La olimpiada de Tokio: el mediocre promedio histórico

La olimpiada de Tokio: el mediocre promedio histórico

Por: Sergio Luis Rosas

Entrevista a Víctor Estrada: medallista olímpico en TKD

Las cuatro medallas de bronce obtenidas por México en los recién concluidos XXXII Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (celebrados del 23 de julio al 8 de agosto de 2021 por la pandemia del Covid-19), se mantienen dentro del promedio histórico que tiene nuestro país en esta justa deportiva, a excepción de la Olimpiada de México 68 en la que obtuvo nueve preseas y las ocho de Londres 2012.

Se percibe que, en cuanto al medallero, la participación de México en Tokio 2020 fue un fracaso rotundo y se le adjudica Ana Gabriela Guevara, directora general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) y responsable de la política deportiva de nuestro país, quien había fijado como meta obtener un mínimo de diez medallas, pero falló en su vaticinio: la delegación mexicana consiguió tan solo cuatro medallas, y de bronce.

El 24 de julio declaró Guevara en un tono triunfalista: “vamos a romper el récord histórico de México’’. Reafirmó el compromiso de la delegación mexicana de imponer una nueva cifra histórica en el medallero y se atrevió a mencionar diez preseas.

Por su parte, Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), fue más reservado en su pronóstico y mencionó que México obtendría cinco medallas para igualar el registro de los Juegos Olímpicos celebrados en 2016, en Río de Janeiro, Brasil.
Se recuerda a la contienda de Barcelona ‘92 como una de las exhibiciones más pobres de la delegación mexicana, en la que nuestro país consiguió tan solo una medalla de plata en la caminata de 50 kilómetros con Carlos Mercenario, prueba que desaparecerá en Francia 2024.

La marcha mexicana está sumida en un letargo desde hace años, quedando en el olvido la presea de oro conseguida por Raúl González en Los Ángeles ‘84, la de plata de Carlos Mercenario en Barcelona ‘92 y la de bronce de Joel Sánchez en Sidney 2000.

No debemos olvidar que Raúl González con la medalla de oro conquistada en la prueba de 50 kilómetros en Los Ángeles 1984 con un tiempo de tres horas, 47 minutos y 26 segundos estableció una marca que ha permanecido vigente durante 25 años, siendo el mejor registro de un andarín mexicano.

Los marchistas mexicanos consiguieron diez de las 73 medallas que ha obtenido la delegación mexicana en Juegos Olímpicos, siendo el tercer deporte que más preseas ha aportado, después de clavados con 15 y boxeo con 13.

Esta última disciplina ha venido también a menos, no obstante que México ha generado una gran cantidad de Campeones Mundiales, algunos de ellos surgidos de Juegos Olímpicos, pero en los últimos años han mostrado desinterés por participar en esta justa deportiva y optan por integrarse cuanto antes al boxeo profesional, después de haber asistido a las Olimpiadas Nacionales Infantil y Juvenil.

Otro aspecto negativo del deporte mexicano es la fuga de talentos, a manera de ejemplo destaca la arquera Gabriela Bayardo, originaria de Tijuana, Baja California, quien obtuvo una medalla de plata para Países Bajos en Tokio 2020. Otro caso es el del medallista olímpico capitalino Óscar Salazar, presea de plata en Atenas 2004 y actualmente entrenador del equipo de Tae Kwon Do de Egipto, el cual obtuvo dos medallas de bronce.

Una de las grandes decepciones fue el equipo de béisbol mexicano con una desastrosa actuación, que causó shock al manager Benjamín Gil, quien vivió una verdadera pesadilla en Tokio. Lo único que causó la novena azteca fue polémica al posar en una fotografía en la Villa Olímpica con el uniforme de Tomateros de Culiacán, incidente que fue investigado por el Comité Olímpico Internacional (COI) y se espera una sanción para nuestro país.

En resumen, de los 164 atletas mexicanos participantes, tan solo cinco, además del equipo de futbol, consiguieron cuatro medallas de bronce en Tokio 2021. México quedó en el lugar 84 del medallero olímpico.

Al regreso de la delegación mexicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró en la “mañanera” del martes 10 de agosto: “Lo importante no es ganar siempre, sino competir y seguir adelante en la práctica del deporte”.

Para abundar sobre el tema, Revista de Coahuila entrevistó vía telefónica a Víctor Estrada, medallista olímpico que obtuvo la primera presea en Tae Kwon Do para México en Sidney 2000. Compitió entre 1991 y 2004. Fue cuatro veces Campeón Mundial en esta disciplina deportiva.

Sobre el Tae Kwon Do mexicano, el tamaulipeco comentó que “está tocando fondo y no es de un día, es un proceso de mucho tiempo atrás, donde ya había luces amarillas, ya había un semáforo que nos indicaba que algo estaba ocurriendo”.

Añadió que María del Rosario Espinoza era la que “tapaba’’ lo que sucedía al conseguir preseas en Juegos Olímpicos.

RdeC: ¿En términos generales cómo consideras la actuación de México en los XXXII Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

VE: Creo que podemos decir que es el promedio de medallas que ha tenido históricamente, lo que regularmente México consigue en Juegos Olímpicos de tres a cuatro medallas en promedio.

“Hubo Juegos Olímpicos en los que se consiguieron de ocho a nueve medallas, pero han sido casos extraordinarios, históricos, como fueron México ‘68 y Londres 2012, en casa y en el extranjero”, añadió.

Reiteró que el promedio ganador histórico es de tres a cuatro preseas, si se toma en cuenta el raquítico apoyo que el gobierno ha dado al deporte a través de los diferentes sexenios gubernamentales.

RdeC: ¿Cómo es la forma en que operan las federaciones deportivas en México, el Comité Olímpico Mexicano y la CONADE?

VE: El Comité Olímpico Mexicano opera como una Embajada del Comité Olímpico Internacional en nuestro país, por lo cual recurre a las Federaciones Deportivas existentes en México y a la propia CONADE, la cual dirige el deporte y las políticas deportivas del país, con el fin de llevar a buen fin la participación de nuestros atletas en el Ciclo Olímpico, que son Juegos Centroamericanos, Panamericanos y Olimpiada.

Explicó que el caso de la CONADE es diferente, siendo una institución similar al Comité Olímpico Mexicano, pues reúne a todas las federaciones, instituciones públicas y privadas para dirigir y bajar el Sistema Nacional del Deporte (SINADE), el cual aglutina a federaciones y asociaciones deportivas, universidades públicas y privadas e Institutos Estatales del Deporte.

Consideró que han pasado muchos años y la Comisión Nacional del Deporte no se ha consolidado como una prioridad en la política deportiva en los tres órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal.

“El gobierno federal nunca ha demostrado en sus políticas que el deporte sea una prioridad y tampoco fortalece a los estados y municipios. Nunca ha mostrado interés por el deporte para todos; somos un país deportivamente subdesarrollado y no hay ningún indicio de que se quieran realizar verdaderos cambios’’, puntualizó Víctor Manuel Estrada Garibay.

RdeC: ¿La falta de recursos en los Institutos Estatales y Municipales del Deporte ha frenado el desarrollo del deporte?

VE: Económicamente es difícil en nuestro país que los municipios puedan tener el deporte como una prioridad, ya que la preocupación principal son la seguridad, vialidad, alumbrado, servicios públicos y asistenciales.

“El deporte no tiene prioridad para los alcaldes y no le dan importancia, pues la mayoría de los municipios de nuestro país le designan un porcentaje mínimo de su presupuesto anual en instalaciones y recursos para promoverlo”, insistió.

Apuntó que el presupuesto del deporte en un municipio no llega a ser ni del uno por ciento del presupuesto municipal, lo cual ocasiona que en las instalaciones deportivas municipales existan graves carencias. Esto mismo sucede en el nivel estatal, las demandas de la población rebasan a las necesidades de los deportistas.

“Desafortunadamente el gobierno prefiere resolver las quejas de la ciudadanía, olvidándose del deporte, y esto conlleva a una poca inversión de recursos en la política deportiva, que nos está dejando cada vez más rezagados.”

De acuerdo a datos recabados, en el caso del municipio de Torreón se designa al deporte por año un presupuesto apenas superior a los 20 millones de pesos, del presupuesto anual municipal de 2 mil 700 millones de pesos, por lo que se invierte en el renglón deportivo menos del uno por ciento para el mantenimiento de varias unidades deportivas y pago de una planta laboral de aproximadamente 400 empleados, entre sindicalizados, eventuales y de confianza, cuyos sueldos absorben la mayor parte del presupuesto asignado al deporte municipal.

Es decir, el poco dinero destinado al deporte se va en el pago de burócratas y funcionarios, además de una planta de empleados de mantenimiento.

Sin embargo, la Dirección del Instituto Municipal del Deporte en Torreón es una dependencia muy “peleada’’ en tiempos electorales y cambios de alcaldes, pues esa penca “escurre buena miel”.

Recordó Víctor Estrada que cuando fue Presidente Municipal de Cuautitlán Izcalli de 2016 a 2018, buscaron recursos en programas federales y estatales para no depender de los apoyos municipales. Buscaron proyectos a nivel federal para la recuperación de espacios públicos y deportivos con una inversión millonaria, logrando rehabilitar diez parques y colocar 75 techumbres para proteger a los deportistas.

En el renglón de la organización de eventos deportivos se dieron a la tarea de convocar a deportistas de diferentes disciplinas para promover la competencia en diferentes categorías, desde infantil hasta adultos mayores.

RdeC: En México cada día hay más obesidad, diabetes e hipertensión, ¿a qué se debe?

VE: Se debe principalmente a la dieta alimenticia del mexicano, a la idiosincrasia en la cultura alimenticia de nuestro país. México es el segundo lugar mundial en obesidad y el estado de Coahuila está entre las tres entidades con mayor número de personas obesas.

Reconoció que en la actualidad se han tomado medidas en nuestro país para prohibir la venta de alimentos con exceso de calorías, azúcares y sodio. Una medida que ha aplicado la Secretaría de Salud es obligar a etiquetar los productos para advertir a los consumidores que hay exceso de azúcares, grasas, calorías y sodio.

Para combatir la obesidad, recomendó principalmente controlar la alimentación y hacer ejercicio de manera regular. De ser necesario acudir con el médico para someterse a un tratamiento que le ayude a resolver esta problemática.

RdeC: ¿Hay falta de patrocinios y poco apoyo de los grandes empresarios?

VE: Efectivamente, los empresarios mexicanos no cuentan con un proyecto para apoyar el deporte dentro de sus programas empresariales. Difícilmente apoyan con dinero, aunque hay algunos que tienen la intención de ayudar, pero sus políticas no tienen contemplado apoyar el deporte.

“Fue complicado convencer a los empresarios, pues entre ellos hay temor de que los recursos aportados no lleguen a su destino final, debido a la corrupción gubernamental. Es muy poca la inversión del sector empresarial en el deporte municipal. No le entran, lo ven con mucha cautela y al final de cuentas no lo apoyan”, advirtió.

RdeC: ¿Cómo es la inversión de recursos para el deporte en instituciones educativas particulares de solvencia económica?

V.E: En México las políticas deportivas no son prioritarias. Las instituciones educativas particulares de nivel superior le dan más importancia a lo académico. Hay planteles como la Universidad Iberoamericana y Universidad La Salle en donde el tema deportivo no es prioritario. Hay otras, como el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Universidad del Valle de México que promueven y dan prioridad únicamente al futbol americano, y en buena medida por imagen.

En el caso del ITESM dijo que se liga el deporte con el tema de becas, cuentan con apoyo para participar en eventos nacionales. La Universidad de Las Américas (UDLA) y la Universidad Anáhuac apoyan también al deporte. Las instituciones educativas particulares compiten entre ellas a nivel nacional en el Consejo Nacional del Deporte de Instituciones Privadas (CONADEIP), mientras que las universidades públicas participan en el Consejo Nacional del Deporte Estudiantil (CONDE), pero en sí la inversión y los programas deportivos son muy pobres, con una inversión mínima si se consideran los recursos de que disponen.

“Debería haber un mayor apoyo y no quedarse en el tema institucional, ya que no existe una conexión entre CONADEIP y CONDE para lograr una fuerza de apoyo y llegar a competencias internacionales, como sucede en otros países”, señaló.

“Ojalá que lo sucedido en los XXXII Juegos Olímpicos de Tokio 2020 muevan realmente las bases políticas del gobierno, y podamos trascender y hacer una política deportiva bien estructurada que ayude a obtener resultados positivos”, subrayó.

Finalmente Víctor Estrada advirtió que para ser competitivos se necesita estar al nivel de los demás países, lo que implica hacer cambios radicales y destinar un mayor presupuesto, no quitar el poco que ya se tenía, lo que es contradictorio con el discurso que se maneja. Ojalá que los empresarios “le entren” y se logre un acuerdo nacional para levantar el nivel del deporte en México.

Como en muchos otros temas, el actual gobierno fue triunfalista en los pronósticos y expectativas, pero el resultado fue la misma mediocridad y atraso histórico en que se ubica México en el terreno deportivo.

San Marino, un pequeño país ubicado dentro de Italia, llevó a Tokio únicamente cinco deportistas, pero obtuvo una medalla de plata y dos de bronce.

El presupuesto de la CONADE para 2021 es de 2 mil 676 millones de pesos y la delegación que llevó a Tokio fue, como ya es conocido, de 164 atletas, los cuales ganaron cuatro medallas de bronce, considerando que la base del equipo de futbol está conformada por profesionales, pero además son 22 y tendrán que recibir su beca vitalicia por la medalla de bronce.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: