Breaking

¿El plan B de Morena para 2023 en Coahuila?

Opinión / 9 mayo, 2022

Por: Gerardo Lozano

Morena tiene un problema serio para competir en las elecciones de 2023 por la gubernatura de Coahuila y lo sabe, de ahí que las pugnas al interior del partido se hayan vuelto más ríspidas, lo que aumentó aun más de tono con la aparición en el escenario estatal de Ricardo Sóstenes Mejía Berdeja, subsecretario de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a nivel federal.

Con motivo de la consulta de revocación de mandato, realizada el pasado 10 de abril, Mejía Berdeja pidió permiso a su cargo por unos días, “a cuenta de vacaciones”, para realizar una gira por Coahuila promoviendo dicha consulta, lo que incluyó visitar a algunos de los principales medios de comunicación del estado.

Como Ricardo Mejía no se puede mover políticamente solo, es claro que debió de hacerlo con el visto bueno de la presidencia y en acuerdo con el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, quien inclusive lo elogió durante un evento público por haberse sumado a la campaña de promoción de la consulta de revocación de mandato.

En el pasado proceso de 2021 por la alcaldía de Saltillo, Armando Guadiana Tijerina, el jefe político de Morena en Coahuila, fracasó en su intento por hacerse del gobierno de la capital del estado, en lo que fue su última oportunidad para buscar un cargo de gobierno en Coahuila.

Al mismo tiempo, con un litigio legal-electoral de por medio, Luis Fernando Salazar Fernández perdió en la elección por la presidencia municipal de Torreón, en las mismas elecciones de 2021, pero él ha manejado el alegato de que perdió precisamente por el litigio legal que enfrentó con su candidatura, que se convirtió en todo un enredo.

Luis Fernando Salazar, un (ex)panista de toda la vida, se considera como el único candidato posible para la elección por la gubernatura, aunque la militancia de Morena no piensa lo mismo, pero ante la falta de figuras políticas de relevancia estatal, bien podría obtener la candidatura, apalancándose en su relación con el dirigente nacional, Mario Delgado, pero existen muchas dudas y una fuerte división entre los pocos cuadros del partido.

El otro cuadro que parecía tener Morena, Claudio Bres Garza, ex presidente de Piedras Negras por Morena en una ocasión y en otras dos por el PRI, ha abandonado a Morena para regresar a las filas del PRI, lo que además de ser un fuerte golpe para los morenistas en el norte del estado, acorta aun más la lista de posibles candidatos a la gubernatura.

Javier Guerrero García, un político veterano y de trayectoria, quien es actualmente Director de Operación y Evaluación del IMSS y es adherente a Morena, aunque se desconoce si es militante del partido, se ha manejado con un bajo perfil y no es mencionado dentro del partido como una opción a la candidatura.

Ante este panorama parece entenderse mejor la intención de Ricardo Mejía Berdeja, hoy de 53 años de edad y con 30 en la política, de buscar la candidatura para el 2023, pero su problema principal es que tiene un desarraigo en el estado de casi 17 años, pues se tuvo que ir en el 2005, después de que fracasara la precampaña a la gubernatura de Raúl Sifuentes Guerrero, de quien era operador político.

Para sobrevivir en la política, Ricardo Mejía se incorporó a lo que ahora es el partido Movimiento Ciudadano, radicándose en el estado de Guerrero, específicamente en el puerto de Acapulco, donde inclusive se casó por segunda vez con una guerrerense.

Movimiento Ciudadano lo hizo diputado local y diputado federal plurinominal, lo que le permitió sobrevivir en la política, pero le distanció de Coahuila.

En 2018 él y su padrino político, Luis Walton, un veterano ya muy entrado en años, se sumaron a la campaña de Andrés Manuel López Obrador y se convirtieron en morenistas, lo que le valió a Mejía el ser designado como subsecretario de Seguridad Pública, un área donde el gobierno de López Obrador tiene serios problemas, con varios estados, literalmente, en llamas.

Fue, así, después de 17 años, que Ricardo Mejía quiere vender la imagen de que es lagunero y coahuilense, para ser tomado como lo que se podría considerar la opción B de Morena, lo que en principio no ha generado sino más tensión al interior del partido oficial en Coahuila, el cual ya se encuentra demasiado dividido.

Estamos a un poco más de un año de la elección de 2023. Para posicionar una candidatura se requiere de comenzar ya la precampaña, algo que debe resultar dificultoso para Ricardo Mejía, quien tendría que dejar la subsecretaría que hoy tiene y buscarse un cargo a modo, lo cual parece también complicado, pero en Morena y en Palacio Nacional cualquier cosa puede suceder, tratándose de candidaturas y de cualquier otro asunto.

Comentarios de Facebook

Etiquetas: , , , , , , , , , ,



Redacción




Previous Post

La Liga MX Femenil: sin presupuesto, sin público y con sueldos bajísimos

Next Post

Ricardo Mejía Berdeja; las mutaciones del 'bebesaurio'





You might also like


More Story

La Liga MX Femenil: sin presupuesto, sin público y con sueldos bajísimos

Por: Sergio Luis Rosas La Liga MX Femenil, conocida también como Liga MX BBVA Femenil por motivos de su patrocinio, representa...

9 May, 2022