El líder de la comunidad china: Wong Foon Chuck, una leyenda

El líder de la comunidad china: Wong Foon Chuck, una leyenda

Por: Sergio Luis Rosas

(Primera mitad)

La masacre concretada el 15 de mayo de 1911 es una vergüenza para la historia de Torreón, un acontecimiento que se trató de silenciar, de erradicarlo de la memoria colectiva, lo cual se logró por casi un siglo. La cifra oficial dicta 303 personas de origen chino brutalmente asesinadas.

La comunidad china de Torreón se calculaba en 600 personas para 1907, en vísperas de la revolución, y tenía una posición preponderante en la economía de la nueva ciudad, lo que en la opinión de varios historiadores intensificó el fuego del racismo y la sinofobia que motivarían la masacre de 1911.

Entre esa comunidad hay un hombre que juega un papel determinante en la formación de la comunidad china, un empresario que posee una biografía que se asemeja a una leyenda, y que no se encontraba en Torreón los días del genocidio.

Wong Foon Chuck, nace en Hoy Ping, provincia de Kwantung, China, en 1863. Deja su país en 1875 para vivir en San Francisco, California, con un tío, donde es enviado a una escuela (misión) para aprender inglés.

Inconforme por lo que considera un ambiente nocivo en el ambiente de la comunidad china en San Francisco, en especial el de Chinatown, no acepta establecer un negocio que le proponían sus parientes y deja la ciudad. “Cosa que no acepté porque no estaba de acuerdo con las costumbres y las prácticas de los chinos de esa ciudad”, comenta literalmente en sus memorias.

Se traslada a Texas y ahí se conecta con las empresas ferrocarrileras en expansión, en los negocios de los restaurantes, las tiendas y los hoteles que le daban servicio a las mismas, lo que le traería a Torreón por primera vez en 1887, con el propósito de adquirir un hotel, negocio que no pudo concretar. Tenía apenas 24 años de edad, pero era un emprendedor impresionante.

Se dedicó a las ventas de artesanías hasta octubre de 1889. En noviembre de 1893 regresa a Torreón para comprar un hotel y restaurante en venta, animado por Andrés Eppen, quien logró que se estableciera en la naciente villa.

Foon Chuck adquirió una gran extensión de tierras al oriente de la recién nombrada Villa del Torreón. Su propiedad comprendía desde lo que es hoy el Bosque Venustiano Carranza hasta lo que muchas décadas después se convirtió en la colonia San Isidro, conocido entonces como Rancho “El Pajonal”, en donde cultivó verduras y algunas frutas. Entre sus propiedades estaban también el Rancho La Rosita y la huerta Do Sing Yuen.

Foon Chuck adquirió una maquinaria de lavandería en Estados Unidos y estableció la Lavandería Vapor Oriental en el crucero de avenida Juárez y calle Ramón Corona, en donde actualmente se localiza el Hotel Calvete. Fue, además, fundador del Club Reformista Chino.

En 1906 fue nombrado gerente del Banco Chino de Torreón, ubicado en el edificio de cantera de avenida Juárez y calle Antonio Valdés Carrillo. El banco formó parte de la Compañía de Tranvías Wah y Yik, cuyos transportes correrían de Torreón a Matamoros, saliendo por la avenida Morelos, en donde se instalaron los primeros tramos de vías, habiéndose suspendido los trabajos al estallar la Revolución Mexicana de 1910.

SU AUTOBIOGRAFÍA

En la década de los años noventa, Jacinto Faya Martínez, en ese entonces cronista de Torreón, me regaló la autobiografía de Wong Foon Chuck, traducida del inglés al español por el Dr. César Méndez Osuna.

Demos paso a su relato biográfico: “… llegando a San Francisco, California, el 22 de octubre de 1875, para vivir con un tío. Fui enviado a una escuela (misión) para aprender inglés, que era dirigida por el doctor Lummis, quien posteriormente me llevó a su casa en #1550 de la calle Jones para trabajar como sirviente”.

Trabajó con dicho doctor por espacio de dos años hasta que un primo le encontró trabajo de mesero en el Hotel Jackson de la calle California. Allí fue bien visto por los clientes, ganando propinas considerables, pero su tío pensó que era demasiado dinero para un niño de su edad y debería ser supervisado (tenía 14 años en ese entonces), por lo que regresó a la casa del doctor Lummis por tres años más.

Permaneció en la casa del Dr. Lummis hasta 1881 cuando decidió regresar a China para visitar a sus familiares. Salió de San Francisco el 5 de octubre de 1881 a bordo del S.S. Garrick y después de una visita corta de cinco meses regresó a la ciudad californiana el 15 de abril de 1882.

Tratando de alejarse de la mala influencia del ambiente de San Francisco y en especial de Chinatown, decidió pedir prestada una pequeña cantidad de dinero a uno de sus primos, con la que se trasladó al estado de Texas. En esa época la Compañía Southern Pacific estaba construyendo la línea de Los Ángeles, California a San Antonio, Texas.

“Llegué a El Paso, Texas en 1883, donde encontré trabajo como cocinero por seis meses. No sólo pude ganar dinero para pagarle a mi primo, sino también para enviar a mis padres en China. Un día conocí a un joven que trabajaba en Valentine, Texas, quien me propuso que fuéramos a Del Río o a San Antonio para empezar un trabajo que él iba a financiar.”

Dejaron El Paso en julio de 1883 para ir a San Antonio, pero antes se detuvieron en Del Río, frontera con Ciudad Acuña, Coahuila. Su intención era abrir un negocio en San Antonio o Del Río. Caminando Wong Foon Chuck por una de las calles de Del Río se encontró al Sr. Lombard, quien les sugirió que Eagle Pass era un mejor lugar para lo que ellos querían.

Al día siguiente viajó a Eagle Pass en compañía del Sr. Lombard, encontrando que era un pueblo fronterizo con Piedras Negras, Coahuila, con tres mil habitantes, la mayoría mexicanos. Caminando por una tienda grande que estaba en el patio del ferrocarril, se le acercó el gerente y le ofreció trabajo como cocinero en el restorán del señor Monroe, contratista de Los Ángeles, quien formó el restorán para dar servicio a los trabajadores de la Internacional R. R Company, construyendo las vías del ferrocarril de Piedras Negras a Sabinas, Coahuila.

“Encontré muy placentero mi nuevo trabajo, lo que me dio al mismo tiempo oportunidad de aprender español. El trabajo del restorán fue muy próspero, por lo que el señor Monroe decidió agrandarlo. Me propuso encontrara un buen lugar en el centro del pueblo para abrir otro. Encontré la oportunidad de comprar un hotel (Hotel Central), que costó $700.00. Pero el trabajo era muy pesado para una persona y mandé traer a uno de mis primos de San Francisco y al mismo tiempo le notifiqué a mi amigo de Valentine, Texas, lo que estaba haciendo y él me pidió que le encontrara trabajo para dos de sus primos.”

Wong Foon Chuck inició a estos dos campesinos en la lavandería, al mismo tiempo que le propuso al Sr. Luis Lana que le construyera una pequeña casa al lado de su restorán para ese propósito. La casa construida resultó muy grande para una lavandería, por lo que decidió abrir una tienda en parte de ella, de curiosidades y manualidades chinas y japonesas. En 1886 vendió su hotel a un estadunidense que venía de Chihuahua en la cantidad de mil doscientos pesos. Con ese dinero se fue a la Ciudad de México a vender productos de China y Japón a todos los pueblos y villas cercanas a la vía del ferrocarril.

En San Buenaventura, Coahuila, conoció al Lic. Miguel Cárdenas Valdés, quien después de algunos años se convirtió en gobernador de Coahuila. Fue un buen amigo de Wong Foon Chuck y le ayudó en muchas de sus empresas y negocios.

“En 1887 me fui con mi trabajo a Torreón, Coahuila, a 625 kilómetros al sur de Piedras Negras. El objeto de mi viaje era continuar con el negocio del hotel de las estaciones del ferrocarril, en Torreón, cosa que no sucedió y continué con mis ventas de artesanías hasta octubre de 1889, cuando decidí visitar China por segunda ocasión. Allí estuve 10 meses y regresé a Eagle Pass en 1890.”

A su regreso encontró que la Compañía Minera Coal Co. en San Felipe, Coahuila, necesitaba personal para trabajar en las minas. Conocía que los trabajadores chinos que construyeron el Ferrocarril de Tehuantepec habían sido despedidos y buscaban trabajo, por lo que se entrevistó con el gerente, L.M. Johnson y logró una comisión al darle empleo en las minas a cien chinos.

“Estuve satisfecho por tres años con mi trabajo de contratista y supervisor de los mineros chinos, hasta que una piedra se desprendió, escapando por muy poco de ser aplastado por ella, lo que me hizo pensar que a los 31 años de edad, era muy pronto para arriesgar mi vida en esas condiciones, por lo que dejé el trabajo.”

Ese incidente lo llevó en noviembre de 1893 a Torreón porque le informaron que había un hotel en venta.

“Lo compré y conseguí un contrato con dos compañías ferrocarrileras: la Central Railroad y la Mexican International Railroad Co., por cinco años. Torreón era un pueblo nuevo y yo tenía problemas para conseguir el material para la cocina de mi hotel. Para resolverlo empecé una granja de hortalizas, que fue la primera de ese tipo en Torreón y sus alrededores.”

Su negocio del hotel creció rápidamente y por sí sólo agarró fama y reputación con los trabajadores y pasajeros del ferrocarril.

“Los ejecutivos del mismo empezaron a notar mi capacidad como administrador y me ofrecieron dos hoteles más del ferrocarril, uno en Sabinas y otro en Jarral, Coahuila. En 1896 me dieron un contrato para manejar también el hotel de Piedras Negras.”

Para 1901, a los 38 años de edad, Wong Foon Chuck manejaba seis hoteles del ferrocarril a través del Sistema Mexicano Internacional de Ferrocarriles. El negocio de los hoteles floreció por varios años hasta 1911, cuando empezó a declinar a causa de la Revolución Mexicana. En 1923 el gobierno mexicano expropió el sistema ferroviario de capitales americanos, perjudicando a sus negocios de hotel y obligándolo a retirarse.

“En 1895 me casé con una mexicana, la señorita Cristina Vega, de Tampico, Tamaulipas; con ella formé un hogar en la calle Washington en Eagle Pass, Texas, mudándonos posteriormente a Piedras Negras, ya que la mayoría de mis negocios estaban en México. Tuvimos nueve hijos, el primero nació en Eagle Pass y el resto en Piedras Negras.”

En 1904 Wong Foon Chuck fundó en Monclova, Coahuila, la escuela llamada Yeu Mae, para sus hijos y los hijos de otros chinos. El plan de estudios incluía el aprendizaje de chino, inglés, español, matemáticas, gramática, historia, geografía, música y educación física. La primera banda de música de metales china fue organizada con alumnos del plantel.

“En 1910, durante la celebración del Centenario de la Independencia de México, fuimos invitados por la representación china para participar como parte de este evento en la Ciudad de México. La banda tomó parte activa en muchos desfiles y actuó en muchos parques de la ciudad. El 22 de septiembre de ese año el presidente don Porfirio Díaz y su esposa dieron una recepción especial para los miembros de la escuela Yeu Mae en el Castillo de Chapultepec, dándosele un reconocimiento por su trabajo en la educación de México’’.

En 1910, cuando Francisco I. Madero inició la Revolución Mexicana, la situación se volvió muy crítica, obligándolos a cerrar la escuela, teniendo que mandar a los estudiantes a sus casas.

“En ese tiempo yo tenía a cuatro de mis hijos en la escuela, por lo que le mandé a nuestra casa de Piedras Negras, a fin de que continuarán sus estudios en una escuela pública de Eagle Pass, Texas.”

En su autobiografía Wong Foon Chuck refiere que como consecuencia del movimiento maderista perdió sus negocios y sus bienes, pero no hace más referencia ni externa ningún comentario sobre el movimiento revolucionario, ni de la masacre de Torreón.

Sus hoteles, ranchos, huertas, lavandería, acciones de banco y demás se perdieron y no refiere que haya vuelto nunca más a Torreón, ni reclamado lo perdido, pero estaba en plenitud de sus facultades físicas y mentales.

Sus cualidades como emprendedor y sus enormes dotes de administrador tomarían otro rumbo y no descansaría hasta su muerte, a una muy avanzada edad.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: