Breaking

El alcohol: la droga más peligrosa del mundo, por el daño real que causa

Especiales / Slider / 9 mayo, 2022

Por: Agencias/Redacción

El alcohol es la droga más peligrosa y por un margen considerable. Deja atrás a la heroína y al crack, según un estudio publicado en la revista científica The Lancet. Mucho más atrás aún, queda la cocaína.

El estudio fue dirigido por David Nutt, ex asesor de drogas del gobierno británico, y colegas de un Comité Científico Independiente sobre Drogas. Sostiene que si las drogas se clasificaran sobre la base del daño real que causan, el alcohol ocuparía el primer puesto.

El trabajo analiza nueve categorías de daño que las drogas pueden causar al individuo y siete tipos de daños que pueden provocar a terceros. El porcentaje máximo de daño fue de 100 y el mínimo de 0. El puntaje final surge de la combinación de todas las variables.

Las nueve categorías de daño al individuo fueron: mortalidad a causa directa del consumo, mortalidad derivada del consumo, daño directo a causa del consumo, daño derivado del consumo, dependencia, discapacidad mental a causa del consumo, pérdida de capacidades de la percepción, daño a las relaciones personales y lesiones.

Las siete categorías de perjuicios a los demás fueron: crimen, conflicto familiar, daño al entorno cercano, daño al conjunto de la sociedad, costo económico y deterioro de la cohesión comunitaria.

En total, el alcohol tuvo un porcentaje de 72 -en contraste con un 55 para la heroína, 54 para el crack y de casi el triple comparado con la cocaína (27)-. Se concluyó que la heroína, el crack y la metanfetamina son las drogas más peligrosas para el usuario individual. En cambio, al contemplar también la variable social, las más dañinas son el alcohol, la heroína y el crack, en ese orden.

CÓMO SE CLASIFICAN LAS DROGAS: LOS SISTEMAS QUEDARON OBSOLETOS

“Nuestros hallazgos confirman trabajos anteriores realizados en el Reino Unido y Holanda, que corroboran que los actuales sistemas de clasificación de drogas tienen poca relación con las pruebas sobre daños. Concuerdan también con conclusiones de informes previos de especialistas, que estiman que tomar como blanco de forma enérgica el daño que causa el alcohol es una estrategia de salud pública válida y necesaria” escribieron los autores del estudio.

Nutt dijo a Lancet que un nuevo sistema de clasificación “dependerá de qué tipo de daños a uno o a otros uno intenta reducir. Pero si uno considera el daño total, el alcohol, la heroína y el crack son entonces claramente más dañinos que todas las demás drogas. Por ello es que tal vez las drogas con un porcentaje de 40 o más podrían ser Clase A; entre 20 y 30, Clase B; entre 10 y 19, Clase C, y entre 0 y 10, Clase D”.

Esto haría que el tabaco fuera considerado una droga Clase B al lado de la cocaína. La marihuana sería también Clase B, en lugar de C. Y el éxtasis y el LSD terminarían en la categoría más baja, la D.

Esto, más allá del aporte científico, es también un desafío para el gobierno británico para que se ocupe del delicado tema del daño relativo que causan las drogas legales e ilegales. De hecho, Nutt había sido despedido el año pasado por cuestionar el rechazo de los ministros a seguir las recomendaciones del Consejo Asesor sobre Abuso de Drogas (organismo oficial) que él presidía.

El nuevo estudio actualiza uno realizado por Nutt en 2007, que desató un debate por sugerir que el alcohol y el tabaco –disponibles y legales– eran más peligrosos que la marihuana y el LSD.

En ese informe, el alcohol ocupaba el quinto lugar en peligrosidad. Y allí se pedía una reestructuración del sistema de clasificación de las drogas, pero los críticos cuestionaron los criterios utilizados para hacer la categorización.

LA APARICIÓN DEL FENTANILO

El estudio realizado en Inglaterra es válido científicamente si se parte del mercado de las drogas que imperaba en la década pasada, pero en Estados Unidos ha aparecido una nueva droga sintética sumamente letal: el fentanilo, que está provocando toda una ola de muertes en varias ciudades importantes y se expande peligrosamente.

Además, el consumo de drogas en general está al alza en la sociedad estadunidense, donde cada vez se da una mayor mezcla de los estupefacientes ilegales, los que se combinan entre sí y con las drogas permitidas, como el alcohol y el tabaco.

En este problema tienen un papel preponderante los cárteles mexicanos, en especial el llamado cartel de Sinaloa, el cual está considerado como el principal traficante de fentanilo hacia Estados Unidos y el mundo en general.

Para la fabricación del fentanilo se emplean materias primas procedentes de China que son introducidas ilegalmente a través de los puertos mexicanos del pacífico, donde sigue imperando una gran corrupción.

Como droga sintética, el fentanilo, que originalmente fue un medicamento, tiene para los narcotraficantes grandes ventajas en su producción, la que se puede llevar a cabo en espacio relativamente chicos y cerrados, en zonas urbanas, donde es fácil de esconder por cientos de millares de pastillas, que también tienen ventajas para el trasiego, debido al poco espacio que requieren, mientras que las ganancias son gigantescas.

Un kilogramo de concentrado traído de China le cuesta a los cárteles mexicanos 5 mil dólares. Ese concentrado puede ser cortado con talco o cafeína para producir, en tan solo dos horas, de 16 a 24 kilogramos para su venta al mayoreo, donde alcanza un precio de hasta 80 mil dólares por kilogramo.

Un kilogramo de concentrado puede generar en las calles de las ciudades estadunidenses hasta 1.6 millones de dólares de beneficio a los intermediarios y narcomenudistas.

Es la droga de moda y es sumamente letal, lo que ha despertado la alarma de los gobiernos de varios estados de los EEUU y del gobierno federal.

El fentanilo produce un efecto inicial parecido a la heroína pero mucho más potenciado: una felicidad extrema, pero a la cual le siguen los efectos de somnolencia, náusea, confusión, estreñimiento, sedación, tolerancia, adicción, depresión y hasta paro respiratorio, inconciencia, coma y muerte.

UNA CRISIS DE SALUD

“El fentanilo está matando estadounidenses a un ritmo sin precedentes”, dijo la administradora de la DEA, Anne Milgram.

Señaló que este año, numerosos eventos de sobredosis masivas han resultado en docenas de sobredosis y muertes.

Por otra parte, dice que los eventos de sobredosis masiva relacionados con el fentanilo están caracterizados como tres o más sobredosis que ocurren en un momento cercano y en el mismo lugar.

Explicó que “han ocurrido en al menos siete ciudades estadounidenses en los últimos meses, lo que ha resultado en 58 sobredosis y 29 muertes”.

Así, las ciudades afectadas incluyen Wilton Manors, Florida; Austin, Texas; Cortez, Colorado; Ciudad de Comercio, Colorado; Omaha, Nebraska; San Luis, Misuri; y Washington, D.C.

La DEA advierte que el fentanilo es altamente adictivo y se encuentra en los 50 estados. Incluso señaló que los traficantes de drogas lo mezclan cada vez más con otras drogas ilícitas, en forma de polvo y pastillas.

Estos eventos de sobredosis masiva generalmente ocurren en uno de los siguientes escenarios recurrentes:

Por una parte, cuando los traficantes de drogas venden su producto como “cocaína”, cuando en realidad contiene fentanilo. O, por otra, cuando los traficantes de drogas venden píldoras diseñadas para parecer casi idénticas a las recetas legítimas, “pero en realidad son píldoras recetadas falsas que contienen fentanilo”.

Esto está creando una tendencia aterradora a nivel nacional “en la que muchas víctimas de sobredosis mueren después de ingerir fentanilo sin saberlo”.

Además, la DEA recordó que en el período de 12 meses que finalizó en octubre de 2021, más de 105 mil estadounidenses murieron por sobredosis de drogas y que el 66 % de esas muertes se relacionaron con opioides sintéticos como el fentanilo.

El año pasado, Estados Unidos sufrió más muertes relacionadas con el fentanilo que las muertes relacionadas con armas y automóviles combinadas. “Los envenenamientos están en su punto más alto”, dijo el alguacil Mike Milstead, presidente del Comité de Control de Drogas de Dakota del Sur.

“Estos no son incidentes aislados. Están sucediendo en todos los estados y en todos los condados de Estados Unidos”, dijo. “Seamos claros: estos envenenamientos son parte de una maniobra estratégica de los cárteles y deben ser detenidos”.

Por otra parte, se indica que la DEA continúa incautando fentanilo a tasas récord. En los primeros tres meses de 2022, la DEA incautó casi 2 mil libras de fentanilo, así como un millón de pastillas falsas. “La DEA incautó más de 15 mil libras de fentanilo, cuatro veces la cantidad incautada en 2017, lo cual es suficiente para matar a todos los estadunidenses.

Comentarios de Facebook

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,



Redacción




Previous Post

Fomentando el alcoholismo con el deporte

Next Post

Dividir al país, enfrentar a los mexicanos





You might also like


More Story

Fomentando el alcoholismo con el deporte

Por: Marcela Valles En un lleno del estadio Santos-Modelo, que tiene una capacidad de 30 mil espectadores, se consumen en promedio...

9 May, 2022