La CFE empeora el servicio, pero se afirma como monopolio

La CFE empeora el servicio, pero se afirma como monopolio

Por: Eugenia Rodríguez

El servicio de suministro de energía eléctrica de la CFE ha venido empeorando en los últimos años, tanto en el sector doméstico como en el empresarial, donde los apagones se vuelven cada vez más frecuentes y se prolongan por varias horas, en algunos casos por más de un día, en buena medida debido a la falta de mantenimiento de las líneas eléctricas y a la falta de renovación oportuna de equipo. Pese a ello, el gobierno central ha decidido recuperar el monopolio de la electricidad, inclusive al costo de poner en riesgo nuestras relaciones con Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

Tanto los sectores de clase popular como los de tipo residencial se quejan del mal servicio. En la misma situación se encuentra el sector comercial y de servicios, así como los gobiernos municipales, debido a que los apagones frecuentes afectan las instalaciones de los pozos que abastecen de agua potable a la población, lo cual no sólo suspende el suministro de agua sino que causa daño a las instalaciones.

Una simple ventisca o una lluvia fuerte, esta última infrecuente en la región, pueden dejar sectores completos de la ciudad sin energía eléctrica.

Si el servicio es deficiente, los cobros son elevados y todo indica que tienen una tendencia de incremento para el medio y largo plazo, contra lo que ofrecen los voceros del gobierno central.

Una vivienda de tipo medio, con tan solo dos habitantes, paga un promedio de 949 pesos bimestrales, pues la tarifa se va incrementando a partir de cada 300 kWh y una vivienda media consume un promedio de 700 kWh, considerando un uso moderado e indispensable del servicio.

Una bodega comercial pequeña, de apenas 90 metros cuadrados, que no tiene consumo de electricidad, pero debe mantener los interruptores arriba por razones de seguridad, debido a que su portón es eléctrico, tiene que pagar un promedio de 800 pesos bimestrales.

Un comercio de 100 metros cuadrados de superficie, con aparador e iluminación ordinaria por 10 horas diarias, tiene que pagar un promedio de 2 mil a 2 mil 400 pesos bimestrales, con un uso conservador de la energía, en un periodo como el de primavera, pero el cobro aumenta durante todo el periodo de calor, que en la región se inició este año desde el mes de abril y muy probablemente se prolongará hasta finales del mes de septiembre, por lo menos.

Para el consumo doméstico hay una tabla de tarifas: 1, 1A, 1B, 1C, 1D, 1E,1F y DAC (domiciliario de alto consumo). La mayoría de los hogares de tipo medio es 1C y 1D y en los sectores populares 1A y 1B, pero las tarifas en general son caras.

¿Le conviene a los ciudadanos que la CFE sea un monopolio estatal, donde la energía se convierte en “propiedad de la nación”?

Habría que aclarar de entrada que esto de “propiedad de la nación” es un cuento, pues lo que realmente pasa es que la energía se convierte en propiedad del estado y es manejada, según sea su voluntad, por el grupo político que esté en el poder.

Todos los daños provocados por el mal servicio de la CFE no son asumidos por la misma, lo que deja en completa indefensión a los usuarios.

Quedarse sin aire acondicionado en climas extremos, daños en aparatos electrodomésticos, pérdida de ventas por falta de energía, daños a productos por la falta de refrigeración, paros en la producción de las empresas… son absorbidos por la ciudadanía, sin que procedan sus quejas.

EL TEMA EMPRESARIAL Y ECOLÓGICO

Coahuila, por sus características geográficas, tiene inversiones muy importantes en parques de generación de energía a través de paneles solares, y tenía varias inversiones en puerta, pero con la nueva Ley Eléctrica, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cambió las reglas de la producción de energía eléctrica por parte de particulares, que estaban invirtiendo muy fuerte en generación de energía limpia.

Como la ley no puede ser retroactiva se ha generado un gran problema de carácter legal, pero además muchas de las empresas son extranjeras y caen dentro del T-MEC, y la Ley Eléctrica es posterior a éste y no fue contemplada dentro de lo que se firmó, motivando una controversia entre México y Canadá y Estados Unidos, la cual se anticipa que será ganada por los dos socios del T-MEC, lo que podría costar a México no menos de 30 mil millones de dólares, en caso de no llegar a un acuerdo.

Según lo refiere Carlos Urzúa, exsecretario de Hacienda y Crédito Público en la primera parte del sexenio de AMLO, el tema de la “soberanía nacional” se reducía a restablecer el monopolio de PEMEX, lo que sí fue contemplado en el T-MEC, a diferencia de lo de la CFE.

Como testigo presencial, Carlos Urzúa refiere que Manuel Bartlett, director general de la CFE y un político priista de larguísima y siniestra carrera, fue quien comenzó a maniobrar ante AMLO hasta que lo envolvió en el tema de que el restablecimiento del monopolio estatal de la electrcidad también era parte de la “soberanía nacional”, y ahora el gobierno morenista está metido en un serio problema.

Para el ciudadano común es claro que el monopolio no le acarrea ningún beneficio, sino un daño ahora y en el mediano y largo plazo, al volver a cerrar el sector a la competencia y a la participación del capital privado, el cual, afirma Bartlett, “roba a la nación” si genera su propia energía y vende los excedentes, lo que es un absurdo, pues ya legalmente todo ciudadano tenía el derecho de generar su propia electricidad sin que el ganancioso fuera la CFE.

Desde el punto de vista ecológico, lo que está haciendo la CFE es una barbarie que rompe con todos los acuerdos internacionales sobre la lucha contra el calentamiento global, al usar combustibles fósiles para la producción de energía eléctrica, como carbón y combustóleo.

Por si esto fuera poco, la CFE no tendrá la capacidad, al mediano y largo plazo, de generar la energía que el país necesita, además de que ha extendido prácticas de corrupción que vienen de hace décadas, como lo que sucede en Coahuila con el manejo de la explotación y la compra-venta del carbón.

Hay políticos morenistas directamente vinculados al negocio sucio del carbón, en los municipios de Múzquiz, Sabinas y San Juan de Sabinas (Rosita). Se tienen inclusive señalamientos de que el mismo financiamiento de la campaña del candidato morenista a la gubernatura saldrá del negocio sucio del carbón.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: