Breaking

El PRI: pendiendo de un hilo muy delgado

Análisis Político y Social / Opinión / 4 enero, 2022

Por: Gerardo Lozano

Después del desastre del año pasado, en el cual perdió ocho gubernaturas en un solo proceso electoral y quedó relegado a la tercera fuerza en la Cámara de Diputados y el Senado, el PRI se enfrentará en 2022 a un escenario político en el cual, sin grandilocuencias, juega a vida o muerte, pues, de perder aun más espacio, podría ser liquidado por Andrés Manuel López Obrador en el 2024.

El hecho significaría, ahora sí, el final de un partido hegemónico, que mantuvo el poder por casi todo el siglo XX y parecía haber sobrevivido a la alternancia democrática, habiendo dominado un sistema que era definido como la “dictadura perfecta” o la “monarquía sexenal sucesoria”, todo un fenómeno a nivel mundial.

Cuando las cosas se ponen imposibles o extremadamente complicadas, en el medio popular los colombianos utilizan una expresión entre picaresca y cómica: “esto está como ponerle calzones a una sirena”, y en esos afanes se encuentra el PRI.

Este año habrá elecciones de gobernador en seis estados: dos gobernados por el PRI, Hidalgo y Oaxaca, y cuatro gobernados por el PAN: Aguascalientes, Tamaulipas, Quintana Roo y Durango.

Los sondeos de opinión reportan que en Oaxaca el PRI no tiene posibilidades y en Hidalgo el escenario también es complicado y dependerá, en mucho, de quiénes sean los candidatos, pero la Secretaria General del CEN nacional, Carolina Viggiano, pareja de Rubén Moreira y diputada federal plurinominal, tiene ya mucho tiempo pretendiendo ser gobernadora de su estado nativo, Hidalgo, pero hasta ahora ha fracasado en el intento.

Si la selección de candidato no se hace de forma inteligente sino por consignas del CEN nacional, lo cual es sumamente probable, este pequeño estado se puede también perder a manos de Morena.

De concretarse el peor escenario para el PRI, se quedaría con tan solo dos gubernaturas: Coahuila y el Estado de México.

En Coahuila hay elecciones de gobernador en 2023 y es el único estado donde el PRI tiene todas las condiciones para retener la gubernatura, debido a la falta de cuadros de Morena, a su distante segunda posición como fuerza opositora y al posicionamiento del PRI a raíz de las elecciones de este año de 2021.

En el Estado de México, el más populoso del país, el poderoso grupo Atlacomulco tratará de retenerlo también en 2023, pero todo indica que será una contienda muy complicada. A distancia la situación está mucho más complicada para el PRI en el Estado de México que en Coahuila.

En lo que es un verdadero escenario completamente imprevisto, Coahuila podía ser el último reducto de gobierno del PRI, de ahí que López Obrador ponga tanto empeño en ahorcar sus finanzas públicas y los morenistas dejen ver tanta frustración al perder terreno político antes que avasallar, como lo están haciendo en casi todo el territorio nacional.

Lo más singular es que Coahuila es un estado norteño, muy distante del poder central, que históricamente es la cuña del federalismo y también de la revolución de 1910, lo que hace que en sus raíces sobreviva ese recelo de dominio por parte del poder central.

El coahuilense promedio se ha mantenido hasta ahora refractario a la seducción del verbo y de las dádivas de López Obrador, lo que debe desconcertar a un hombre tan obsesionado por controlarlo todo.

LA DIRIGENCIA Y SU LABERINTO

En medio del escenario más oscuro y desolador de su historia, lo que todo mundo se pregunta es si el PRI tiene algún tipo de alternativa o sólo le queda esperar el final mientras sufre, y sufre mucho, en la sala de cuidados intensivos.

¿Qué hacer, que le resulte en un indispensable posicionamiento político con los 75 diputados que mantiene en el Congreso?

Sus críticos internos opinan que el PRI debió dedicar por lo menos los dos últimos años a preparar y ejecutar una refundación, más ahora que las grandes limitaciones y errores del gobierno de López Obrador ya permiten elaborar, con solvencia, un discurso opositor inteligente y atractivo.

Los temas son muchos y son sustanciales: seguridad, salud, educación, políticas económicas, fracaso en la lucha contra la corrupción, migración y el centralismo, entre otros.

Pero la actual dirigencia nacional del PRI, además de estar conformada por políticos que no tienen la estatura para enfrentar el momento más crítico de su historia, se percibe corta y titubeante, por lo menos ésa es la imagen que proyecta.

Si ya no tienes nada que perder, tal vez la única alternativa es el juego de la audacia, el poner todo el resto sobre la mesa y jugar sin miedo o, como dicen bien los cronistas deportivos de futbol, hay que morirse de algo y no esperar, pasivamente, a que te liquiden sin haber dado la pelea antes de que se termine el tiempo.

A tres años de haber perdido el poder, no ha habido tan siquiera la capacidad de realizar una autocrítica seria, contundente.

Con el paso de los años se vuelve cada vez más evidente que Enrique Peña Nieto, ese personaje tan artificial que pareciera un maniquí de cartón, desprovisto de carácter y un ególatra ensimismado en su pequeño espejo de tocador, transó la elección de 2018 a cambio de impunidad, pero sería fatalmente mortal si lo que quedó del PRI se ata a semejante herencia.

Por lo menos hasta hoy, el grupo político que dominó en el sexenio peñista tiene la mano metida en la dirigencia nacional del PRI, y ésa es una muy mala noticia.

Históricamente lo más paradójico es que MORENA y el gobierno todo de Andrés Manuel López Obrador, son la versión recargada del PRI de los años setentas del siglo pasado. Todo parece inspirado en ese periodo, que no casualmente es el de la formación del propio López Obrador.

Si el PRI llega a morir, como ha muerto el PRD en cosa de unos cuantos años, lo relevaría una versión política de uno de sus más oscuros periodos: el echeverriato, cuyo principal protagonista, Luis Echeverría Álvarez, se niega, literalmente, a morir y cuando lo haga podría tener la satisfacción de ver resucitar su obra, lo que está de escalofrió para el país.

Comentarios de Facebook
(Visitado 1,341 veces, 1 visitas hoy)

Etiquetas: , , , , ,



Redacción




Previous Post

China es una dictadura

Next Post

Súper prestaciones del IMSS que no tienen ni sus derechohabientes





You might also like


More Story

China es una dictadura

Por: Rodrigo Tejeda China ha rebasado a Estados Unidos como la economía más grande del mundo y hoy ambas potencias enfrentan...

4 January, 2022