Pronóstico del clima: nos alcanzó el calentamiento

Pronóstico del clima: nos alcanzó el calentamiento

Por: Álvaro González

De finales de octubre de 2021 al mes de agosto de 2022, 10 meses, habían caído lluvias importantes en la región lagunera en tres ocasiones, en lo que era una se las sequias más prolongadas que se tenían registradas, pero en una sola semana de septiembre el cielo se calló y tuvimos precipitaciones abundantísimas, al grado de tener que abrir la compuerta de la presa Francisco Zarco para verter excedentes.

La anormalidad no fue sólo en la lluvia, sino también en las altas temperaturas, que comenzaron desde principios del mes de abril, así que las tradicionales “mañanitas frescas” de abril desaparecieron, para romper el récord anual histórico de calor.

En cultivos como el nogal, las altas temperaturas se dieron en pleno periodo de floración y de polinización, así como en el desarrollo del fruto. Estas intensas temperaturas, que requieren de mayor riego y fertilización de los árboles, se conjuntaron, para colmo de males, con el enorme encarecimiento de los fertilizantes, debido a los conflictos internacionales y a la dependencia del país.

Sería un consuelo penoso decir que en la región el clima se comportó de manera extraña y errática, pero lo preocupante es que el fenómeno fue mundial y alcanzó regiones del mundo, como Europa, que parecían tener muy pocos problemas con el agua, pero se les presentó una sequía histórica.

Para los irresponsables incrédulos, el problema del calentamiento global se volvió manifiesto y, lo que espanta, es que parece ser sólo el inicio de todos los trastornos climáticos que han estado advirtiendo los organismos internacionales más prestigiados.

Pese a estas señales tan preocupantes, que ya están aquí, tenemos gobiernos como el mexicano o, para ser más justos, tendremos que volver a referir el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuya presencia ya es saturante y llena espacios hasta el hartazgo, pero el caso es que ahí está.

El orgullo del “nacionalismo” es sostener a PEMEX a como dé lugar, y meterle más dinero para aumentar su gigantesca y peligrosa deuda, para seguir produciendo energías fósiles, obsoletas y contaminantes, al fin que el club de vejestorios que tenemos como gabinete, que más bien pareciera una casa de retiro geriátrico, sigue viviendo mentalmente en el siglo pasado y parece no tener hijos, nietos y hasta bisnietos, cuyo futuro hay que construir.

Foto: El Siglo Coahuila

LA ABSOLUTA IRRESPONSABILIDAD POLÍTICA

Como si fuera poco con PEMEX y con estar construyendo una refinería carísima e inviable, ahora López Obrador le ha incorporado al “patriotismo nacional” el monopolio de la CFE e, increíblemente, la defensa del uso de energía sucia, tan sucia como el combustóleo y el carbón, para producir electricidad, lanzándose como “héroes nacionales” en contra de empresas productoras de energías limpias, en las cuales podemos ser líderes y, en consecuencia, autosuficientes.

Como en el filme clásico futurista, ¡de 1973!, “Cuando el destino nos alcance”, el destino ya nos alcanzó y, aunque los humanos todavía no estamos comiendo galletas hechas de humanos, sí estamos a las puertas de cambios climáticos de proporciones terribles.

Lo que pasó este año en Monterrey, la capital industrial de México, parece ser sólo un anticipo del futuro inmediato.

Ser ecologista no es una moda y luchar para contener el calentamiento global no es optativo para los políticos, sino una exigencia de sobrevivencia.

Es una verdadera porquería que el llamado Partido Verde Ecologista de México, el partido más corrupto del país, lo que ya es demasiado decir, sea aliado de un gobierno antiambientalista, cuando debería ser su más acérrimo crítico.

Lo más perverso es convertir en “interés nacional” la depredación de las selvas mexicanas y la implantación, por decretos de un presidente delirante, del monopolio estatal de la energía, fincándose en energías obsoletas y contaminantes, que deberían estar siendo retiradas.

La tierra, por la acción devastadora del ser humano y su avaricia, está mutando su clima; el clima que hizo posible la aparición del hombre y el mismo que, al cambiar radicalmente, puede hacer que desaparezca de la faz del planeta.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: