Blue Panther, “El Maestro Lagunero’’

Blue Panther, “El Maestro Lagunero’’

Exclusiva

Por: Sergio Luis Rosas

Genaro Vázquez Nevares, mundialmente conocido como Blue Panther, se siente orgulloso de ser lagunero, gomezpalatino de nacimiento, y alagado por ser considerado “El Maestro Lagunero’’. Con 60 años de edad y 42 de trayectoria profesional no piensa aún en el retiro, pues, afirma, hay Blue Panther “para rato’’. Su legado seguirá vigente con sus hijos Blue Panther Junior, El Hijo de Blue Panther y El Cachorro Lagunero, conocidos como “Las Joyas laguneras’’.

Su alias de “El Maestro Lagunero” se deriva de su gran calidad técnica en el arte del pancracio, donde está considerado como uno de los mejores, con peleas memorables con varias leyendas de este deporte, como Atlantis, otro ídolo del encordado.

Su identidad profesional permaneció oculta bajo una máscara durante 30 años, hasta el 19 de septiembre del año de 2008, fecha en que la perdió ante Villano V en la función del 75 Aniversario del Consejo Mundial de la Lucha Libre (CMLL). En la caída definitiva cuando todo parecía indicar que “El Maestro Lagunero’’ se llevaría el triunfo con una palanca de brazo, el Villano V lo inmovilizó tres segundos y con espaldas planas hizo explotar la Arena México.

En medio de una gran expectación, por todo lo que había sucedido durante el enfrentamiento, Genaro Vázquez Nevares se despojó de su máscara para entregársela al vencedor como todo buen deportista y revelar públicamente su verdadera identidad. “El Maestro Lagunero’’ solicitó de inmediato la revancha de máscara contra cabellera, la cual no se llevó a cabo por el retiro de Villano V.

Nacido el 18 de septiembre de 1960 en la colonia Santa Rosa de Gómez Palacio, Durango, vivió parte de su infancia en la calle Josefa Ortiz de Domínguez entre avenidas Morelos y Victoria, por el rumbo de la cantina Cuatro Copas. En octubre de 1973 fue alumno fundador de la naciente Escuela Tecnológica Industrial 195, actualmente Escuela Secundaria Técnica 26, en la cual cursó hasta segundo grado. En seguida estudió para Técnico en soldadura en el CECATI 20.

Su afición por el “Deporte de los costalazos’’ lo llevó a Héctor López, maestro de Lucha Libre en el Deportivo Ferrocarrilero, con quien llegó a la edad de 15 años. Su debut profesional fue el ocho de octubre de 1968 en la Arena Olímpico Laguna y su buena actuación de ese día le dio oportunidad de integrarse a los programas de la Arena Monterrey, con el empresario René “El Copetes’’ Guajardo. El nombre de Blue Panther lo adopta para rendirle un homenaje al gran luchador Aníbal y así empezar a escribir su historia en la lucha libre.

Entre los reconocimientos que ha recibido Blue Panther destacan la de Ciudadano Distinguido, otorgada el 21 de diciembre de 2008 por el R. Ayuntamiento de Gómez Palacio como un justo reconocimiento a su brillante trayectoria, y la Medalla al Mérito Deportivo que el Congreso del Estado de Durango le entregó el 28 de junio de 2013 en una función de homenaje que le realizó el Consejo Mundial de Lucha Libre en la Arena México ante miles de aficionados.

Pese a su carrera tan destacada, que lo coloca como el mejor luchador lagunero de las últimas décadas, él evita cualquier autoelogio y siempre mantiene una gran sobriedad cuando se refiere a sí mismo, nunca se permite un desplante de gran figura, algo que realmente es. No es hombre de palabras abundantes, lo que contrasta con su enorme repertorio técnico como gladiador que, a sus 60 años cumplidos, considera que sigue en facultades. Sólo el tiempo dirá cuánto le resta de acción sobre los cuadriláteros.

RdeC: ¿Qué es realmente la Lucha Libre?

BP: La Lucha Libre es un deporte de contacto, que ayuda mucho a dejar todo tipo de cosas negativas, porque el hacer ejercicio ayuda a oxigenar el cerebro y la sangre. Es una disciplina sustentada en la cultura del deporte. La Lucha Libre profesional llegó a México en 1933, aunque antes ya se practicaba, pues data desde que existe la humanidad, sin olvidar el Coliseo Romano.

RdeC: Hay quienes opinan que la Lucha Libre es un camuco, ¿qué opinas al respecto?

BP: Respeto a quienes piensan así, el pensamiento debe ser libre. Desconozco el significado de esa palabra, tal vez es gente que nunca ha ido a una arena y disfrutado de lo que realmente es esta disciplina. La Lucha libre es un deporte de “toma y daca’’, intercambio de conocimientos, y cuando uno llega al profesionalismo se convierte en un espectáculo.

RdeC: ¿Está perdiendo popularidad la Lucha Libre en Torreón por el cierre temporal de las arenas?

BP: Los compañeros luchadores de la Comarca Lagunera se han dedicado a prepararse para ser los mejores. La Laguna es una de las escuelas de Lucha Libre con más renombre a nivel nacional desde las décadas de los años setentas y ochentas con los maestros Polo Torres, Joe Marín, “El Halcón Suriano’’, y Héctor López, quienes forjaron varias generaciones de luchadores que le han dado renombre a nuestra región.

“La Escuela del Halcón Suriano es la que está perdurando, los discípulos de las otras tres se ramificaron, pero conservan el estilo de esos cuatro grandes maestros”, puntualizó.

Reconoció que el cierre de las arenas está afectando a nivel nacional por cuestiones de salud. Vázquez Nevares afirma que la Lucha Libre no está perdiendo fuerza, está en un espacio de espera que se debe respetar para que una vez que concluya renazca en sus respectivas arenas.

RdeC: ¿Eres un luchador rudo o técnico?

BP: Todos los gladiadores surgidos de las Escuelas de Lucha Libre de la Comarca Lagunera somos rudos y técnicos al mismo tiempo, pues tenemos el conocimiento de la lucha clásica y con el paso del tiempo nos inclinamos al estilo que más nos conviene sin perder las bases de la Lucha Libre. En el inicio de mi carrera fui rudo, sigo siendo un soldado de la Lucha Libre, técnico y rudo, según se presente la ocasión, domino los dos estilos.

RdeC: ¿Por qué te dicen El Maestro Lagunero?

BP: No lo sé. Me dicen “El Maestro Lagunero’’, pero soy un soldado de la Lucha Libre. Los primeros en llamarme así fueron los periodistas Édgar y Luis Valero de conocido diario deportivo de la Ciudad de México.

Enseguida dijo que fue en 1981 cuando le empezaron a aplicar ese sobrenombre en las notas deportivas de las funciones de Lucha Libre del Toreo de Cuatro Caminos y de la Arena México. “En el año de 1979 llegué a la Ciudad de México por recomendación del promotor René ‘El Copetes’ Guajardo, ahí empecé a picar piedra, decidido a ganarme un lugar en la lucha libre mexicana’’, recordó.

R deC: ¿Sientes algo especial cuando te dicen El Maestro Lagunero?

BP: Siento mucho gusto cuando la gente al verme se acerca para felicitarme o tomarse una fotografía conmigo. Me llena de satisfacción que me llamen “El Maestro Lagunero’’, pero tampoco me molesta si no me lo dicen.

RdeC: Además de fama, ¿te ha dado fortuna la Lucha Libre?

BP: No soy famoso, la Lucha Libre me ha dado una esposa, familia, tres hijos, amigos y lo necesario para vivir cómodamente. Me ha dado más satisfacciones en lo deportivo que en lo económico, como dijo José Alfredo Jiménez: “más vale más que me recuerden por lo que hice, que por mi dinero’’. Me ha dado para comer frijoles y mi caldito de res, como dice Raulito, el invidente que recorre a diario las calles del centro de Gómez Palacio pidiendo una dádiva para su caldito de res, aunque sea.

RdeC: ¿La práctica de la Lucha Libre te ha ocasionado lesiones de consecuencia?

BP: Llevo 42 años en el mundo de la Lucha Libre, este ocho de octubre se cumplieron 42 años de mi debut profesional en la Arena Olímpico Laguna de Gómez Palacio, llevando de rival a La Bestia. He tenido lesiones de cervicales e ingle, problemas en áreas articulares (rodillas, codos y hombros). Cuando me lesioné las cervicales paré 15 días y cuando me lastimé la ingle estuve inactivo mes y medio. En mis 42 años de actividad profesional siempre he estado activo, tanto en México como fuera del país. La única vez que he parado más tiempo ha sido durante la actual pandemia, estoy inactivo desde el 14 de marzo.

Mencionó que su última aparición en un cuadrilátero fue el domingo ocho de marzo de 2020 en una arena de Los Ángeles, California, llevando de compañero a El Último Guerrero para enfrentar a Solar y Cavernario. Hasta la fecha no ha sufrido una lesión que lo haya puesto en el predicamento de retirarse.

RdeC: ¿Por qué perdiste la máscara, no te preparaste bien para ese combate o estabas cansado de ella?

BP: No estaba cansado, al contrario, la máscara la llevo envuelta en una toalla a donde me presento. Esa noche del 19 de septiembre de 2008 iba con la idea de triunfar, la primera caída la gané yo por descalificación, la segunda la ganó Villano V también por descalificación. Estábamos en el centro del cuadrilátero y todo parecía indicar que me llevaría el triunfo con una palanca de brazo, pero el Villano V me enredó, me puso de espaldas planas e inmovilizó tres segundos para vencerme.

“Al momento de pararme me vinieron a la mente miles de cosas, todas las emociones se iban y regresaban, después de tres minutos regresé a la realidad. Yo mismo me quité la máscara y se la entregué a Villano V como buen deportista que soy yo’’, contó en un tono de nostalgia.

Descartó que pudiera haber revancha, aunque esa misma noche la solicitó de caballera contra máscara, pero tiempo después Villano V perdió su tapa y posteriormente se retiró.

RdeC: ¿Es un riesgo seguir luchando a los 60 años de edad, tomando en cuenta lo que le pasó a La Parka?

BP: No es peligroso, al contrario, es una bendición el poder luchar con capacidades extraordinarias. Lo que le pasó a La Parka es diferente. En los deportes de contacto hay riesgos, gracias a Dios sigo conservando mis cualidades.

RdeC: ¿Qué te llevó a aprender la acupuntura y a practicar esta milenaria medicina?

BP: Practico la acupuntura desde 2007, tengo 13 años aprendiendo, poco a poco me he ido integrando a esta disciplina en el Instituto Alcocer, propiedad del Dr. Tomás Alcocer.

“La acupuntura es una medicina con más de cuatro mil años de antigüedad, según consignan libros escritos hace 3,500 años. Ayuda mucho a recuperar al luchador de las lesiones que sufre en sus enfrentamientos. Le agradezco mucho a la gente que confía en ella”, puntualizó.

Estimó que los beneficios de la acupuntura son de un 95 por ciento. Se puede aplicar a todas las personas, pues es una medicina integral.

“Soy técnico acupunturista y me deja una gran satisfacción poder ayudar a quien requiere ser atendido. Tengo el compromiso de prepararme día a día para dar una buena atención a quienes acuden a mi consultorio’’, apuntó.

RdeC: ¿Te consideras el mejor luchador que ha tenido La Laguna en las últimas décadas?

BP: No, de ninguna manera, hay excelentes luchadores, la Comarca Lagunera tiene un semillero de gladiadores con mucho talento. Soy uno más de los que han surgido de esa gran cantera.

“De niño mi ídolo era El Carnicerito del Ring, quien se presentaba en la Arena Maciste, ubicada por calle Juárez entre avenidas Madero y Allende de Gómez Palacio, donde está ahora un conocido hotel. Ahí se dio a conocer, pero en ese entonces no había muchas oportunidades para triunfar’’, apuntó.

“El Carnicerito del Ring era su hermano mayor, quien le lleva una diferencia de seis años de edad.

RdeC: ¿Has ahorrado para el futuro, tomando en cuenta que algunos luchadores terminan en una situación económica apremiante?

BP: Eso no me preocupa, reitero que lo más importante para mí es mi esposa Olivia y mis hijos Blue Panther junior, Black Panther y El Cachorro lagunero; son mis “Joyas laguneras”.  Los tres defenderán mi legado y continuarán la historia de Los Panther.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: