La ayuda a adultos mayores no debe ser universal

La ayuda a adultos mayores no debe ser universal

Por: Eugenia Rodríguez

Elisa y Eduardo son una pareja de adultos mayores; él tiene 81 años, ella 80. Viven en la colonia San Isidro, un sector de clase alta de la ciudad de Torreón. Él percibe una pensión mensual de 50 mil pesos, como producto de su jubilación, además de un seguro de gastos médicos mayores. Además de la casa donde viven tienen otros bienes y ahorros de consideración, pero están inscritos en el programa denominado Bienestar de las Personas Adultas Mayores y van a recibir, en este 2022, la suma de 3,850 pesos bimestrales cada uno, lo que hace un total de 7,700 pesos bimestrales.

Es más que evidente que Elisa y Eduardo no tienen ninguna necesidad de carácter económico; por el contrario, tienen su vida económica resuelta, pero se han inscrito a dicho programa bajo el argumento un tanto cínico de “mejor que nos los den a nosotros y no que se los roben”.

Santiago, de 66 años, es empresario del ramo transportista, ya todos sus hijos son autosuficientes hace años, tiene su casa en la colonia residencial Campestre La Rosita. Aunque son años difíciles le sigue yendo bien en su negocio; tiene además varias propiedades y no tiene más dependientes que su esposa, de 64 años, su vida está también resuelta económicamente, pero ya está dentro del programa de asistencia para los adultos mayores.

Ambas familias son acérrimos críticos de las políticas económicas del actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero se repite ese argumento cínico: “de que se lo robe un funcionario a que me lo den a mí, mejor que me lo den a mí”.

En contraste, Soledad, una anciana viuda de 80 años, quien vive en la colonia popular La Moderna, de Torreón, espera con ansiedad cada fecha de entrega de los 3,850 pesos, porque con ella se ayuda para la compra de su despensa básica, pues aunque tiene cuatro hijos, sólo uno de ellos le proporciona ayuda y otro le permite vivir en un cuartucho en la parte trasera de su casa.

Soledad quedó completamente desprotegida con la muerte de su esposo, lo que ocurrió hace ya ocho años. Para ella esta ayuda resulta indispensable y más que justificada.

Al hacer universal la ayuda para adultos mayores y bajar a 65 años la edad para obtenerla, además considerando los incrementos que se han venido dando, este programa se ha convertido, con mucho, en el más importante de todos los programas denominados del bienestar, y es equivalente a lo que se gastará en los otros 11 programas estrella de AMLO.

De acuerdo al Presupuesto de Egresos del Gobierno Federal para 2022, se han destinado 238,014.7 millones de pesos a los adultos mayores, cuando en 2019 este programa tenía un presupuesto de 100,000 millones de pesos. En lo que va del sexenio tiene un incremento de 138%.

Los expertos independientes en temas de asistencia social y de economía estiman que para 2022 al menos un tercio de los adultos mayores que recibirán este subsidio gubernamental no lo necesitan, pero es muy redituable en términos políticos y electorales.

Hacer el programa universal implicará un sobregasto de por lo menos 75 mil millones de pesos tan solo en 2022, dinero que se restará a sectores nacionales tan prioritarios como el sistema educativo y el de salud.

MENOS A LAS MUJERES Y A LOS JÓVENES

Para este año de 2022 se han realizado importantes modificaciones en la asignación de recursos a los programas asistenciales, denominados del bienestar, a varios de los cuales se les ha retirado presupuesto, privilegiando a los adultos mayores y disminuyendo apoyos a jóvenes y mujeres en condiciones de precariedad económica.

Por citar algunos ejemplos: el programa de niños y niñas hijos de madres trabajadoras tenía en 2019 un presupuesto de sólo 2 mil 314.6 millones de pesos. Para 2022 el presupuesto ha ascendido apenas a 2 mil 785.3 millones de pesos.

Este programa es en realidad el programa de asistencia a guarderías y estancias infantiles y, considerando las tendencias del mercado de trabajo en México y las condiciones de las madres trabajadoras, debería tener un presupuesto mucho mayor.

El programa denominado “Tandas para el Bienestar”, que estaba destinado básicamente a mujeres emprendedoras de sectores populares de la población, tenía inicialmente un presupuesto de 3 mil 438.8 millones de pesos en 2019. En este año de 2022 ha sido suprimido.

El programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que ha tenido muchos problemas en su implementación y prácticas de corrupción, tenía un presupuesto de 50 mil 245.9 millones de pesos anuales. Para 2022 se ha reducido este presupuesto a 21 mil 196.6 millones de pesos.

En general los programas asistenciales destinados a los jóvenes tuvieron muy bajos incrementos para este 2022.

LAS RAZONES POLITICAS

En enero de 2021, de cara a las elecciones de diputados federales, el diario capitalino El Financiero realizó un estudio de preferencias electorales muy amplio entre la población de todas las edades, sectores sociales y niveles de educación, en el cual se reflejaron de manera nítida cuáles eran las tendencias entre el partido oficial Morena y sus opositores.

En el grupo de población de más de 50 años, Morena tenía una ventaja muy grande de dos a uno con respecto a la oposición, pero en el grupo de población de 18 a 29 años se daba un empate en las preferencias, con 27% para Morena y 28% para la oposición.

En el grupo con escolaridad baja -nivel de primaria y primeros años de secundaria-, Morena tenía una preferencia de 45% frente a sólo 21% de la oposición, pero a medida que el nivel educativo va ascendiendo la preferencia por Morena disminuye también gradualmente hasta alcanzar una diferencia de tan solo 5% a favor de Morena.

Analizando las preferencias por regiones del país, en la región sur se da el mayor porcentaje de preferencia para Morena, con un 54% frente a tan solo un 14% de la oposición.

En la región centro-occidente la preferencia por Morena era de 45% contra 22% de la oposición, pero estas tendencias sufrían un cambio muy notorio en el centro y norte del país, donde se presentaba lo que se podía considerar como un empate entre Morena y la oposición, al superar esta última al partido oficial con 2 a 3%.

Si se hace una revisión del gasto gubernamental federal en los llamados programas del bienestar y de los programas prioritarios, se puede observar que la mayor cantidad está destinada a las regiones sur y centro del país, a los adultos mayores y a sectores con niveles de educación bajos, donde se concentra precisamente la mayor parte del voto general hacia el partido Morena y sus aliados.

Dar dinero, inclusive a quien no lo necesita, es muy rentable electoralmente y hacia allá se ha orientado el gobierno de AMLO.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: