18 de octubre: los diputados que quieren seguir en la nómina

18 de octubre: los diputados que quieren seguir en la nómina

El principal protagonista de la elección del 18 de octubre para la elección de diputados locales no será un partido político, ni algún candidato especial, sino la pandemia del coronavirus, que amenaza con hacer caer los niveles de votación en un proceso, que, tradicionalmente, en promedio sólo lleva a las urnas entre el 36 y el 38% del electorado.

Y es que la pandemia no sólo complica el proceso electoral en sí, sino todo el proceso, incluyendo las campañas electorales de candidatos que ya son poco atractivos en su mayoría, cuando no totalmente desconocido en sus respectivos distritos.

Si las campañas son complicadas por la pandemia, se complican más por la participación de 11 partidos políticos con 11 candidatos para cada distrito, lo que es un absurdo, aun cuando ya se sabe que la contienda es entre el PRI, el PAN y MORENA, pero los otro ocho estarán ahí, de una manera u otra, haciendo algo de ruido mediático y metiendo confusión en un proceso que tiene una clientela de potenciales espectadores bastante pequeña.

Es difícil determinar si los votantes de clase media alta y media a secas le perderán el miedo a la pandemia para salir a votar, aun con todas las precauciones, cuando la elección de diputados locales no despierta interés. Si deciden no salir, o salen muy poco, sería una muy mala noticia para el PAN, que tendría que limitarse a la clientela que logre capitalizar en los medios populares, donde el miedo a la pandemia es mucho menor.

EL PRI BUSCA GANAR 10

Aunque es algo que no gusta a los demás partidos, pero está en las encuestas previas, el PRI es el partido que se encuentra mejor posicionado, con una preferencia de los electores entre el 25 y el 30%, seguido de cerca por MORENA, con un promedio del 22% y enseguida el PAN con un 17 a 18%.

El dilema es que MORENA como partido político es un gran caos, por lo que el problema va a ser traducir las preferencias que tiene en votos el día de la elección, más cuando la gran mayoría de sus candidatos son completamente desconocidos en sus distritos, por lo que están supeditados al voto por la marca, como se dice ahora en la mercadotecnia, esto es que la fuerza del nombre de MORENA haga algo que es difícil: llevar votantes a las urnas de forma espontánea y estos voten por la inercia, más tomando en cuenta que los votantes más fieles de MORENA son personas mayores de edad y, en consecuencia, los más expuestos a la pandemia.

En este sentido la pandemia podía actuar tanto en favor del PRI como del PAN, pero principalmente del PRI, lo que explica el porqué tanto el PAN como MORENA trataron de retrasar todo lo posible la elección.

Entre más abstención se dé, el PRI tendría más ventajas, debido a que, al menos en Coahuila, sigue siendo el partido con la estructura territorial más fuerte.

¿En general a qué le apuesta el PRI?

El escenario optimista y deseable del PRI es llevarse 10 distritos: los cuatro de Saltillo, Ramos Arizpe posiblemente, dos distritos de Torreón, el IV de San Pedro y el VII de Matamoros, más alguno en el resto del estado. Ésa es su apuesta más alta, aunque ganar 9 de los 16 distritos sería muy bueno, porque le aseguraría la mayoría. Ocho distritos, la mitad, no es el escenario deseado, pero aún ese dejaría las  cosas más o menos como están ahora en el Congreso del Estado.

En Saltillo el PRI no tiene problemas, por lo menos eso es lo que marcan las tendencias, así que su principal reto es aplicarse en La Laguna.

RESCATAR ALGO EN LA LAGUNA

De los cuatro distritos de Torreón, como se mencionó, el PRI sólo requiere ganar dos. En el octavo el PAN se percibe de entrada más fuerte, pero en los otros tres la contienda podía estar mucho más cerrada, porque inclusive MORENA puede meter mucha presión en el diez y en el once, donde van como candidatos Beatriz Granillo, una vieja activista de izquierda que tenía muchos años en el retiro, mientras que en el once el candidato es Ignacio Corona, quien ya fue candidato a la presidencia municipal en el proceso pasado.

Si la elección se va a tercios, tanto el PRI como el PAN se pueden llevar la elección, a menos que haya alguna sorpresa, de ésas que nunca faltan en un proceso electoral.

En el noveno distrito va como candidato del PAN Fernando Izaguirre, quien busca la reelección, contra el exalcalde Eduardo Olmos Castro, quien está obligado a realizar la mejor de las campañas, porque perder sería políticamente inaceptable.

El séptimo distrito (Matamoros, Francisco I. Madero, Viesca y Jimulco) será un agarrón interesante entre el PRI y el ya anciano cacique de Coyote, Jesús Contreras Pacheco, quien es un viejísimo conocido y ex camarada del candidato del PRI: Raúl Onofre Contreras, el político que más cargos ha ocupado en la historia pública de Matamoros.

Ambos irán a tercios con la nueva clientela de MORENA.

Los pronósticos apuestan a que Raúl Onofre gana por poco el distrito.

En el cuarto distrito, que va desde San Pedro a la zona centro del estado, pasando por todo el desierto, el candidato del PRI es Jorge Abdala, expresidente municipal de San Pedro, que puede tener como principal contrincante a Armando Guerrero de MORENA, pero se debe tomar en cuenta que el PAN tiene una importante presencia en el distrito, pero las cosas no pueden estar peor: el PRI perdió este distrito hace tres años, y de lo perdido lo que aparezca es bastante bueno.

En términos generales, el PRI tiene un problema nacional de imagen como su principal debilidad; el PAN tiene fuertes problemas internos en Coahuila, debido a la división de su dirigencia, de lo que da una idea el hecho de que Ignacio García, dirigente municipal del PAN en Torreón, sacó tan solo 5 votos en la elección interna por las plurinominales; MORENA tiene todo el poder del nombre, pero es un desorden sin pies ni cabeza. Se puede afirmar que no es inclusive un partido político, en el sentido estricto del término.

Finalmente, tanto MORENA como el PAN y el PRI tendrán que vencer como principal oponente a la pandemia del coronavirus, el más poderoso de los participantes en esta contienda electoral.

Los tres tienen serios problemas para levantar el entusiasmo de un electorado abrumado por lo que puede venir en el 2021, y para quien un diputado local es una figura pública irrelevante.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: