Gobiernos municipales de Morena: ¿Dónde está la diferencia?

Gobiernos municipales de Morena: ¿Dónde está la diferencia?

Por: Marcela Valles

En 2018 y 2019 hubo regocijo entre una parte de la ciudadanía de la Comarca Lagunera: en todos los gobierno municipales de la zona conurbada y de la periferia hubo alternancia, con excepción de Lerdo, donde volvió a gobernar el PRI. Era el entusiasmo de un cambio político que, penosamente, nunca llegó y, en varios casos, los cambios fueron para empeorar la situación de municipios muy deteriorados por décadas de malas administraciones.

Y es que en los hechos, no había partidos políticos nuevos, ni políticos nuevos, sino los miembros de viciosas camarillas del PRI, del PAN y algunos independientes que, sumados todos a Morena, han realizado gobiernos de mediocres a desastrosos.

Los propios morenistas, todos ellos recientes militantes de este convulso movimiento, rechazaron e impugnaron abiertamente la candidatura de Marina Vitela al gobierno municipal de Gómez Palacio.

Vitela era una enfermera de oficio que se incorporó a la política de manera azarosa a través del PRI, donde se convirtió en una protegida de Jorge Herrera Caldera, primero tesorero y posteriormente gobernador de Durango, quien tuvo un pésimo desempeño y abrió la puerta para que otro ex priista de toda la vida, José Rosas Aispuro, se hiciera de la gubernatura a través del PAN, en lo que es otra aparente alternancia.

Ejerciendo su máxima habilidad, el oportunismo, Marina Vitela se convirtió repentinamente en militante de MORENA para ganar, de manera muy apretada, la alcaldía del municipio más industrializado de Durango.

Ya muy cerca de la mitad de su periodo, el gobierno de Marina Vitela se inició con un escándalo de corrupción por la práctica del nepotismo, de ella misma y de otros funcionarios clave de su administración. Hubo denuncias en torno al tema pero en apariencia no consecuencias.

El municipio se encuentra en una situación financiera precaria, sin recursos y, en consecuencia, sin obra pública. Para justificar esta situación, Marina Vitela acusó de un fraude de 400 millones de pesos a la anterior administración, presidida por Leticia Herrera Ale, cuyas cuentas sí fueron intervenidas por la autoridad federal, pero finalmente el conflicto se ha diluido y no existe información en torno a su desenlace final, pero el hecho es que en su segundo año de gobierno Marina Vitela presenta un balance de gobierno el que puede ser calificado, en el mejor de los casos, como mediocre y sin visos de mejora.

La pandemia de COVID-19 ha sido hasta ahora un gran distractor para desviar la atención del gobierno municipal gomezpalatino, que afirma haber atendido con despensas al menos a 90 mil familias de Gómez Palacio, lo que sería casi toda la población del municipio, algo que está muy distante de la realidad.

MATAMOROS, UN DESASTRE

Aprovechando la popularidad de su padre, Horacio “El ejote” Piña García, quien fuera beisbolista destacado en las grandes ligas de Estados Unidos y es un personaje muy querido en el municipio de Matamoros, su hijo, Horacio Piña Ávila, médico traumatólogo de profesión, sin ningún antecedente ni experiencia en política se colocó como candidato de MORENA a la presidencia municipal, con el apoyo de Jesús Contreras Pacheco, “cacique” de Coyote, ganándole por primera vez la elección al PRI.

En sus casi dos años y medio como alcalde, Horacio Piña ha sido un verdadero desastre. No hay obra pública ni en la cabecera municipal ni en los ejidos. Al interior del propio cabildo existe tal desorden que los regidores del propio partido de MORENA le han dado la espalda.

Después de pelear con sus aliados políticos, se ha dedicado a correr funcionarios, removiendo hasta en dos o más ocasiones a la mayoría de los funcionarios claves de la administración municipal, como director de seguridad, tesorería, secretario de gobierno y director de cultura, entre muchos cuya lista es casi imposible de referir.

Bebedor y dado a la fiesta, reparte su tiempo entre su consultorio, el despacho de presidente municipal y su afición por los buggies, esos extraños vehículos de tubos para campo traviesa. De manera cotidiana se le puede observar frente a un gran campo ubicado junto a la Cruz Roja local, conviviendo y bebiendo con la agrupación de aficionados a los buggies, mientras sus obligaciones como presidente municipal esperan.

Aun así tuvo el desparpajo de tratar de postularse nuevamente como candidato a la presidencia municipal por MORENA y reelegirse, pero fue rechazado por el partido, por lo cual optó por lanzarse como candidato del PVEM, teniendo el rechazo abierto de la mayoría de los ciudadanos.

Este gobierno de alternancia no sólo ha sido mediocre o ineficiente sino desastroso para este municipio tan lastimado por los malos gobiernos.

En Francisco I. Madero, otro médico, Jonathan Ávalos Rodríguez quien había sido director del Centro de Salud, se subió a la política y logró ser electo presidente municipal por MORENA, quien cae dentro del mismo perfil de mediocridad e inexperiencia, pero también rescatado de la crítica de los medios por la pandemia del COVID-19.

En 2020, en el punto más álgido de la pandemia, se puso a difundir el uso de dióxido de cloro como un remedio infalible para el coronavirus, cuando las autoridades de salud estatales, federales e internacionales desaprobaban el uso de dicha sustancia, por considerar que no había ninguna base científica para su uso contra el COVID-19 y, contrariamente, su consumo puede ser peligroso para la salud humana.

Irresponsablemente Ávalos desafió a las autoridades sanitarias y a la ética médica, y anunció públicamente que adquiriría el dióxido de cloro al mayoreo para ponerlo a disposición de la población del municipio, pero desistió cuando las autoridades estatales de salud establecieron que le harían responsable de las consecuencias que pudieran tener sus actos.

Fuera de este incidente el gobierno del alcalde morenista ha transcurrido en la mediocridad más acabada, pero, contra la voluntad de sectores del propio MORENA, se ha logrado lanzar nuevamente como candidato a presidente municipal para reelegirse en el cargo, que le deja muchos más beneficios y canonjías que su oficio de alcalde de pueblo.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: