Oribe Peralta, del abucheo al reconocimiento internacional

Oribe Peralta, del abucheo al reconocimiento internacional

Por: Sergio Luis Rosas

Durante su primera temporada en el Santos, Oribe Peralta, el más notable futbolista que ha dado Coahuila, sólo tuvo abucheos y burlas por parte de un público que le exigía gol en los pocos minutos en que era alineado, cuando los partidos estaban irremediablemente perdidos.

Su presencia física estaba también muy distante de la de un ídolo futbolístico, quien era sencillamente un modesto novato apodado “El Cepillo”, por su pelo rebelde, difícil para el peine. Sufrió el rechazo de la fanaticada santista y se fue con pena y sin gloria, pero volvería para convertirse en un ídolo.

Los inicios de la carrera profesional de Oribe Peralta fueron difíciles y llenos de obstáculos. En su época de alumno de Cesifut Lerdo, sufrió fractura de tibia y peroné que lo mantuvo alejado de las canchas un año. En su período de prueba con Chivas en 2002 se fracturó la clavícula. Para ganarse una oportunidad de jugar de titular debió competir con jugadores de gran renombre.

En su primera estancia en Santos Laguna de 2006 a 2008 fue “abucheado’’ insistentemente por la afición en el viejo Estadio Corona y le tocó vivir el Torneo Apertura 2006, en el que los Guerreros lograron una sola victoria. En el 2009 marchó al exilio a Jaguares de Chiapas, dónde resurgió como el “Ave Fénix’’ y en el Bicentenario 2010 regresó a los Guerreros para cambiar los abucheos por aplausos.

Originario del ejido La partida, Coahuila, aunque nacido en Torreón, el 12 de enero de 1984. Hijo mayor del matrimonio formado por don Miguel Ángel Peralta Ruelas y doña Julieta Morones de Peralta, originarios de esa comunidad rural, quienes procrearon cuatro hijos: Oribe, Obed, Miguel Ángel y Julieta Peralta Morones.

La infancia de Oribe fue como la de cualquier niño del medio rural de La Laguna. Le gustaba ir a la pizca del algodón, montar a caballo, pasear en un carro de mulas, bañarse en la noria del ejido, nadar en los canales de riego, pasear en bicicleta, jugar a las canicas y al futbol.

El 22 de diciembre de 1996, Santos Laguna conquistó el primer Campeonato de su historia y el entonces adolescente Oribe Peralta salió a festejarlo en un carro de mulas por las calles del ejido La Partida, sin imaginarse que con el paso de los años iba a ser Campeón de Liga dos veces con los Guerreros en los Torneos Clausura 2008 y Clausura 2012 y celebraría los dos títulos en grandes desfiles recorriendo las Tres Ciudades Hermanas.

“El Cepillo” Peralta, sobrenombre que le impusieron en Cesifut Lerdo porque usaba un corte de cabello tipo militar, es el único futbolista lagunero que conquistó Medalla de Oro en Juegos Olímpicos, en Londres 2012. Asistió a dos Mundiales: Brasil 2014 y Rusia 2018; en el primero de ellos anotó el gol que le dio el triunfo a México frente a Camerún por la mínima diferencia, siendo el único jugador nacido en la Comarca que ha conseguido una anotación en Copa del Mundo. Además, fue nombrado en 2013 por la Concacaf como el mejor jugador de la zona.

SUS INICIOS

Entrevistado vía telefónica desde la ciudad de Guadalajara el pasado jueves seis de agosto, recordó que a los 12 años empezó a jugar en la Liga Ranchera del ejido Las Vegas con el equipo Los Vagos, de La Partida, Coahuila, que dirigía su primo Federico Sifuentes, “El Pitayo’’. De Los Vagos pasó al representativo de La Partida que jugaba en la Liga Mayor de Futbol de La Laguna al mando de José Luis Maldonado García, “El Güero’’. En ese entonces tenía 14 años.

En esa época quería entrar a una Escuela de Futbol y un buen día llevó a sus padres un periódico regional en donde informaban de una prueba que iba a realizar Cesifut Lerdo, a donde finalmente lo llevó “El Güero’’ Maldonado a fines de 1999.

“La prueba era de un mes, pero a la semana me aceptaron como interno. Mi estancia fue de año y medio, mis entrenadores fueron Julio César Armendáriz, Armando “El Mandis’’ Aguilar, Carlos Vázquez y Óscar “El Rambo’’ Torres. En ese entonces Cesifut no contaba con las modernas instalaciones con que cuenta hoy en día y el dormitorio era un frío bodegón; sin embargo, estaba decidido a triunfar y consciente de que “hay que sufrir para merecer’’, recordó Oribe.

Comentó que tuvo un proceso corto, pues en esas fechas visitó la Selección Nacional Sub 15 la Comarca e invitaron a Cesifut Lerdo a jugar un partido amistoso en las instalaciones de Santa Rita, el cual ganó su equipo por dos goles a cero con dos anotaciones suyas, siendo invitado a la Selección Sub 15 para estar en observación.

“Me dieron el visto bueno en un grupo que iba a participar en un Torneo de Prospectos a celebrarse en Argentina en el 2001, en el que participaron las Selecciones de México, Brasil, Italia y Argentina, en el cual me fue muy bien, ya que fui nombrado el mejor jugador del torneo’’, puntualizó.

Cabe mencionar que de la Selección de Argentina Sub 15 que participó en ese Torneo de Prospectos surgió Sergio “El Kun’’ Agüero, figura del Atlético de Madrid y del Manchester City.

A los 16 años de edad lo llevó Julio César Armendáriz a probarse a los Alacranes de Durango con el fin de que recuperara su nivel de juego después de estar parado un año por haber sufrido fractura de tibia y peroné. En 2002 fue a Chivas y entrenó con el primer equipo bajo la dirección técnica de Oscar Ruggeri. No le fue muy bien, pues se fracturó la clavícula y debió parar nuevamente varios meses.

“Regresé a Torreón para recuperarme de esa fractura y una vez rehabilitado me enviaron de Cesifut Lerdo a Monarcas Morelia en 2003, en donde estuve a prueba dos meses y debuté al mando de Rubén Omar Romano el 22 de febrero de ese año contra el América entrando de cambio cuando faltaban siete minutos, perdimos por dos a uno’’, comentó Oribe.

Estuvo ese año en Monarcas y entrenaba con el primer equipo, pero los fines de semana lo prestaban al equipo León de Primera División “A’’ para que los Esmeraldas pudieran cumplir con la Regla de Menores. En el 2004 fue contratado por los Panzas Verdes y tuvo un gran año, con ellos fue Campeón del Torneo Clausura 2004, pero perdieron la final contra Dorados de Sinaloa por dos goles a uno en el partido de vuelta.

“En el Apertura 2004 fui vendido al Monterrey, mi debut con los Rayados fue en un clásico contra Tigres y perdimos por seis goles a dos. Mi primer gol en Primera División fue el 28 de agosto de 2004 contra Cruz Azul y ganamos por tres a cero. En los Rayados era jugador de cambio, entraba entre el minuto 70 y el 80. Había una gran competencia por el puesto titular de centro delantero; estaban Guillermo Franco, Alex Fernández, Carlos Casartelli y Jorge Santillana. Después se fueron algunos de ellos y llegó el chileno Reynaldo Navia’’, contó “El Cepillo’’ Peralta.

De manera textual dijo: “Realmente toda mi carrera fue una competencia difícil, al final me sirvió mucho para lograr mis objetivos, pues aprendí a luchar contra la adversidad. Jugué poco con Rayados, no tuve regularidad. Cuando entraba era el jugador que debía solucionar, tarea difícil, pero al final todo me sirvió para crecer futbolísticamente’’.

PRIMERA ESTANCIA EN SANTOS

Relató que en junio del 2006 llegó a Santos Laguna como refuerzo para el Torneo de Apertura, en lo que fue uno de sus torneos más difíciles. Llegó a los Guerreros con la ilusión de formar parte del equipo que lo había rechazado de joven cuando acudió a varias visorias realizadas por la organización santista antes de entrar a Cesifut Lerdo.

“Cuando llegué a Santos Laguna en 2006 la gente me exigía, me abucheaba cuando entraba a los partidos y me “cargaba más la mano’’. Uno entiende las cosas, al equipo le estaba yendo mal, pues en el Apertura 2006 ganamos un solo partido contra Atlante por tres goles a dos en el Estadio Azul con una anotación de Rafael Figueroa y dos mías. Estaba preocupado por mi desempeño, en las tardes iba a Cesifut Lerdo a practicar la definición para mejorar’’, recordó ese momento difícil de su carrera.

En su primera estancia con el equipo de la Comarca estuvo dos años y medio, del Apertura 2006 al Apertura 2008. En los dos torneos del 2009 jugó a préstamo en Jaguares de Chiapas bajo la dirección del técnico argentino Miguel Ángel Brindisi. Al respecto dijo: “Sabía que era una oportunidad importante para jugar. Fue algo “muy padre’’, no quería estar en la banca’’.

Reconoció que Brindisi le dio la confianza necesaria para que aprovechara esa oportunidad. “Para mi don Miguel Ángel es alguien muy importante porque me retomó y me dio la oportunidad de reforzar a Jaguares de Chiapas. De él aprendí que no importa mucho de donde viene uno, que debes dar lo mejor de ti a los que te dan confianza. Aprendí también a considerar que puedes cambiar las cosas y a valorar a las personas sin haberlas tratado’’, subrayó.

SEGUNDA ESTANCIA EN SANTOS

En el Torneo Bicentenario 2010 regresó Oribe Peralta al Santos Laguna por indicaciones del técnico Rubén Omar Romano, quien años atrás lo había debutado en Primera División. Con sus grandes actuaciones relegó a la banca a Matías Vuoso, quien al final de ese torneo “tronó’’ contra Romano y su cuerpo técnico, durante un interescuadras en el que había empezado de titular y cuando le ordenaron que pasara al cuadro reservista se marchó de inmediato al vestidor, desoyendo al auxiliar Salvador Reyes junior, quien trató de calmarlo.

Durante el partido de vuelta de semifinal del Bicentenario 2010 contra Monarcas, Oribe Peralta anotó su primer triplete (hat-trick). Al siguiente torneo, el Apertura 2010, regresó al Santos Laguna el ecuatoriano Christian “Chucho’’ Benítez y Oribe volvió a la banca, jugó pocos partidos de titular, pero entrando de cambio participó en todos los encuentros de la fase regular.

Oribe no desmayó en su empeño y regresó a la titularidad para formar una gran dupla goleadora con el colombiano Carlos Darwin Quintero, siendo piezas claves en la conquista de la Cuarta Estrella en el Clausura 2012. En ese memorable torneo “El Cepillo’’ Peralta anotó cuatro goles en un partido frente al equipo San Luis el 3 de marzo de 2012 en el nuevo Estadio Corona, el cual le sentó bien y en el que logró cambiar los abucheos por aplausos.

Los siguientes torneos, del Apertura 2012 al Clausura 2014, Oribe Peralta mantuvo el nivel de juego y regularidad con base en su profesionalismo y entrega en cada partido, aunado a ello la Medalla de Oro conseguida con la Selección Nacional en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y su gran actuación en el Mundial de Brasil 2014, le convirtieron en uno de los futbolistas más importantes del país.

“SOY UNA PERSONA AGRADECIDA”

RdeC: ¿Cuáles son tus características y cualidades técnicas?

OP: Soy alguien que ama al futbol realmente. Me podría definir como alguien que se sacrifica por el equipo. Así es la forma como veo el futbol. Buscar que el equipo sea el beneficiado. Yo creo que más que la velocidad de piernas, me caracteriza la velocidad de pensar en qué jugada puedo realizar y sacar provecho de la situación. Todavía hasta la fecha busco cómo hacerle daño al equipo rival. Siempre pienso en el beneficio de mi equipo.

RdeC: ¿Cuáles son tus características como persona dentro y fuera de la cancha?

OP: No me gusta describirme. Me gusta ayudar a las personas, no me gustan las injusticias, me gusta ayudar a las personas, les aconsejo que superen sus límites, a que crean que con trabajo pueden lograr lo que se proponen. Soy bondadoso, agradecido, siempre busco el bienestar de los demás, de las personas que trato, de mi familia, siempre lo haré.

RdeC: ¿Cómo fue tu transferencia al Club América?

OP: Mucha gente no lo sabe, pero fue una de las situaciones que no asimilaba. Habíamos sido eliminados en la semifinal por el Pachuca en el Torneo Clausura 2014. Al día siguiente me citaron en las oficinas del Club y me dijeron que “Sí o Sí’’ y que “debería ser ya’’. Busqué que la propuesta me beneficiara. Era “ganar, ganar’’ para todos.

RdeC: ¿Cuáles han sido tus principales logros?

OP: La verdad, a lo largo de mi carrera me he sentido tranquilo con lo que he hecho, satisfecho de mis logros, de ser el único futbolista lagunero que ha anotado un gol en una Copa del Mundo, con el que hice realidad el sueño de mi infancia. La medalla de oro conseguida en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 es otro de los méritos más importantes de mi carrera.

RdeC. ¿Cómo has asumido la fama?

OP: Si me hubieran dicho antes de ser futbolista cómo manejar la fama, hubiera preferido no tenerla. Es una situación incómoda, no puedes estar todo el tiempo que quisieras con tus hijos por cumplir con los compromisos profesionales. Yo prefiero estar el mayor tiempo en la intimidad de mi hogar con mi familia o en casa de mis papás en La Partida, rodeado de mis abuelos, tíos, primos, amigos y personas que me aprecian de toda la vida.

Gracias a Dios que me dio una familia amorosa, que me ha ayudado a superar la fama. Padres, hermanos, tíos, abuelos, esposa e hijos; en algún momento cada uno de ellos con una palabra o un comentario me hicieron ver la realidad de las cosas.

RdeC: ¿El América te impulsó como jugador o te estancó?

OP: Creo que América me dio la oportunidad de refrendar las cosas que hice en Santos Laguna durante mi segunda estancia. América es un club mediático, obviamente; si no hubiera jugado ahí, no tuviera el reconocimiento de la gente.

En el América estuve cinco años, de 2014 al 2019, gané dos Campeonatos de Liga, en el Apertura 2014 y en el Clausura 2018. Fui también Campeón de la Concacaf en 2018 y Campeón de la Copa MX en 2019. Esos cinco años jugué a plenitud, obviamente con lesiones, afortunadamente no fueron graves.

RdeC: ¿Por qué no fuiste a jugar al extranjero?

OPM Tuve la oportunidad, pero si las cosas no pasaron fue por alguna razón. Me gusta enfocarme en el presente, pero las cosas se manifestaron de esa forma y así tenían que ser. Soy creyente y creo que Dios había predestinado así mi camino.

RdeC: ¿Estás al final de tu carrera?

OP: La verdad, me siento bien físicamente. Obviamente, los años lo alcanzan a uno, y las condiciones no te alcanzan. Me queda contrato por un año, debo esperar a que concluya y luego ver lo que viene.

RdeC: El Ayuntamiento de Torreón instituyó en 2014 la Medalla al Mérito Olímpico “Oribe Peralta’’. ¿Qué representa para ti esta distinción?

OP: Me siento muy contento, es un homenaje que viene a raíz de haber cumplido mi sueño, de alcanzar objetivos. Creo que es una justa recompensa para todas las personas que me ayudaron a hacer realidad mis sueños.

Considero que en lugar de llevar mi nombre, debería llevar los nombres de todas las personas que me ayudaron, de los que me compraron zapatos cuando no tenía’.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: