La bicicleta: transporte y deporte lagunero

La bicicleta: transporte y deporte lagunero

Por: Sergio Luis Rosas

Entrevista al activista ciclista, Francisco Valdés Perezgasga

“Desde que se han multiplicado los automóviles por nuestras calles, he perdido la admiración con que veía antes a los toreros y la he reservado para los aficionados a la bicicleta.”
Julio Torri

Este texto publicado por el literato coahuilense Julio Torri en 1940 en su libro De Fusilamientos, se adelantó a nuestra época. En un tono de ironía y seriedad narra que, desde entonces, el ciclista corre peligro al desplazarse por las calles de cualquier ciudad. Su texto es ameno y profundo, con cierta dosis de humorismo y sabiduría popular. Sigue vigente hoy en día, en que el tráfico vehicular es incontrolable y cientos de ciclistas son arrollados en las calles.

La bicicleta fue durante un tiempo el vehículo de transporte de albañiles, obreros y empleados postales. La ciudad de Saltillo se ganó el apodo de “Pueblo bicicletero’’ en las décadas de los años cincuenta y sesenta, porque era utilizada por la mayoría de los trabajadores de las empresas que conforman el Grupo Industrial Saltillo (GIS).

El sonido de los timbres de aquellas bicicletas despertaba a los habitantes de la capital de Estado y les recordaba que ya era hora de prepararse para ir al trabajo o a la escuela. La bicicleta fue la “Tona’’ o espíritu que visitó y dio nombre a Damián “Bicicleta’’ en su nacimiento, personaje de uno de los cuentos del Diosero escrito por Francisco Rojas González.

“La bicicleta no tenía un prestigio social, por ello a partir de 1999 se me ocurrió lanzar una convocatoria para dar un paseo en bicicleta por las calles de Torreón. No hubo respuesta al llamado, pues tan solo acudieron tres personas’’, recordó el Doctor en Química Francisco Valdés Perezgasga, graduado en la Universidad de Newcastle, Reino Unido en 1990 e investigador titular del Instituto Tecnológico de La Laguna.

No se dio por vencido y en 2010, cuando se instituyó el Paseo Colón, se le ocurrió pararse en la calzada Colón entre avenidas Allende y Matamoros para dialogar con la gente que le gustaba andar en bicicleta. Los entrevistados le manifestaron que retomara la idea de organizar un paseo urbano, siendo entonces cuando surgió “Ruedas del Desierto’’.

RdeC: ¿La bicicleta, de medio rústico de transporte a un deporte espectacular, especialmente en Europa?

FVP: No es un medio rústico de transporte, es un medio de transporte. Hoy en día, en ciudades como Nueva York, París y Ámsterdam el uso de la bicicleta ha aumentado hasta en un 40 por ciento como consecuencia de la Pandemia del Covid-19. El deporte es aparte.

“La bicicleta no es deporte, es un medio de transporte. Ésa ha sido siempre su filosofía, utilizar la bicicleta como un medio de transporte’’, manifestó de forma categórica.

RdeC: ¿Cómo apareció el ciclismo urbano y los grupos de ciclismo recreativo?

FVP: Ganar la calle era la idea. Por fin, el sábado 15 de mayo de 2011 nació “Ruedas del Desierto’’, yo pensaba ponerle “Orgullo Pedal’’, pero unos compañeros sugirieron ese nombre. Nos dimos cita en la plaza comercial ubicada en el crucero de boulevard Independencia y calzada Abastos, cerca del llamado “Nudo mixteco’’, donde se dieron cita 12 personas con 11 bicicletas, pues uno de los participantes llevaba a su novia.

“El primer paseo dio inicio a las cinco de la tarde, recorrimos el boulevard Independencia hacia al Poniente hasta llegar al crucero con calle Múzquiz frente al monumento a Hidalgo. Fue la primera vez que lo hicimos entre el tráfico y regresamos sin incidente alguno al punto de partida. A partir de ahí nos organizamos para que fuera los sábados en la tarde’’, recordó el Doctor Valdés Perezgasga.

Comentó que en el grupo inicial había gente de Gómez Palacio que sugirió realizar un paseo por la vecina ciudad y Lerdo, Durango. Los primeros paseos fueron el miércoles en la noche con salida de la colonia Torreón Jardín. La gente le dio las gracias por haberlos sacado de un rincón y sentirse protegidos por ellos mismos.

En agosto de 2011 se registró la balacera del Estadio Corona, sin embargo, no repercutió en sus paseos semanales. En el momento platicaron que estaban en punto de riesgo para las “pedaleadas’’. Asumieron también una actitud de desafío, en el sentido de que no iban a parar.

“Buscábamos recuperar los espacios públicos. Fue fundamental la solidaridad del grupo. No se solicitó el apoyo de una patrulla por considerarlo una idea errónea de lo que era el grupo. Se formó un grupo de protección, integrado por compañeros que portaban chalecos y radios para cualquier contingencia. Estaba integrado por 20 personas, unos iban a la cabeza, otros en medio y otros hacían la función de ‘barredora’ para auxiliar a los retrasados’’, explicó.

En seguida comentó que iban compactos y el grupo, que llegó a ser de 600 participantes en 2013, debía pasar de manera compacta en los cruceros con semáforos, siendo criticados por bloquear el paso. La mayoría de los automovilistas entendieron y los felicitaban.

“Una de las cosas que da la bicicleta es autonomía, la satisfacción personal de que yo llegué aquí por mis propios medios. Yo estoy aquí por mis propios méritos’’, reiteró.

EL CICLISMO RECREATIVO

Jesús del Río Corrales, “Chuy del Río” como lo conocen sus amigos, se inició en el ciclismo urbano, pero tenía la intención de practicar el ciclismo de montaña en el Valle de Villa Juárez y se integró al grupo de los Big Boys de César Madero y Carlos Villarreal, quienes practicaban en la pista denominada El Caminante, construida por el “Profe Beto’’ de Villa Juárez.

Recuerda “Chuy’’ que había otro grupo, integrado por Víctor Garnier Morga, Francisco Díaz de León y Víctor Ortega. El grupo Bruno Bike construyó algunas pistas. En Ciudad Lerdo había el grupo de Rodolfo Onofre Agüero y sus hijos. A partir del año 2000 todos ellos recuperaron caminos y brechas de terracería que estaban destruidas para practicar el Single Track.

El entrevistado fue el primer organizador del Maratón Cardenche, celebrado en 2006, con la idea de traer gente de otros estados que conociera esa parte del desierto lagunero que se localiza en el paso del Río Nazas. Es la parte más verde y la idea era generar un turismo deportivo, diferente a otros, al que ellos llamaron ecoturismo.

Fue así como formaron la Promotora Ecoturística de La Laguna, integrada por Jesús del Río Corrales, presidente, Víctor Garnier Morga, Claudio Sánchez Morril, Luis Rodríguez y Rodolfo Onófre Agüero. Con el apoyo de Ignacio García Rascón, titular de Destino Laguna, se obtuvo el apoyo de esta asociación para lograr el apoyo del gobierno estatal de Coahuila y Durango, de los Presidentes Municipales de Torreón, Gómez Palacio y Ciudad Lerdo, incluyendo la iniciativa privada.

Ellos ayudaron a conseguir patrocinadores para organizar el Maratón Cardenche, que trascendió fronteras y tuvo gran aceptación a nivel nacional. Jesús del Río Corrales lo dirigió durante cinco ediciones, de 2006 a 2011, logrando tener un gran número de participantes desde sus inicios; en 2010 logró una asistencia récord de 1200 participantes. Los sucesos ocurridos en agosto de 2011 en el Estadio Corona incidieron para que descendiera considerablemente.

LA VUELTA CICLISTA A LA LAGUNA

El ciclismo de competencia en la Comarca Lagunera data desde la década de los años cuarenta. Puede considerarse como promotores de este deporte a don Francisco Ortiz, propietario de una bicicletería en Ciudad Lerdo, quien empezó a organizar competencias en 1945. Después don Santiago Martínez organizó carreras en Torreón en la calzada Manuel Ávila Camacho.

Uno de los equipos de aquel entonces fue el Club Ciclista Pedal y Fibra de Torreón, integrado en 1948 por Ezequiel Martínez, Juan Morales, Santiago Martínez, Felipe de Jesús Galindo y José García, entre otros.

Sobresalió el equipo Cruz Blanca de la desaparecida Cervecería Sabinas de Ciudad Lerdo, integrado por Cenobio Ruiz Martínez, Humberto “La Chuleta” Rodríguez, José María Carrillo, Juan Martínez, Jesús “El Balazo’’ Saucedo, Marcos Salazar, Joaquín Ruiz, Antonio Morales, Enrique Soria, Librado del Mercado y Daniel “El Güero’’ Moya.

En el equipo Ford Mercury de Torreón destacaban Fernando “El Cristalino’’ Segura, Hugo Ruiz, Julio López, los hermanos Basilio, José y Domingo García.

A iniciativa de “El Siglo de Torreón’’ y la Asociación Ciclista de la Laguna se organizó en 1950 la Vuelta Ciclista a La Laguna, evento que se corría en dos etapas y un circuito, en la cual participaron ciclistas de renombre y en una ocasión la Selección Nacional Olímpica de Ciclismo. Fue una competencia anual que le dio renombre y proyección a la Comarca Lagunera.

Se celebró de manera ininterrumpida durante 25 años, de 1951 a 1975. Entre sus máximos ganadores destacan Odilón Rojas del Distrito Federal con cinco campeonatos (1962, 1966, 1967, 1968 y 1969); Antonio Solís del Distrito Federal en cuatro ocasiones (1955, 1957, 1960 y 1961) y el ciclista lerdense Cenobio Ruiz Martínez en tres ediciones (1951, 1952 y 1965). Carlos Guerra fue el único ciclista lagunero que corrió esas primeras 25 vueltas. Se entregaban de premio relojes, bicicletas de carreras y trofeos que eran exhibidos en la Mueblería Siglo XX, ubicada por avenida Hidalgo al poniente.

Distribuidora Rodríguez tomó la estafeta y en la primera década del siglo XXI organizó la Vuelta Ciclista a La Laguna durante algunos años, la cual ganó en dos ocasiones el ciclista saltillense Juan José de la Rosa Monsiváis en las ediciones de 2004 y 2006. Se ha dejado de celebrar por falta de patrocinadores. La última edición fue la número 63 y se celebró los días tres y cuatro de noviembre de 2018, resultando ganador Orlando Garay del equipo Star de León, Guanajuato.

RdeC: ¿Qué piensas de las nuevas corrientes ecológicas y el reclamo de la bicicleta como medio de transporte limpio y saludable?

FVP: Desde el año de 2000 empezaron a surgir varias asociaciones para unirse a ese reclamo, entre las que recuerdo están la Asociación Biciketa de la Ciudad de México, en 2009 surgió Pueblo Bicicletero en Monterrey, en seguida se dio a conocer Guadalajara en Bici y en 2011 Ruedas del Desierto en Torreón.

“Fue una ola de reclamo para que la bicicleta ocupara el lugar que le corresponde. Ésta es una corriente a favor de los derechos del ciclista para circular en las calles de manera segura. Peleábamos un lugar en la calle, pues todas las estructuras viales se hacían pensando en los automóviles, no se pensaba en los ciclistas’’, reclamó el Dr. Francisco Valdés Perezgasga.

Insistió que hasta la fecha las autoridades piensan en los vehículos de motor, la calle estaba excluida a los ciclistas.

Una bicicleta más, un carro menos

RdeC: ¿Podría la bicicleta revertir el uso masivo del automóvil o ya es tarde?

FVP: El mantra o idea que hemos manejado es “Una bicicleta más, un carro menos’’, lo cual hemos repetido hasta el cansancio. Si damos una vuelta por ciudades como Ámsterdam, Copenhague, Nueva York y París vemos que el uso de la bicicleta ha ascendido de manera espectacular.

Comentó que la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha prometido reducir el uso del automóvil. El futuro de la Ciudad Luz es caminar, andar en bicicleta y usar el transporte urbano. Su proyecto valida el llegar a casa en 15 minutos caminando o en bicicleta.

“Es una política de movilidad moderna que va a repercutir en beneficio de la comunidad. Una ciudad con una vida más vivible, menos afligida. Ella pretende reelegirse con una propuesta que desde México suena radical, pero espera contar con la mayoría de los votos de los parisinos’’, relató.

RdeC: ¿El urbanismo ha tomado en cuenta la bicicleta? Inclusive, es peligroso transportarse en ella en una ciudad como Torreón.

FVP: El urbanismo de Torreón es desastroso, no se ha tomado en cuenta la opinión de la gente para el bien de todos. Es un urbanismo basado en las decisiones de unos cuantos para satisfacer la ambición de los agentes inmobiliarios y de los desarrolladores de viviendas, quienes han decidido el crecimiento de Torreón a su gusto.

“Llevar servicios de buena calidad a las colonias es importante. Se debe planear bien el desarrollo para evitar el “desparramamiento’’ urbano y la ciudad tenga un orden para que la gente viva bien. El actual urbanismo es incorrecto y contrario a los intereses de los ciudadanos de Torreón’’, consideró el Investigador titular del Instituto Tecnológico de La Laguna.

Foto: Milenio

COALICIÓN POR LA MOVILIDAD SEGURA

En otro tema de importancia habló de los grupos que desde hace cinco años trabajan en nuestro país por bajar el índice de 16 mil ciclistas muertos al año como producto de una legislación incorrecta.

Recordó que el artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se empezó a modificar en octubre del 2020 para legislar que cada ciudadano tenga derecho a una movilidad segura y de calidad. En diciembre de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación las modificaciones correspondientes; ya han sido aprobadas 25 y faltan 17 por aprobar. Ha sido un trabajo arduo.

“Sigue lo más difícil y ahora el Congreso tiene la encomienda de redactar la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, es lo que sigue. Ya se redactó el Proyecto de Ley y se presentará con el apoyo de Legisladores de varios partidos políticos’’, añadió.

Esta nueva Ley pretende que existan límites de velocidad, una autoridad central de seguridad vial y una señalética vial que debe existir. Se pretende quede aprobada para el seis de junio de 2021.

Advirtió que la nueva Ley contempla el diseño de los automóviles. El Nissan Tsuru se dejó de producir en México porque no tenía freno trasero ni bolsas de aire para la presión. Alrededor de cinco mil muertes al año se pueden adjudicar a dicho auto compacto.

Para finalizar se refirió a las Ciclovías existentes en Torreón, iniciando con la recién inaugurada en la Calzada Colón, la cual considera que está hecha con todos los estándares internacionales. Esta Ciclovía da seguridad al ciclista, pero se necesitan más y que tengan conectividad entre ellas, pues la mayoría de las existentes están inconexas y desperdigadas.

“Se requieren ciclovías conexas y segregadas del tráfico con una barrera física como la de la calzada Colón’’, puntualizó.

Apuntó que la ciclovía del boulevard Constitución está mal hecha e inconclusa. Además, existe la ciclovía de la Soriana Verde que va del Monumento del Campesino a la estatua a Juan Pablo II sobre la carretera que conduce al Aeropuerto Internacional de Torreón.

La ciclovía de la línea Verde es recreativa. Existe una ciclovía sobre la carretera Torreón – Matamoros, que va del ejido San Miguel a la vecina ciudad. “Se requiere de más ciclovías y más infraestructura urbana para proteger al ciclista’’, insistió.

Finalmente, el Dr. Francisco Valdés Perezgasga adelantó que la bicicleta es el vehículo del futuro porque es más barata que un automóvil, requiere poca inversión desde el punto de vista de la estructura vial. Es buena para el cuidado y conservación de la salud personal, así como para la conservación del medio ambiente. Le gustaría que más gente la utilizara.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: