Futbolistas con sueldazos son criticados por la 4T

Futbolistas con sueldazos son criticados por la 4T

Por: Eduardo Rodríguez

Ahora les tocó a los futbolistas profesionales, quienes, sin saber por qué o a razón de qué, aparecieron criticados por López Obrador en una de la “mañaneras”, quien cuestiona que ganan sueldos enormes y viven con lujos, como el tener dos, tres y hasta diez autos Ferrari, mientras hay tanta desigualdad social, por lo cual deberían ajustarse también a la medianía.

Es cierto, los futbolistas profesionales son una reducida élite, que puede ganar sueldos bastante altos, en relación al mercado laboral ordinario. No es nada excepcional que un jugador de primer nivel de la liga MX en México pueda ganar entre 500 mil y un millón de pesos mensuales, si se encuentra en su momento.

Como la mayoría se trata de muchachos que provienen de un medio social económicamente modesto, ya sea del país o del extranjero, por supuesto que en cuanto pueden se hacen de un coche lujoso, de una casa también lujosa y se rodean de ciertas extravagancias, aunque no tantas como se supusiera.

Aquí el concepto básico es que, por un privilegio de facultades y de esfuerzo, un muchacho alcanza el éxito y la riqueza, lo que es el ideal de nuestra sociedad capitalista y de consumo, lo cual no sólo es bien visto sino deseado por el común de los muchachos del medio popular, quienes ven a estos deportistas como ídolos.

A López Obrador, por su ideología, su edad y sus aficiones, no le gusta el futbol sino el beisbol, un deporte que presume haber practicado en su juventud y primera madurez y al cual le está invirtiendo.

Pero, además, el tabasqueño desea ver a todo el país viviendo en una medianía donde no cabe el gran éxito económico ni, mucho menos, los lujos del consumo suntuario. Ser un famoso jugador debe ir acompañado de un sueldo del tipo que ganan los peloteros de la Liga Mexicana de Beisbol, suponemos, no de lo que paga una liga como la MX, que es toda una industria del espectáculo.

¿Pero qué perjuicio le provocan los sueldos de la liga MX, modestos si se les compara con las grandes ligar norteamericanas, entre ellas las de beisbol?

No debería provocarle perjuicio alguno, porque ni es dinero público, ni le causan problemas a nadie y sí le acarrea el rechazo de un gremio que, mediáticamente, tiene mucha presencia, al igual que el de los artistas.

Son ganas de estar opinando de todo y metiendo confrontación hasta en las cosas más ajenas al poder gubernamental, con un mensaje moralista que se presta a que le contesten con justa razón los aludidos.

La intención de López Obrador es volvernos un país beisbolero, más que futbolero, y, en cierta medida lo somos, al tener dos ligas profesionales y ser el beisbol un deporte con mucha afición en el noroeste del país y en algunos otros estados, pero sobre todo en las rancherías y pueblos pequeños, donde se juega bastante, pero no es el espectáculo en que se ha convertido el futbol.

A través de las televisoras y de la infraestructura que ha desarrollado, el futbol mueve un negocio muy grande, popularísimo, y en consecuencia puede pagar los sueldos que paga. Lo que hagan con su dinero los futbolistas más exitosos ya es un asunto de carácter particular, que, a diferencia del beisbol, no está recibiendo un subsidio millonario de parte del gobierno federal.

Ahora resulta que a la 4T no le gusta el futbol sino el beisbol y tiene problemas con el éxito y la riqueza personal.

Como la riqueza es un estimulante en este caso de un mejor espectáculo, si nos fuéramos a la medianía, es muy probable que nos instaláramos en la mediocridad, que tal vez fue lo que le pasó al beisbol profesional mexicano, de ahí que se haya estancado tanto.

¡SÍ SON SUELDAZOS!

Y para poner de mal humor a los funcionarios de la 4T, que, en teoría, se tienen que conformar con sueldos de segunda y con tendencia a la baja, los sueldos de los más importantes jugadores de la Liga MX sí son un lujo de los grandes, más cuando algunos no los merecen por el nivel de juego que están teniendo.

De acuerdo a Goal, que a su vez tiene como fuentes a El Universal, Forbes y WDeportes, el sueldo más grande de la liga se lo lleva el francés André-Pierre Gignac, delantero de los Tigres, con 4.6 millones de dólares anuales o el equivalente a 89 millones de pesos más centavos cada mes, lo que no los ganaba ni Obama. Los fanáticos dicen que los desquita.

El segundo sueldo es el portero Guillermo Ochoa, el portero mejor atajador de la liga, aunque muchos opinan que no el mejor en la posición. Se lleva 4 millones de dólares al año y todo eso después de que fracasó en el futbol europeo.

Los tres siguientes ganan lo mismo: 3 millones de dólares al año y son Giovani Do Santos, que se la pasa lesionado, no mete gol y tiene encabritado a su entrenador, Miguel Herrera, pues además Do Santos vino de “favor” al Club América, incluso, supuestamente, sacrificando parte de su sueldo.

El otro es el chileno Nicolás Castillo, que gana 3.5 millones de dólares anuales y, en la opinión de los expertos, ni de broma los desquita, pero sí se los embolsa.

El otro es también chileno, Eduardo Vargas, que hace un poco más por ganarse también 3.5 millones de dólares, juega más, pero tampoco es una maravilla.

De los entrenadores, el que más gana es el iracundo y un tanto barbaján entrenador de Los Tigres, Ricardo “Tuca” Ferretti, quien se lleva 3 millones de dólares al año, seguido por Antonio “El Turco” Mohamed, del Monterrey, con 2.6 millones de dólares anuales, y después vienen varios, entre ellos Miguel Herrera, del América, con 2 millones de dólares anuales.

Cada uno de ellos se puede comprar, si quiere, un Ferrari cada mes o dos o tres, lo que no le gusta a López Obrador, menos ahora que estamos en medio de tanta pobreza y de la pandemia del coronavirus, que, por cierto, bajó, de momento, algo los sueldos de las plantillas de jugadores de los equipos, pero se tendrán que volver a subir una vez pasada la contingencia, porque la pobreza va para muy largo.

¿A la fanaticada le molestan estos sueldos? No, no lo parece, lo que ellos quieren es ver buen futbol y a su equipo ser campeón. La riqueza les gustaría pero para sí; la medianía es una grosería tratándose de sus ídolos deportivos.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: