contra Jessica “La Magnifica’’ González, por la unificación del título en el Auditorio Municipal Torreón.

Adelantó que este mismo año realizará la tercera defensa de su título contra una peleadora extranjera el 26 de noviembre en la ciudad de Monterrey, por la cual ya inició su preparación desde hace varias semanas.

RdeC: ¿Se están arreglando peleas por intereses económicos?

HLV: Es una pregunta que Julio César Chávez contesta con su peculiar estilo: “en Las Vegas te roban hasta la mujer si te descuidas”. Lo que quiere decir que hay algunos intereses económicos, pues se ha visto por parte de los jueces algunas puntuaciones muy alejadas de lo que sucede sobre el cuadrilátero.

“A veces terminan las peleas con puntuaciones que no coinciden con lo que realmente pasa durante el combate”, insistió.

RdeC: ¿Se cuida a ciertos boxeadores por ser taquilleros?

HLV: Considero que sí, pues después de todo el boxeo es un negocio y a ningún promotor le gusta perder su dinero. Por ello se cree que existen peleadores protegidos para no perjudicar a las empresas que los apoyan y a los patrocinadores.

RdeC: ¿Cómo se fijan las bolsas que ganan los campeones?

HLV: Considero que hay varios factores, principalmente el apoyo de las grandes cadenas de televisión, que elaboran una proyección de la aceptación que pueda tener la transmisión del Pago por Evento de determinado campeón y su respectivo retador.

“Tratan de ofrecer las combinaciones más atractivas que se reflejen en una amplia demanda del Pago por Evento”, reiteró.

RdeC: ¿Cómo se ve el futuro del boxeo profesional?

HLV: Existe la ventaja de que hay infinidad de gimnasios en todas las ciudades de la república y lo que antes era considerado como un deporte para las clases proletarias, actualmente es practicado también por las clases sociales de más alto nivel.

“Sin embargo, muchos de ellos lo toman como pasatiempo, pues el boxeo profesional es un deporte que exige mucho sacrificio y dedicación”, estimó.

Para finalizar, advirtió que muchas veces, aun cumpliendo con ello, el boxeador no alcanza los resultados esperados y muchos de ellos se quedan en el camino sin conquistar un título nacional o mundial.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: