Los números de Morena en Coahuila

Los números de Morena en Coahuila

Por: Álvaro González

Los resultados de la consulta de revocación de mandato en Coahuila, realizada el pasado 10 de abril, prendieron el entusiasmo de algunos políticos de Morena, quienes consideran que son un buen indicio de que están en ascenso y las cosas podrían ser mejores de lo esperado en la elección de 2023, en la cual se renovará la gubernatura del estado.

Para otros todo es cuestión de si se desea ver el vaso medio lleno o medio vacío, considerando que, aunque en las dos elecciones anteriores han pasado al segundo lugar, existe una distancia demasiado amplia con respecto al PRI, según se puede apreciar en las estadísticas oficiales de la elección de 2021, donde se renovaron los 38 gobiernos municipales.

Morena logró llevar a las urnas a 320 mil 738 coahuilenses en todo el estado, que fueron un tercio de las habituales, al darse una participación del 15.10% del padrón electoral, de los cuales 94.40% votaron a favor de AMLO y sólo un 4.5% en contra.

Pero habrá que tomar en cuenta varios factores. El primero de ellos es que la consulta de revocación de mandato era en torno a la figura personal de AMLO, lo que atrae al mayor número potencial de seguidores, dos tercios de los cuales está directamente relacionado con los programas asistenciales. Sólo un tercio son morenistas orgánicos; gente persuadida de la ideología y el discurso de la 4T.

Al rechazar todos los demás partidos políticos la consulta de revocación de mandato, Morena quedó en solitario para hacer el proselitismo que quisiera y todas las maniobras electoreras posibles, incluido el llamado “acarreo” de votantes, como inclusive lo ostentó el líder nacional Mario Delgado.

No se trataba de una elección local o estatal con candidatos de todos los partidos, con campañas formales de cada uno de ellos y con toda la polémica y el atractivo que esto suscita.

En el vecino estado de Durango la consulta de revocación de mandato se dio justo dentro de la campaña oficial por la gubernatura, y la participación fue de tan solo 9.4% del padrón electoral; uno de los porcentajes más bajos en todo el país, pero este resultado no se puede trasladar, por lo menos no de manera directa, a los posibles resultados de la elección por la gubernatura, aunque sí sea uno de varios indicadores importantes, pero en ninguna manera el único.

LOS NÚMEROS DE 2021

En 2021 en Coahuila, en la elección por las presidencias municipales, que suelen ser de las más concurridas, con un padrón de 2 millones 262 mil 52 votantes inscritos, se dio una participación de 1 millón 277 mil 641 electores, lo que representó, en cifras cerradas, una participación del 52%.

El PRI obtuvo a nivel estatal 531,931 votos, lo que representó el 40.84%; Morena alcanzó los 406,852 votos, que representaron el 31.24%; el PAN tuvo 164,409 votos, que fueron un 12.62% y otros partidos lograron, en conjunto, 163,036 votos que suman un 12%.

Si se parte de estas estadísticas, en la revocación de mandato Morena obtuvo 320,738 votos, los cuales, si se les compara de manera directa, son 211 mil votos menos de los que obtuvo el PRI en 2021 y son 86 mil votos menos de los que obtuvo el propio Morena en la elección de alcaldes, pero aquí habría que hacer otra consideración:

El PRI ganó 25 presidencias municipales, entre las que se ubican las más importantes del estado, con excepción de Monclova, que fue ganada por el PAN, lo que lleva a revisar de qué sectores y municipios sale la mayoría del voto morenista, ahora que los municipios de Torreón, Piedras Negras, Matamoros, San Pedro y otros más chicos pasaron a ser gobernados por el PRI, lo que deberá tener una repercusión en el voto de Morena y el PAN en estos municipios que, juntos, concentran un tercio del padrón electoral de Coahuila.

En una contienda por la gubernatura juegan un papel decisivo las figuras de los candidatos, y es en este tema donde Morena parece tener más problemas, pues debe presentar a un candidato competitivo que hasta el día de hoy no tiene.

Habrá que considerar también cuál es el papel que pueda desempeñar el PAN, que ha llegado a un nivel sumamente bajo en 2021 y tendrá también problemas para presentar a un buen candidato, debido a su división interna y al mal momento por el que pasa, pero conserva el interés prioritario de que Morena no ocupe la gubernatura en Coahuila, así que deberá tomar decisiones muy pragmáticas.

La pasada contienda electoral por la gubernatura, realizada en 2017, fue cerradísima entre el PRI y el PAN. Morena jugó un papel muy marginal y ahora tiene el gobierno federal, pero no es lo mismo el gobierno de AMLO en 2019, su primer año, y 2023, que sería ya su quinto y penúltimo año, con todo el desgaste que esto representa y con la sucesión presidencial ya en camino, que hace prever fuertes divisiones entre los seguidores de la 4T.

Hay varios escenarios posibles, uno de ellos es que una parte considerable del panismo, al considerar que no tiene posibilidades en la contienda por la gubernatura, opte por darle su apoyo al priismo, antes que hacerlo a Morena, con el cual hay diferencias insalvables que solo se han ido profundizado a medida que avanza el sexenio de AMLO.

La consulta de revocación de mandato fue de unidad para los liderazgos de Morena, por tratarse de la figura del caudillo, pero es muy previsible que el proceso de selección de candidato a la gubernatura puede ser una pugna interna sumamente desgastante y controvertida.

Es indudable que a Morena le fue mejor de lo que esperaba en la consulta de revocación de mandato en Coahuila, pero eso significa, de acuerdo al comportamiento del electorado coahuilense en cifras concretas, que el vaso está a la mitad. Ya los optimistas dirán que está medio lleno y los pesimistas que medio vacío, pero en la realidad sólo está a la mitad, y viene lo más difícil: salvar todas las pugnas internas.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: