Todo es propicio para la delincuencia organizada

Todo es propicio para la delincuencia organizada

Por: Lauro Domínguez

El numeroso grupo de mujeres, la mayoría de ellas jóvenes y de edad mediana, con aspecto de gente de clase media, se amontona en espera de que lleguen las despensas que ha prometido el Cártel Jalisco Nueva Generación, tal vez la organización del crimen organizado más poderosa del país en este momento. La información se corrió a través de las redes sociales en el municipio de Zapopan, Jalisco, zona conurbada de Guadalajara.

Antes de que lleguen los enviados del CJNG, de pronto hace su aparición la policía estatal y federal para dispersar al grupo de mujeres, pero éstas oponen resistencia y comienzan a gritar insultos en contra de las fuerzas policiacas.

Una mujer de pelo rubio, joven, de complexión algo robusta, quien va vestida con ropa deportiva, es entrevistada por una televisora. Le preguntan si está enterada de quién está ofreciendo despensas y ella afirma que sí, pero añade que no le importa quiénes sean, ella quiere su despensa. Finalmente se retira, como el resto de las mujeres, lanzando insultos contra las fuerzas policiacas. La entrega se frustró, lo que no sucedió en otras partes del país, donde las narcodespensas sí fueron entregadas.

En Culiacán, Sinaloa, una de las ciudades más afectadas por la pandemia del COVID-19, el cartel de Sinaloa, manejado por los hijos de “El Chapo” Guzmán, ha lanzado, a través de las redes sociales, un “toque de queda” a todos los culiacanenses, advirtiéndoles que aquel que sea encontrado en la calle después de las 10 de la noche y no venga de su trabajo o tenga asunto que justifique no estar en su casa, va a ser “tableado”, castigado y multado, y advierten: “no es una broma, cabrones, la cosa va en serio”.

El cartel siente que es la máxima autoridad en la ciudad y está imponiendo un “toque de queda” para apoyar la campaña en contra del COVID-19, “porque la raza no entiende que la cosa es seria y se andan paseando en lugar de estar en sus casas”.

Mientras sus hermanos se encargan directamente del cartel de Sinaloa, la hija mayor de “El Chapo” Guzmán, Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, quien ha incursionado desde hace tiempo en muy diversos giros empresariales, se ha convertido en la propietaria de la imagen del famoso narcotraficante, lanzando una línea de ropa que lleva como principal elemento la figura de su padre, la cual se vende en línea, pero ha entrado también a la competencia de los cárteles del narcotráfico en el reparto de despensas.

A nombre de la marca, denominada “Chapo 701”, Alejandrina Gisselle se ha encargado de distribuir cientos de despensas en los barrios pobres de la zona conurbada de Guadalajara, principalmente en Zapopan y en la capital, “para que los adultos mayores no tengan que salir de sus casas por el coronavirus”.

Las cajas de cartón, que son de buen tamaño, llevan en un costado la imagen oficial de “Chapo 701” y, en su caso, la distribución, que se hace de casa en casa, no ha sido impedida por las fuerzas de seguridad estatales o federales.

EL USO DEL TERRORISMO

Con días de diferencia, la Fiscalía General de la República, da a conocer, en la ciudad de Puebla, el cateo de tres casas en la vecina ciudad de San Andrés Cholula, donde realizó el decomiso de drones, una cantidad considerable del explosivo C4, esferas explosivas de las denominadas como crisantemos, armas, cartuchos hábiles, equipo electrónico y controles para hacer estallar a distancia drones cargados con explosivos.

En la versión de la misma FGR, se trata de material ilícito de la delincuencia organizada con fines de terrorismo, perteneciente a una célula del narcotráfico que opera en las zonas centro y bajío del país, que podría estar relacionada con actos delincuenciales en el estado de Guanajuato.

Puebla, junto con el sur de Guanajuato, son, junto con Hidalgo, las tres zonas del país donde el crimen ha explotado el “guachicoleo”. Tiene sentido el hecho de que las bandas criminales se movilicen en territorios donde explotan este negocio, pero ahora haciendo acopio de materiales para cometer actos de terrorismo.

Como una venganza política, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha querido que el ejército y la marina, en coordinación con las fuerzas estatales, se empleen a fondo para detener “la guerra del guachicol” entre dos cárteles, uno de ellos denominado “Santa Rosa de Lima”, que podía haber sido desarticulado hace tiempo.

Guanajuato, uno de los estados más prósperos y equilibrados del país, ahora es presentado como “el estado más inseguro”, por parte de los voceros federales, debido a los delitos de alto impacto o, más específicamente, a la cantidad de homicidios que se dan por “la guerra del guachicol”.

El estado, que fue el único que masivamente rechazó la candidatura de López Obrador, es considerado por éste como el bastión de los “conservadores” y, en consecuencia, hay que ejecutar venganzas políticas.

Pero al mismo tiempo, Santiago Nieto, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera, está advirtiendo algo muy delicado:

“Algunos de los cárteles de peor reputación del país se han ramificado hacia la trata sexual, cuando su negocio principal enfrenta interrupciones” asevera, al mismo tiempo que señala precisamente al Cártel de Santa Rosa de Lima, el cual asevera que estaba manejando un antro con espectáculo de desnudo, donde llevaban a cabo la explotación sexual de un grupo de mujeres.

La trata de personas, entre la que destaca la explotación sexual de mujeres, en la opinión del mismo Santiago Nieto, es el tercer gran negocio del crimen organizado, después de la droga y la venta de armas.

Se estima que la trata de personas mueve a nivel mundial un negocio cercano a los 150,000 millones de dólares al año.

Las crisis económicas y migratorias son sumamente propicias para llevar a cabo el negocio de la trata de personas. En México tenemos, desde el año pasado, una crisis migratoria y este año hemos entrado en una crisis económica que puede tener dimensiones sin precedentes, lo que es tierra sumamente fértil para que, como ya lo están advirtiendo los propios funcionarios federales, los cárteles del crimen organizado incursionen con más fuerza en el negocio de la trata de mujeres y de personas en general.

TODO ES PROPICIO

El país está entrando a una situación sumamente crítica, donde se pueden perder millones de empleos y cientos de miles de negocios y empresas, lo que abonará con mucho a la descomposición social, con un gobierno federal que se niega a establecer políticas públicas sobre seguridad y está renunciando, abiertamente, al monopolio legítimo del uso de la fuerza, que es una de sus principales facultades.

Los índices de criminalidad, que ya en 1919 fueron los más altos en la historia moderna del país, tienen todas las condiciones a su favor para incrementarse de forma todavía mucho más agresiva.

El crimen organizado, que ya controla algunas regiones del país, sabe que está ante un gobierno que afirma responderá a la violencia con “amor y paz”, con becas y con despensas, algo que ellos tienen también la capacidad de repartir a los sectores sociales que les convenga, para ejercer aún más control en “sus territorios”.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: