El nuevo mapa político de Coahuila

El nuevo mapa político de Coahuila

Por: Álvaro González

A partir de los resultados de las elecciones del 6 de junio, Coahuila se ha convertido políticamente en un estado de excepción. El nuevo mapa político le coloca como el único estado donde el PRI ha tenido resultados muy exitosos y es el partido dominante, cerrando el paso a Morena e, inclusive, haciéndolo retroceder, mientras que el PAN, que había sido tradicionalmente la segunda fuerza política, confirma su caída hasta niveles preocupantes para su militancia y para la dirigencia nacional.

En 2020 el PRI había arrasado en la elección por las diputaciones locales, al ganar las 16 diputaciones en juego y lograr una mayoría absoluta en el Congreso del Estado, pero en 2021 ha mostrado que no era una coyuntura sino una tendencia que se ha confirmado el pasado 6 de junio, al ganar 25 de los 38 municipios, imponiéndose en las ciudades más importantes, con excepción de Monclova, que perdió con un apretadísimo margen, pero contra el PAN, no contra Morena.

De las siete diputaciones federales en juego se llevó cinco, dejando sólo dos a Morena, a lo que habrá que agregar las plurinominales, con lo cual Coahuila será el estado gobernado por el PRI con más representación en la Cámara de Diputados.

Morena perdió municipios que ya gobernaba, como Piedras Negras en el norte o Matamoros en La Laguna y ganó Ciudad Acuña, cediéndole la candidatura a la UDC, lo mismo que uno de los dos distritos federales que ganó.

Coahuila ha sido uno de los estados del país más castigados por las políticas económicas y el manejo presupuestal de López Obrador, y Miguel Riquelme Solís es uno de los fundadores de la Alianza de Gobernadores Federalistas, una asociación que molesta mucho al presidente, quien espera de todos los estados una sumisión, más que una coordinación. Aun así, Riquelme Solís se ha esforzado por mantener la relación institucional, pero es evidentemente un gobernador muy incómodo, que, hasta ahora, había sido subestimado como uno más de los gobernadores priistas a quienes se consideraba con poco apoyo social.

Los resultados electorales han mostrado que Riquelme Solís tiene las condiciones para ejercer un liderazgo al nivel de los estados, más ahora que los morenistas han anunciado la desaparición de la CONAGO, porque la consideran “inútil”, y han mencionado a la Secretaría de Gobernación como la interlocutora con los gobiernos estatales, lo que es un desenlace esperado ante la postura tibia que estuvo asumiendo la CONAGO frente al presidente, quien ahora se deshace de ella, buscando eliminar cualquier alianza entre los gobiernos estatales frente a la federación.

Este escenario puede propiciar que reaparezca con una mayor fuerza la Alianza de Gobernadores Federalistas, ante la forma en que los morenistas se están deshaciendo de la CONAGO.

Para complicar las cosas al nuevo partido oficial, la elección para renovar la gubernatura en Coahuila será en 2023 y en solitario, por lo que, considerando la nueva relación de fuerzas políticas, las posibilidades de que Morena logre ganarla son muy pobres, o, como dice el propio López Obrador, “no tienen con quién ni tienen con qué”.

Será interesante ver de qué forma capitaliza Miguel Riquelme Solís el liderazgo que ha ganado y estando en su cuarto año de gobierno, cuando es un hecho que llegará muy fuerte al cierre de su sexenio, apenas medio año antes de la elección de 2024.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: