¡Maten al periodista!

Por: Gerardo Lozano

El ejercicio libre del periodismo es uno de los pilares fundamentales de una sociedad democrática, que es eliminado por los regímenes autoritarios y populistas, para impedir que se ejerza la crítica hacia el poder.

Esta eliminación puede ser a través de medios brutales, como el asesinato y encarcelamiento de periodistas y la clausura de medios de comunicación, pero existen otros medios en apariencia menos drásticos, que de fondo obtienen el mismo resultado: silenciar la libertad de expresión y desacreditar, ante el grueso de la sociedad, a los periodistas.

Otro recurso es agredirlos económicamente utilizando el poder del Estado, con el propósito de llevarlos a la ruina y al cierre.

Andrés Manuel López Obrador se ha ido tornando cada vez más agresivo y autoritario con los periodistas y con los medios de comunicación que ejercen un periodismo crítico y plural, utilizando el argumento de que representan a grupos de poder que están en contra de su proyecto de gobierno, inclusive a periodistas muy reconocidos que, en su momento, le brindaron un apoyo crucial cuando él era un político de oposición.

Ningún presidente de la república se había permitido hacer lo que López Obrador: atacar, sistemáticamente, a casi toda la prensa nacional, de forma personal y utilizando la palestra presidencial, inclusive violentando la ley públicamente.

No se trata ya de ir en contra de algunos periodistas o de algún medio en particular que incomoda al poder, sino de una postura gubernamental abierta en contra de la libertad de expresión y del ejercicio libre del periodismo.

A lo más que habían llegado algunos gobiernos autoritarios del viejo PRI era el ir en contra de algunos periodistas y en contra de uno o dos medios de comunicación, pero actuaban de facto, es decir atacaban a esos periodistas y a ese medio utilizando los recursos del estado de forma sórdida, pero no se ponían a lanzar un discurso público sobre ello, algo que hace todos los días López Obrador.

No hay prácticamente periodista de relevancia a quien no haya atacado públicamente y busque descalificar. Esto ha ido provocando que sus seguidores, que son millones de mexicanos, se estén volviendo cada vez más agresivos en contra del ejercicio del periodismo y, lo que es aun más grave, los grupos delincuenciales han captado este mensaje de descalificación y de ataque, así que ante un periodista que les incomoda en lo particular pasan a los hechos a través de la intimidación, las amenazas y el asesinato.

En lo que va de este año han sido asesinados cinco periodistas en diferentes estados del país, a manos de políticos locales y organizaciones del crimen organizado.

Las redes sociales se han convertido en un territorio de agresiones con un lenguaje cada vez más violento. Parte de esas agresiones surgen de los llamados “cuartos de guerra” o bots, como se denomina a sitios en la internet creados con el propósito específico de atacar cualquier información u opinión que le sea desfavorable al gobierno de la llamada 4T.

Dentro de las mismas mañaneras se ha incluido una sección, dirigida por una pseudo periodista, que es utilizada para tratar de descalificar toda la información relevante que, a su juicio, es falsa.

Nunca un gobierno de la república había recurrido a una injerencia tan baja con respecto a los medios de comunicación, atribuyéndose la facultad de juzgar la información periodística de manera directa, calificando de falsa según su criterio, en lo que es un uso autoritario del poder, que no se permite ningún otro gobierno democrático.

UN MEDIO ES UNA EMPRESA

Un medio de comunicación es una empresa, grande, mediana o pequeña, que presta un servicio básico a la sociedad, que es información y opinión, pero también ofrece entretenimiento, a través de la música, del deporte y de los espectáculos artísticos, además de ser el principal canal de difusión cultural del país.

Entre más sólido económicamente sea un medio, más posibilidades tiene de ejercer la libertad de expresión. López Obrador afirma que el ser una empresa y obtener ganancias económicas o ser un periodista de alto nivel y obtener un sueldo ejecutivo es algo malo, corrupto, así que lo primero que hizo fue suprimirle a los medios que no le son afines la publicidad gubernamental, con lo cual, indirectamente, le hizo un favor a la libertad de expresión, pues al no haber un nexo económico con los gobiernos, algo que es lícito y necesario, se abrió más el espacio de ejercer la crítica hacia el poder, lo que ha estado sucediendo en los últimos años.

Dentro del periodismo, como en cualquier otro oficio, hay diferentes niveles profesionales y, en consecuencia, diferentes sueldos, que tienen que ser cubiertos por cada medio, además de todos los gastos que conlleva una empresa.

De enero de 2021 a enero de 2022 el precio del papel se ha incrementado en la increíble proporción de un 100%, cuando supuestamente el índice inflacionario oficial es de un 7%. Muchos medios de comunicación enfrentan una situación económica cada vez más difícil, que se complicó todavía más por la pandemia del COVID-19.

Las condiciones de inseguridad para ejercer el periodismo han convertido a México en uno de los países del mundo más peligrosos para ejercer la profesión, pero aún así AMLO se empeña, todos los días, en atacar a quienes la ejercen.

El clima de agresión que se ha ido creando en torno al gremio periodístico del país, pareciera ser la proclama de ¡Ataquen al periodista! Pero para las mafias políticas y del crimen organizado la consigna se vuelve ¡Maten al periodista!

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: